Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


junio 01, 2011

RCTV sigue viviendo



RCTV sigue viviendo (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 29 de Junio de 2011)

El 25 de mayo de 2007 sucedió uno de los actos de violación a la libertad de expresión y de los derechos de los medios de comunicación más sonados del gobierno del señor éste de Miraflores. Ese día los equipos e instalaciones de transmisión del canal RCTV fueron confiscados arbitrariamente, para luego el 27 del mismo mes y año anunciar el cierre definitivo del canal que por más de 55 años había llegado a los hogares venezolanos y que era toda una institución de la televisión nacional.

Tras esta medida y hoy a cuatro años de la misma, las reflexiones son muchas, los sentimientos siguen en sus ex empleados a flor de piel, quienes parecen los únicos que aún llevan la marca de perder su segunda casa. Analizar este cierre quizás puede ser un tema de muchas caras, sin embargo hoy pienso en los motivos que usó el gobierno para este cierre y más allá de lo que se pueda decir sobre la línea del canal, hay que ser muy ciego para no darnos cuenta del trasfondo político y vengativo del mismo.

Lo peor es pintar la injusticia con visos de medidas legales, es más mezquino arropar un acto de venganza y jugada política con mantas de leyes y derechos constitucionales. En pocas palabras yo prefiero que me mienten la madre de frente por decir siempre lo que pienso y me intenten callar con la verdad, a que lo hagan con mentira, negando la molestia por mi tono, y escudándose en refrescar las opciones para leer en los medios. Para aquellos que no lo entienden o no o quieren entender, o no les conviene entender porque son asalariados de la Robolución, el cierre de RCTV fue una venganza política por la férrea oposición que hacía este medio a un gobierno que hasta ahora no ha hecho nada, solo hablar, legislar medidas absurdas, sumirnos en un atraso que se refleja por ejemplo en el valor de nuestra moneda ante vecinas que en otrora eran devaluadas, como el caso del peso colombiano, y es que para quienes no lo saben hoy por 1000 BsF, se reciben 210.000 pesos colombianos. ¿Interesante no? En la odiada cuarta república por un bolívar te daban diez pesos colombianos.

Querer justificar el cierre de RCTV escudados en el derecho del estado a renovar o no la concesión al canal es la mentira más grande. Es sencillamente como ir jugando una caimanera de futbolito con un balón de mi propiedad y en una cancha igualmente mía, y al ir perdiendo por goleada, detengo el partido antes de terminado y me llevo la esférica al tiempo que solicito el desalojo del terreno de juego. Ciertamente el derecho es mío; ¿pero es válido? ¿Es éticamente hablando lo lógico? Para aquellos que piensen que sí les animo a que revisen sus valores.

Los medios no son perfectos ni los que trabajamos en ellos lo somos, ni tenemos toda la verdad, pero como sucede con toda expropiación; si tu hijo se porta mal en casa no lo vas a botar de la misma o no llegas al extremo de matarlo. Lo educas, te aseguras que cumpla las normas de la casa y de la familia, ese es el deber del estado: Educar, velar por que las empresas privadas que muchas veces abusan de sus empleados o pueden ser nocivas con algunos servicios, cambien sus políticas para beneficio del país, no para una nueva clase que surgió a partir de este gobierno; los boliburgueses quienes viven en los mismos vicios que tanto critica el discurso oficialista. Vayan a las casas de altos funcionarios del gobierno o aquellos que negocian con la macolla gubernamental, y cuando me digan que viven modestamente en alguna barriada caraqueña y nombro esta opción de vivienda porque debería ser la favorita de los que expresan su apoyo a la igualdad y al socialismo, y de confirmarse este estilo de vida, prometo pararme públicamente en plaza Venezuela con un megáfono a decir: Fernando Pinilla mintió y se equivocó cuando escribió o dibujó mentiras hacia gente inocente.

Cerrar un medio como venganza política es un acto de cobardía, de miedo, y lo peor de miedo a la verdad. La biblia reza que la oscuridad siempre le teme a la luz, la mentira siempre le teme a la verdad. Si no tienes nada que ocultar no hay porqué temer. RCTV como muchos medios pudo jugar hacía un lado político, como dijo un diputado oficialista: en política todos tenemos nuestro “corazoncito” y esto puede perjudicar el ejercicio de la verdad, cuando ésta es cercenada por el peso del que paga esa supuesta verdad, pero creo ese caso se vive claramente más del lado oficialista que del opositor, y medios para analizar hay de sobra. Se viven tiempos de batallas entre dos ideología diferentes, solo que una de ellas por más que trate de hablar de igualdad y justicia muestra en todo momento su poca paciencia hacia aquellos que no repitan el credo viciado de los cogollos rojo rojitos. RCTV atacó por décadas a gobernantes como el caso del finado CAP, así el motivo no solo radicara en hacer en su momento oposición a un gobierno corrupto, sino que tintes políticos también se derramaran sobre aquellas acciones. Sin embargo el ejercicio de decir la verdad, porque la era, fue inquebrantable por más pataleteo pudiera llegar del que estuviera en su momento sentado en el coroto.

Hoy la realidad es una: no se violaron los derechos solo de un canal y sus trabajadores, sino de las millones de personas que amaban este medio que formaba parte de sus vidas, de su idiosincrasia, de sus tradiciones. Hoy nos cuestionamos a la hora de escribir estas palabras por miedo a recibir un castigo igual o peor que el de RCTV, hoy critico a los que olvidaron este cierre, hoy critico a los que lo justifican. Pero RCTV sigue viviendo, la verdad nunca muere.

Fernando Pinilla

No hay comentarios.: