Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


mayo 31, 2010

Independencia Femenina




Independencia Femenina (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 30 de Mayo)

Al mirarte en el espejo, reconoces el reflejo que observa con un aire de seguridad. Es lo que siempre quisiste ser, o por lo menos eso tratas de repetir a regañadientes, para convencerte a ti misma, que no te has equivocado. Eres una mujer exitosa, y la palabra éxito no siempre va ligada al dinero, aclaro, pero lo eres. Inteligente, segura, independiente; tu palabra favorita. No dependes de un hombre para nada, eso solo se utilizaba en el pasado, un tiempo retrógrado, de concepciones equivocadas, donde la mujer era vulnerada, doblegada, por el machismo, tu archirrival, hoy vencido por la firme victoria del feminismo. Aquel tiempo donde Pedro Picapiedra, el modelo del macho gritón era la norma, hoy es historia patria.

Hago esta introducción, para ubicarnos un poco en el tema de esta semana, nuevamente desde la perspectiva del pañito de lágrimas recurrente de mis amigas y de alguna, no tan amiga. Mi idea no es usurpar el lugar de mis panas de Dos Cuaimas y Un Bicho, para nada, espero no exista resentimientos, si de vez en cuando toco temas que ellos manejan mejor. Espero no les suceda como a un miembro del PSUV de Los Teques, que parece guarda cierto resentimiento hacia mí, por una caricatura suya en la que luce unas mayas de lycra.
Pero retomando el tema, esa eres tu mí querida amiga. Una mujer que sabe lo que quiere en esta vida, que conoce sus tiempos, que tiene todo fríamente calculado en su mente, nada se le escapa. Fácilmente podrías trabajar en el Pentágono o inteligencia del tan despreciado imperio, y no lo digo en un tono sarcástico, como suelo hacer, estoy convencido de eso.

Has demostrado que eres competente, y que puedes hacer más cosas que el hombre, y no solamente mayor cantidad, sino que cosechando mejores resultados. Combinas a la perfección el arte de tu feminidad, con los pantalones, símbolo inequívoco en el pasado del poder masculino, hoy concentrado con éxito en tu mano.

Sin embargo, algo no está del todo bien. Esa independencia que tanto profesas, de la que tanto te enorgulleces, parece atentar contra tu vida sentimental. En pocas palabras te sabotea sin que te des cuenta. Te preguntas una y otra vez, ¿cuál es el motivo de los fracasos sentimentales?, ¿cuál es el motivo de tu soledad?, porque al dejar de mirarte al espejo y regresar a tu habitación, encuentras… nada. Y esa “nada” es grande, y hace ruido la muy desalmada. Te acompaña en el desayuno, y en las noches en tu cama, justo en ese espacio que tanto sueñas con que esté lleno, y que suele estar helado, más frío que una cubeta de hielo, y ni que uses el secador de cabello para calentarlo, lograrás tenerlo como quisieras. Esa “nada” lucha y se debate con tu independencia que te grita desaliñada y alterada, que estas bien, que tienes el control de la situación, que no lo eches a perder, que no seas lo que otras en el pasado, mujeres pusilánimes e inseguras, tu no, tu eres la “papá de los helados” pero con cabello largo, y te grita cuando te auto estabilizas, que mejor sola que mal acompañada, y no es que no sea cierta esta máxima, pero como todo en esta vida, es relativo.

Ese exceso de independencia, de “masculinidad” en tus acciones, en tu forma de encarar tus relaciones sentimentales, te ha llevado a ser vista por los hombres que te rodean como una opción descartada, tu independencia sin querer, viene a ser un repelente natural, que te protege de muchas cosas, pero que te deja más sola que Tom Hanks en la película “El Naufrago”.

Eres fuerte e indomable, tan segura entre comillas de ti, que ninguna relación en el pasado parece marcarte y sabes que la única forma de formalizar algo, sería con aquel hombre que reúna toda la lista de características, inalcanzables, que tienes escritas en un rollo de papel de tres metros de largo, en tamaño de letra nueve.

Pero los días pasan y el esperado dechado de virtudes, que pueda convivir, no contigo como pareja, sino con tu independencia y el respeto hacia tu espacio, no llega. A diferencia de ustedes, el hombre no sufre en la gran mayoría de los casos, de ese complejo de mártir, de estar con la persona que le desvela, que les expropia la paz, que le da tema para quejarse cuando se reúnen un grupo de amigas a hablar mal del canalla, que solo las usa sexualmente, pero no se ocupa de sus sentimientos, no para nada, el hombre no es masoquista en la regla general, y no desea involucrarse con ese alguien que es más “macho” en su independencia, y en esa forma de hasta referirse a una posible víctima sentimental y sexual, que ahora usan muchas para demostrar el poder; Ya tu no me… a mí, bichito, yo te veo, y si me gustas, yo te… a ti.

Pasan los treinta, y algunas, o siguen pegadas con el patán que las hace sufrir, porque en el fondo se sinceran y saben que les gusta eso, o si no, la super independiente, la mayor feminista de la historia, la que venció a su hermana, a su prima, a sus amigas, ancladas en el martirio de disfrutar ser doblegadas e ignoradas por su macho dominante, continúa su andar sola, deseando muy en el fondo, ser esa que tanto critica y evita, pidiendo a gritos que son silenciados por su independencia y natural necesidad de respeto hacia su espacio, la redención de parte de un mesías que las use como a sus burladas familiares o amigas, o de uno que de verdad las ame y las respete.

Calmada la vorágine de sentimientos, pensamientos, anhelos, frustraciones, colocas la vista nuevamente en la pantalla de tu laptop, en tu oficina, y miras a los lados. Tienes el control, tu independencia te dio todo eso.

Fernando Pinilla

2 comentarios:

Mauro Suarez dijo...

Hola Sr. Fernando, mi nombre es mauro suarez, el siguiente es para comentarle que yo hago tazas personalizadas, puede ver alguna parte de mi trabajo en facebook http://www.facebook.com/pages/Tazas-Personalizadas/117576001315?ref=ts y tambien estoy empezando un blog en blogger http://suarezmauro.blogspot.com/, en fin quisiera saber que tan interesado estaria de hacer una especie de sociedad, para que sus caricaturas se unan con mis tazas y asi los clientes de ambos se lleven regalos realmentes personalizas con sus caricaturas

Mauro Suarez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.