Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


abril 12, 2010

Los Hombres de Negro...



Los Hombres de Negro (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 11 de abril)


Hay noticias que no sorprenden, aunque crea mucha gente que es así. Por ejemplo el destape de Ricky Martin, que creo el único que no lo sabía era él, porque desde el año 96, ese chisme era más popular y repetido que el regalo de la réplica de la espada de Bolívar a cualquiera que llegue y se entreviste con nuestro primer mandatario.

Pero hago referencia a esa aburrida “bomba”, del caso de Ricky, que como digo seguramente el próximo disco se venderá como pan caliente, para hacer entender que ciertas noticias no sorprenden. Lo que es una realidad, es como dan material para hablar en la oficina, en la casa, con una birra en la mano, y hoy en día lógicamente por Twitter.

En esta ocasión mis queridos y siempre bien ponderados lectores, no pienso hablar de política, y muchos se preguntaran: ¿qué te pasa Pinilla?, ¿te sientes bien?, pero créanme que no me pasa nada, bueno, nada de que preocuparse. En este país generalmente, el que no tiene novedad y está tranquilo, es porque se encuentra tres palmos bajo tierra.

Pero bien, para no seguir extendiéndome, y sabiendo que se encuentran con la incertidumbre a flor de piel, paso a hablar del tema que quiero compartir con ustedes. De moda está, aunque no es noticia nueva, ni bonita, los casos de abusos por parte de los llamados “embajadores de Dios en la tierra” contra menores de edad. Pero realmente acá entre nosotros, y pidiendo disculpas si llego a herir susceptibilidades, pero actuando así, en realidad parecen los embajadores de “dios”, pero del dios Baco, este último dios mitológico romano del vino y las orgias, del cual se deriva el nombre bacanal.

Realmente este chisme viejo, pero que aún crea sorpresa, cuando se habla de los “hábitos” y no precisamente las prendas religiosas conocidas con este nombre, sino las mañitas de algunos “varones de Dios”, que terminan por acumularse con la chorrera de abusos, e historias que terminan de teñir bien oscurita como la sotana, la fama de la iglesia Católica. ¿Quién olvida la Santa Inquisición? Actualmente hubieran gozado un mundo con Adriana Azzi, Hermes, y Walter Mercado. A toditos los hubieran convertido en asado argentino o en show de carnes brasilero, y a la Cristina Kirchner, de una la hubieran quemado sin interrogarla ni nada, solo le veían la cara y al asador.

Es que la iglesia Católica, se ha empeñado en labrarse una mala fama, que pareciera que no quieren dejarle nada a ningún otro grupo religioso, y últimamente con esos “pecaditos” que para ellos no se comparan con las atrocidades de grupos extremistas Islámicos, llámese: La Piedrita, los Tupa… ¡no, no!, disculpen esos son extremistas, pero no islámicos. Pero volviendo al tema, que realmente da para mucho, increíble los escándalos de cada curita.

Y si por lo menos fueran al estilo del Padre Alberto, digo yo. Porque ese no abusó, ese lo que hiso es que gozó. Sí, nos vio la cara de gafos, por no decir otra cosa a muchos, pero a la 90.60.90, (y eso no es un capítulo y unos versículos de la biblia) a la que le echaba cremita en la playa y con la que posteriormente contrajera nupcias, créanme, de verdad que no la obligaron a nada, y mayorcita de edad es la niña.

Pero por Dios, estos curitas usan aquella cita bíblica que se encuentra en el evangelio según Mateo, (no que le hicieron un mateo a este libro bíblico) pero de forma bien equivocada y distorsionada. Como diría mi querido padre, los panas están leyendo la biblia al revés. Sí, porque se imaginan que alguno de los “hombres de negro” se les ocurra la brillante idea en plena misa de decir:

“Hijos míos, Jesús dijo, y yo lo apoyo: Dejad que los niños vengan a mí; y no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos”
Será para que de la iglesia salgan las personas en combo corriendo, sin dar diezmos ni nada. Ojo, y no culparía a los feligreses. Los embajadores de Dios, con sus gustos un poquito distorsionados lograrían un efecto repelente más fuerte, que el que provoca nuestro gobierno a las inversiones extranjeras que no sean rojas ni coloraditas.

Y no nombremos al papa. El señor, no conforme con su curriculum y su mala fama de ex soldadito nazi, se dedica según parece a encubrir a sus coleguitas y sus pequeños deslices. Eso se llama solidaridad, ustedes son los que ven eso mal de parte del sumo pontífice, y no se dan cuenta de lo hermoso de ese acto de amor por el prójimo, aplicando el gran mandamiento de Jesús, aquel que reza: ámense los unos a los otros. ¿Y qué mejor forma de demostrar ese amor que tapando, barriendo los secretitos debajo de alguna lujosa alfombra del Vaticano (Sin relación alguna con Batman y la baticueva) y no permitiendo el vituperio público? Como se dice en el argot popular: Entre bomberos no se pisan las mangueras. Y esas mangueras mira que son candelas, pero apagando donde no hay fuego.

Lo que si ando ligando de verdad, de corazón, es que Dan Brown, no se entere de ésto. Me refiero al escritor del Código Da Vinci y Ángeles y Demonios; ambas novelas en las que pareciera que este autor le tuviera cierta idea a la iglesia católica, y no me explico de verdad los motivos, para ensañarse en calumniar a la iglesia. De lo que estoy seguro, es que se entera del chisme y seguramente va y saca una novela titulada: El código BeneAdictino.

De verdad espero que los “hombres de negro” se abstengan de seguir con sus prácticas distorsionadas y que den la cara. Como diría mi gran amigo Alvarito Uribe: Muchachos… ¡sean varones! De verdad, no cuesta nada. Lean la biblia por primera vez, y recuerden que robar es malo, y aún más inocencias.

Fernando Pinilla

1 comentario:

TIBURCIO dijo...

De errores está lleno el mundo y por eso me considero un cristiano no practicante. NADIE A MI JUICIO, es el emisario de una fuerza divina... ni el PAPA, porque a ese tipo lo parieron igual que a mi. Es un ser humano, como yo, que escogió un camino "santo" con todo y sus defectos... y... NADIE ES PERFECTO. Según dicen, solo dios... y no le he visto aún.