Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


agosto 07, 2011

De promesas y mentiras.



De promesas y mentiras.(Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 7 de Agosto de 2011)

Pinocho o Pinochio en Italiano, es una marioneta hecha en madera que protagoniza el libro escrito por Carlo Collodi y publicado de 1882 hasta 1883 por entregas, en las que se narran las aventuras desde su creación, de una marioneta animada, cuyo rasgo principal, además de ser un muñeco de madera con vida, es su tendencia a la mitomanía, trastorno patológico, en el que se distorsiona contantemente la realidad haciéndola más soportable.

Pinocho, una y otra vez recurre a la mentira para intentar salir de sus problemas como única herramienta, y sus confusiones en el libro, le acarrean su propia muerte víctima de un pelotón de fusilamiento. Cabe destacar que originalmente Pinocho no era un libro infantil, y sus seguidores imploraron a Collodi que cambiara el final.
¿Pero quién no ha dicho una mentira? ¿Quién no ha recurrido a un pequeño o gran engaño para salir de un aprieto, una situación incómoda?, o como decía una canción del Grupo Niche: ¿Quién no dice una mentira por conservar un amor? ¿Quién no inventa una historieta por evitar un dolor? La moraleja de la historia de pinocho para aquellos que usan la mentira como un recurso recurrente, es el daño que ocasiona y hasta la perdida de la confianza en el “mitómano”, que como dice mi padre: no solo dice mentiras, sino que miente por deporte.

La mentira siempre está asociada a la política como rasgo característico en Venezuela. ¿Qué es lo mejor que hace un político sino muchas veces prometer, aunque muy en el fondo sabe que no puede cumplir? Quizás lo increíble es la confianza que seguimos depositando, sobre todo en aquellos que en sus manos no solo tienen la potestad de cumplir, sino el deber moral con aquellos que creen ciegamente en ellos, de no dejar solo en el aire las promesas.

Si hacemos una lista de lo prometido en público por el primer mandatario al pueblo venezolano, podríamos pasar horas enumerando, recordando, y llegando a la conclusión que luego de doce años son demasiadas mentiras las que se le han dicho al pueblo venezolano, pero lo triste es que aún una gran masa siga ciega esperando las respuestas. Al final esas mentiras no solo hacen más llevadera la vida del primer mandatario, sino la del propio adepto que aún confía en él. Podrán decirme escuálido, aunque gano lo justo para vivir, pero pregunto: ¿Qué fue de la Misión Alma Mater, anunciada por prensa presidencial el 05 de noviembre de 2006, en la que se anunció la creación de 38 universidades. La realidad es que aunque se hable de la universidad Bolivariana; ésta no llega a ser sino un paño de agua tibio, para una población joven que cada día tiene menos opciones para acceder a estudios.

Jorge Ramos periodista mexicano de la cadena Univisión, relata y los videos circulan por Youtube, lo que sucedió en aquella entrevista el 5 de diciembre de 1998, un día antes de las elecciones presidenciales en el país, en la que el primer mandatario hizo tres promesas claramente no cumplidas, es decir mintió. Textualmente prometió entregar el poder en cinco años, no nacionalizar ninguna empresa, y la tercera: no cerrar ningún medio de comunicación privado, alegando que con el canal del estado, era suficiente. En el caso de las emisoras de radio y canales de televisión, hoy muchos alegan que es una medida justa, delineada por las leyes venezolanas, pero todos sabemos que no renovar concesiones a canales opositores, son retaliaciones políticas. Razón tenía Montesquieu al decir: “no hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia”.

En esa misma entrevista con Ramos, llamó y claramente identificó a Fidel Castro como dictador, y al gobierno Cubano, una dictadura. Paradójicamente, hoy su médico de cabecera es Fidel y el gobierno cubano su principal aliado, al punto que hasta el SAIME, es manejado por ciudadanos cubanos, nada más apátrida y contrario a lo prometido, sencillamente mintió. De haber anunciado ese día todo eso, una realidad sería que Hugo Chávez no habría llegado a Miraflores.

En el año 1998 el Presidente dijo: “no permitiré que en Venezuela haya un sólo niño de la calle, y si no, dejo de llamarme Hugo Chávez”. Hoy es una constante ver aún más niños mendigando, si acceso a educación, ni alimentación en las calles. También prometió el 7 de marzo de 2005: “El río Guaire será limpiado bajo mi gobierno y los caraqueños podrán navegar en él; Invito a todos a bañarnos en el río Guaire”.

A comienzos del presente año, prometió 150 mil viviendas para finales de 2011, luego de 12 años haciendo la misma promesa, el gobierno ha mostrado su ineficacia para resolver el problema habitacional, pese a la expropiación de edificios privados y empresas con la excusa de acabar con la especulación del sector habitacional del país. Sin embargo es la misma promesa del famoso Plan Bolívar 2000 y su programa Plan Avispa para la construcción de vivienda. También prometió la Misión Villanueva, luego anunció la Misión Hábitat; la recuperación de los barrios con la Misión Barrio Tricolor; el gran programa de construcción de viviendas con el gobierno ruso, en el cual se van a invertir 500 millones de dólares y ahora la Gran Misión Vivienda Venezuela 2011. La realidad es que los números no hablan muy bien de ninguno de los programas, la promesa no se ha cumplido, y la nueva mentira debe esperar 6 años más.

¿Dónde están las arepas a 5 “bolos” de las areperas socialistas, que por cierto son cerradas y reinauguradas? ¿Dónde están los ferrocarriles que cruzarían el país, el eje Orinoco-Apure, las nuevas ciudades socialistas, las centrales azucareras con ayuda cubana, la base aeroespacial, las plantas de cemento con ayuda iraní? ¿Ya somos una potencia petroquímica e hidroeléctrica? La respuesta es no, aún hay que esperar, el gobierno como Pinocho, solo sabe mentir.

Fernando Pinilla

No hay comentarios.: