Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


abril 03, 2011



Basta de ególatras (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 03 de Abril de 2011)

Este espacio que les dedico todos los domingos, es un reflejo de cómo soy yo, así que se podría decir que leer esta vaina es como verme pero convertido en letras. Hay días en los que me gusta hablar serio y hay días dónde el tono de lo que pienso y siento es más mamadera de gallo que otra cosa. Hoy es una mezcla, así que ahí vamos. No es que tenga nada en contra de algunos políticos venezolanos, no quiero que piensen eso de este humorista. Realmente los respeto mucho aunque muchas veces use símiles algo ácidos, aunque los represente en mis caricaturas como avestruces, y no precisamente por su rapidez, sino por su tendencia a enterrar su cabeza bajo tierra en los momentos más cruciales de nuestro tiempo moderno. Pero es que realmente estos caballero llegan en ocasiones a hacerme hervir la sangre, porque pareciera que “ellos” y “ellas” no se han dado cuenta que jugamos en serio, que esto no es un amistoso; ensayo y error, con más cambios que los permitidos en un partido FIFA, no, acá la vaina va en serio.
Resulta que cuando más necesitamos de una oposición seria, comprometida con lo que se viene que es más pesado que algunos diputados chavistas, resulta que se convierte en un festival de Woodstock: un colorín bárbaro. Y no solo eso, sino los nombres que comienzan con un ego Godzilico a crecer en sus aspiraciones egoístas y partidistas en una contienda que no necesita de intereses individuales, sino de una entrega en la que nos neguemos en el nombre de lo único que verdaderamente importa: Venezuela.
Y lo peor son los nombres, no de candidatos quemados, sino de carbón vegetal puro. Señor Ramos Allup, además de ser un político de la vieja guardia que fue contemporáneo con Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, gobiernos en los que trabajó, me pregunto yo: ¿con cuál gestión piensa usted decirnos que es capaz de tomar las riendas de este país?
Alcalde Ledezma, realmente lo considero a pesar de ser parte de la cuarta un buen político con buenas gestiones, pero creo el trote que viene más allá de toda su experiencia, necesita algo que usted no posee; la credibilidad de no ser otra barajita repetida de ese pasado político venezolano.
Gobernador Pérez Vivas, no desconozco ni hago caso omiso de su capacidad para gerenciar, pero el simple hecho de ser recordado como diputado en el “difunto Congreso de la República”, nos habla de una carrera salpicada por todo lo malo que nos trajo los famosos cuarenta años de democracia, sin desconocer que otros posibles candidatos como Capriles Radonski, haya tenido su paso por el mismo difunto, pero con la diferencia que este era un joven que comenzaba su carrera política para ese entonces, casi prematuramente.
Si hablamos de Oswaldo Álvarez paz, hablamos de un señor cuya carrera es bien recordada por una buena gestión como gobernador, pero al igual que muchos otros lleva la cruz de ser remembrado como generacionalmente parte de todo ese paquetón de políticos corruptos obesos y sin amor por Venezuela, aunque él haya en su momento mostrado una cara política interesante. Gobernador del Zulia en 1989 y 1992, vencido en contienda presidencial por Rafael Caldera, compañerito de tolda política en su momento de “El Tigre” Eduardo Fernández. Creo eso lo dice todo, ¿seguimos con los carbones vegetales?
Y si nombramos a los Salas, más pintas de cogollos no pueden tener. Ese aroma que destilan es claro y absoluto a la vieja y rancia política, esa que aunque en el discurso circundante y vacío del comandante suena mal, es una realidad. La cuarta no sirvió, y por la cuarta tenemos una quinta que no sirve ni media.
¿Cometo un error al criticar las aspiraciones políticas de estos caballeros? Creo que no, y lo pienso porque en ellos veo más deseo de poder, ansias de figurar que verdadero compromiso con la nación. Creo ya basta de políticas caducas, de caras que nos recuerdan que un día fuimos libres y los intereses individuales y partidistas de poder, terminaron por hipotecar el futuro, que hoy es nuestro presente. Basta de solo sonrisas moldeadas en rostros para la fotografía, para la cámara de televisión. Basta de mentes que fueron conceptualizadas junto a aquellos “blancos” y “verdes” que poco le aportaron al país, pero que bastante tomaron para sus bolsillos.
No defiendo a los que no nombro, pues se podría pensar que milito en la campaña de alguno y por el contrario solo espero que todos muestren la madurez necesaria en estos días. Creo pocas opciones verdaderas son reales y ambas están bien hacía occidente o hacía estas tierras que hoy piso mientras escribo esto. Los demás sobran, tanto por exceso de edad ya que no necesitamos un geriátrico concentrado por razones de lógica, sin olvidar también su relación con la cuarta que los hace verse demasiado cercanos a los viejos vicios políticos, o en otros casos demasiada personalidad plástica y sin gestión que los califique.
La realidad es que no necesitamos más de lo mismo, ni bates quebrados, ni carbones vegetales, y lo que sí urge es que cada partido piense que hoy no es el momento de competir con el de al lado, el tiempo dará oportunidades, pero hoy la única finalidad es rescatar a Venezuela de la manos ineptas de una revolución que tras once años solo muestra estancamiento y fracaso, bien condimentada con corrupción y un discurso violento y sectarista, que no permite pensamientos diferentes, que no da cabida a la pluralidad.
A aquellos personajes que quieren ser presidentes: gracias, pero no. A los que anhelan con salvar la patria, bienvenidos sean, pero demuéstrenlo, den señales de conjunto, de verdadera unidad. No necesitamos más que cada uno jale para su lado y termine de desmembrar al país. Sé que es complejo para algunos que les encanta imaginarse en Miraflores, pero basta de ególatras, con uno, ya es suficiente.

Fernando Pinilla

No hay comentarios.: