Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


septiembre 13, 2010

Si la oposición ganara



Si la oposición ganara (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 12 de Septiembre)

Si la oposición ganara en las parlamentarias comenzaría la segunda etapa de esta historia, de esta tragedia griega.

Las calles abarrotadas serían un carnaval multicolor partidista. Todos en caravanas saldrían a celebrar, aunque muchos ya lo estarían desde bien temprano en la mañana esperando la ansiada hora, claro está súper retardada, ya que Tibisay Lucena no habría dado el primer boletín para poder digerirlo, asimilarlo y realmente terminar el reconteo de votos por sexta vez (paradójico seis conteos para una derrota de la quinta), y prepararse con su tono de voz melo odioso, a asumir públicamente que ni con el ventajismo para los del gobierno se habría logrado la victoria.

Muchos adeptos de la oposición en actos vandálicos, habrían bajado todas las pancartas del PSUV y las habrían quemado haciendo hogueras en medio de la calle, cerrando las principales arterias vehiculares con la excusa de estar celebrando. Más de una tendría que “parir”, y no solo literalmente porque sería imposible llegar a un centro médico. Cuando se le ocurriera a alguien reclamar el no poder transitar por la vía de forma normal, nuestra benemérita madre saldría a pasear en compañía de nuestro querido tio Toño el amable.

Algunos seguidores de Mauricio, aún desconcertados se contarían una y otra vez entre ellos, para ver por qué lo números no cuadran, claro está pronto llegarían a la conclusión: Misión Ribas nos mintió: uno más uno no son mil, es decir no somos mayoría.
Parados frente al balcón en Miraflores, esperarían la salida del primer mandatario para que con su voz lograra calmar la ansiedad que embargaba a sus corazones. El vicepresidente saldría a pedir calma, y un poco de paciencia, porque aunque no lo explica claramente, repentinamente el presi sufre de una extraña inflamación en los nudillos. Seguramente como explica el segundo a bordo, producto de tanto estrechar manos del soberano ese día…

En la mayoría de los canales todos los especialistas hablarían del fenómeno de la victoria y tendrían una sonrisa en el rostro, sin embargo pedirían calma y gordura, digo, calma y mesura. Los oficialistas no habrían logrado los objetivos por ahora, y esa última frase produciría escalofríos que recorrerían el cuerpo entero, desde la puntica de los dedos de los pies hasta la del cabello, erizando todo a su paso.

En Altos Mirandinos, el terror de las mayores de cincuenta años Alfonso Marquina, hablaría con su voz cálidamente parecida a la de Claudio Fermín, a todo el pueblo de su circuito quienes lo invitarían a acercarse a ciertos sectores a celebrar, pero educadamente declinaría, por estar en el comando, aunque la verdad sería que el GPS de su blackberry últimamente no carga bien los mapas.

Por su parte Aurora Morales con su pollina de Betty la fea, saldría a buscar apoyo y el consuelo del pueblo que por una razón desconocida, no le había permitido continuar con su gestión exitosa, para sus intereses particulares. Rápidamente regresaría a su casa a mejor descansar y continuar la hibernación como en su periodo en la asamblea, y es que ni el panadero que le despacha todos los días sabe a ciencia cierta a que se dedica ella. “yo la he visto, de verdad, yo se que yo la he visto. Aunque pensándolo bien, no, no sé quién es usted”

Los días siguientes a las elecciones, aun Tibi estaría contando votos sueltos, con la esperanza de hallar alguna guaca milagrosa que devolviera la sonrisa a su rostro, aunque también podría ser resultado la perdida de ésta última por culpa del botox.

La MUD, comenzaría a discutir entre ellos enseguida, y uno esperaría que fuera con el lenguaje de señas como los sordomudos, característica ésta propia de todos los miembros del mencionado bloque opositor durante los días que antecedieron a las elecciones parlamentarias. Sin embargo las ofensas, griterías y escándalos no tendrían nada que ver con la actitud pasiva que la mayoría de la MUD mostró durante toda la campaña y antes de ésta. Sería casi insoportable los dimes y diretes entre Julio Borges que pretendería actuar como en su antiguo programa Justicia para todos, y Enrique Mendoza con su gorrita volteada y la chaquetica mal puesta de repartidor de pizza, quienes discutirían quien controla más señoras mayores, sin embargo, como ya dije anteriormente, la pugna entre ellos quedaría tablas, porque el terror de las mayores de cincuenta, siempre ganaría (léase algunas líneas más arriba).

Por su parte el presi y el oficialismo comenzarían una campaña para intentar demeritar cualquier iniciativa que naciera del seno de la mayoría parlamentaria opositora, tildándola de pitiyanky, imperialista, y que sea dicho de paso, según muchos activistas rojos rojitos, sería patrocinada con dinero capitalista, ya que más de una vez acusarían a los parlamentarios de recibir un sueldo paralelo en dólares que les manda la CIA, el FBI, Y KFC, que no lo hace con los verdes, sino con alitas de pollo al estilo del coronel Harland D. Sanders.

Las ofensas entre opositores y oficialistas todos los días en cada sesión parlamentaria, solo dejaría en el tapete la realidad política del país. Una división que está cultivada en el resentimiento, en la mediocridad y la envidia, pero sobre todo regado y abonado por aquellos que no entienden que dividiendo, no se construye sino se destruye la identidad nacional, y se detiene el progreso de todos.

Si la oposición ganara en las parlamentarias, y no terminamos de madurar política y socialmente, nada se conseguiría. Si no sanamos nuestras heridas en ambos bandos, pasamos la página y aportamos lo mejor para progresar, solo es tiempo perdido. Si no dejamos nuestros intereses económicos que abren la puerta de la corrupción en un segundo plano para hacer verdadera política, solo seguiremos arando en el desierto. Todos somos venezolanos, todos merecemos y muchos anhelamos la paz, la libertad y la justicia en nuestra nación. El 26S se abre una puerta importante, crucémosla.

Fernando Pinilla

1 comentario:

TIBURCIO dijo...

EXCELENTE, COMO SIEMPRE! algo así me imagino yo...