Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


abril 05, 2010

"A Media luz"



"A Media luz", (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 04 de abril)

“…Y todo a media luz, que es un embrujo el amor, a media luz los besos, a media luz los dos. Y todo a media luz, crepúsculo interior. ¡Qué suave terciopelo, la media luz de amor!”

Caminando por Caracas, recorriéndola el día viernes en la noche, cuando me disponía a intentar divertirme y des estresarme escuchando algo de musiquita, echando un pie con algunas amistades en nuestra amada, pero olvidada y cada día más deteriorada ciudad capital, me vino a la memoria esta hermosa milonga, que fuera interpretada a mediados del siglo XX por artistas como Nat King Cole, Libertad Lamarque y Sarita Montiel entre otros. Fue así que miré la luna, suspiré y me perdí embriagado en los complejos caminos del romanticismo, porque estando en una ciudad "A Media luz", imposible no sentirse romántico.

Comprendí entonces que no sufrimos de un problema eléctrico, por el contrario gozamos de una atmosfera, que se presta para el amor, el romance, sí… (Suspiro)
Allá ustedes que no lo han notado y no lo han disfrutado, no han dejado que su imaginación vuele y vuele, camine por las nubes, permitiendo ser cortejados por el ambiente que ha creado solo pensando en usted, nuestro gobierno.

Imagínese usted llegando de la oficina, desbordado en estrés, con tantos problemas en la cabeza, tantas preocupaciones. Mete la mano en su bolsillo, saca las llaves e introduce una sola, que abrirá la puerta a un mundo mágico inimaginable. Al cruzar por el marco de la puerta, lo espera la penumbra, pero en el fondo, en la mesa del comedor, aguardan unas velas. ¿Lo imagina, lo visualiza?

Su casa que en otro momento estaría esperándolo para recibirlo con el acostumbrado alboroto propio de la hora, la luz molesta de las lámparas del techo y en los muebles ya no lo hace, pensando en el relax, todo está “A Media Luz”. Su gobierno, preocupado solo por usted, ideó todo un plan, para trasladar el romance del mejor cine romántico a su casa. Usted disfrutará de sus alimentos como merece, su esposa radiante de felicidad será el centro de atención a todas las miradas, que estarán fijas en ella y su silueta que dibujará la luz de la luna; confidente y cómplice de todo lo que usted estará viviendo. Y al final ambas figuras se fundirán en una sola cuando estén “A Media Luz”.
¿Por qué tanto alboroto entonces? Lo que sucede es que la oposición, cachorros del imperio, que por décadas se han encargado de robarnos el romance y transformarlo en algo banal e inservible, quieren ver una cara negativa, que estoy demostrando que no existe, y que ha sido mal interpretada casi a priori.

El romance es lo que necesita el país y que nuestra ciudad capital carece desde hace muchos años, por esto en una atrevida y audaz táctica, nuestro gobierno a fabricado las condiciones apropiadas que debemos disfrutar, sentir, vivir, para que nuestra nueva realidad “A Media Luz”, no sea malinterpretada distorsionada y llevada a un campo irreal, donde una crisis energética nos consume cada día.

¡No!, me niego a aceptarlo, esta nueva realidad me llena cuando veo la luna, cuando camino románticamente con alguna hermosa chica por las calles a oscuras de Caracas. Me siento casi Pepé Le Pew, el simpático zorrillo francés que hubiera tenido su deleite completo en nuestra actual situación. ¿Por qué ser presa del egoísmo que nos puede hacer perder esta oportunidad maravillosa?

El viernes supe y entendí las dimensiones de tener una ciudad a “A Media Luz”, las ventajas románticas se desbordan y nos llevan a palpar lo que nuestro romántico gobierno ha querido desde un principio y como dije algunas líneas más arriba, no hemos podido entender.

Nuevamente nos vemos en la disyuntiva de aceptar que algo bueno vivimos y evoluciona hacia algo mejor. Que el romance se siente en cada esquina de la ciudad y casi del país. Esa molesta esfera de aquel refresco imperialista ya no brilla entorpeciendo a las parejitas de choros para ver la luna, ni las odiosas vallas de la autopista nos inducen a consumir, miles de productos innecesarios, que solo enriquecen a las oligarquías capitalistas, pero sobre todo insensibles.

Casi lo puedo ver, la pareja en el baño a las luz de las velas, y como tampoco tenemos agua, usando la totuma para bañar el cuerpo de ese ser amado que seguro nos esperara ansioso/a de ser cubierto por la pasión que llega a su plenitud de sensaciones “A Media Luz”, esa misma que en otros tiempos no habría podido ser liberada como esperamos en nuestras ansias y fantasías mas secretas. Ella será Jane y usted amigo lector su Tarzán, o viceversa, el orden de los factores no altera el resultado. Usted será Mari Jane y su pareja con el antifaz dejando a la vista los labios entreabiertos su Hombre Araña, y disculpen que use personajes imperialistas.

El punto es, que usted podrá dedicar alguna canción, ¡en vivo!, ya que los costosos y muchas veces molestos equipos de audio, no podrán funcionar. Así ni el pequeño hijo del imperio conocido como Ipod (pronúnciese como suena y no se deje implantar extraños vocablos ajenos a nuestra lengua), ni los molestos equipos de sonido con sus cornetas llenas de alaridos que dañan el sistema auditivo, serán estorbo. Tomarán su guitarra muchos hombres y cantaran hermosas piezas musicales, con su rostro casi cercano al lóbulo de la delicada orejita de su amada.

¡De verdad que emoción siento!, me embarga de tal forma que solo de recordar lo que experimenté caminando por las calles de Caracas “A Media Luz”, me invitan a seguir escribiendo, pero los caracteres se me acaban amigos lectores. Lo importante y como mensaje final que quiero dejar, es que debemos dar gracias por esta oportunidad de experimentar el romance a pleno, sin límites, sin obstáculos, solo ustedes, la noche cómplice de los poemas, de los besos que disfrutaran “A Media Luz”.

Fernando Pinilla

1 comentario:

TIBURCIO dijo...

A OSCURAS ES QUE VAMOS A TERMINAR HACIENDO TODO!... falta poco. LOS APAGONES DE AYER FUERON UNA ADVERTENCIA...