Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


agosto 15, 2011

Todo Bien



Todo Bien. .(Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 14 de Agosto de 2011)

Escribir o graficar con mis caricaturas para denunciar lo que sucede en el país, a veces pareciera que fuera estéril. Y esta sensación nace por la sencilla razón que la polarización no permite que muchas veces se analice la situación del país desde una óptica imparcial, y todos en algún momento podemos caer en esta tendencia. Lógicamente el porcentaje de personas que son asiduos lectores o veedores de materiales informativos de tendencia de oposición, son justamente aquellas personas que son críticos al modo en que lo rojos, ahora más amarillos aunque sigan siendo de corazón rojo comunista, manejan al país. Por el contrario son muy poco los opositores al régimen que consultan información cuya fuente sea de tendencia oficialista, sencillamente porque la sensación de estar viviendo en una especie de realidad paralela como quieren reflejar es inevitable.

Sé que muchos adeptos, o “adictos” al gobierno pensarán lo mismo con respecto a aquellos que criticamos de forma directa y clara las mentiras que quieren vender desde Miraflores y sobre todo con esa fantasía que solo los fans enamorados del gobierno, que no pueden ver la realidad por una necesidad de auto convencimiento de lo acertado de las políticas gubernamentales, asumen como una realidad.

Sin embargo en un país que muestra un estancamiento en temas de agenda diaria, como el sector salud, penitenciario, económico, cuesta creer que aún sean objetados los argumentos de aquellos que desde los medios, mostramos visiones claras de la ventana empañada por mentiras por la que quieren que veamos desde el gobierno.

Cuesta entender y aceptar que el ministro Giordani hable de las maravillas del jefe de estado como gestor, según él, de las mejoras en el sector económico, cuando la inflación es evidente e incontrolable, y los indicadores hablan de incrementos mensuales de la misma que se hace más palpable en la canasta básica por poner solo un ejemplo. Sin embargo ante las cámaras se habla de una economía sólida, de retrocesos de los índices de inflación, pero la realidad es otra. No obstante con los paños de agua tibia y los planes de Mercal y PDVAL, intentan en los sectores populares reflejar lo contrario y sustentar la teoría de inflación cero, utilizando el dinero del país para convencer a los posibles electores, y que estos, si en algún momento llegaran a abrir los ojos, no traicionen el proceso revolucionario.

Pero basta con salir a la calle y tener cien bolívares en bolsillo para darnos cuenta que más allá de la especulación que pueda existir de parte del sector privado, es poco y nada lo que se hace con el dinero. Es mezquino de parte del ministro Giordani pronosticar crecimiento para vender seguridad, es mezquino declarar que las personas se alimentan mejor porque ya no gastan en educación ni en salud. Lo invito y lo reto a que visitemos barriadas caraqueñas, mirandinas, o de cualquier estado para comprobar si esto es realidad, a que demuestre que la alimentación en los pocos comedores de los sectores populares sirven y llegan a las personas. El reto está en pie ministro. Es casi parecido a lo propio que hace Aristóbulo Istúriz cuando predica un país en el que las distancias entre clases sociales se recortan gracias a la gestión del presidente, y es cuando uno afirma que la mentira es putrefacta y solo tolerable por los que la dicen. ¿Será que el diputado le puede decir eso a los cientos de niños y adolescentes que se montan en unidades de transporte colectivo a vender chucherías y alguno a hasta a pedir comida, ya ni dinero, con la esperanza de recibir algo? El reto lo extiendo para el diputado Istúriz, cuando quiera hacemos un recorrido a pie por las calles del país.

Aún cuando vemos esto, muchos desde el lado oficialista nos tildan de mentirosos, pero peor aún cuando los propios afectados asumen esta actitud. Pasa uno a preguntarse: ¿Cómo las personas que están en los barrios sin acceso a ningún beneficio que mejore su calidad vida, acreditan en lo que mienten sin pudor ante las cámaras miembros del gobierno?, ¿Dónde está la política de inclusión para los sectores menos privilegiados? ¿Dónde está la inclusión para los damnificados que a casi un año de la emergencia invernal que sufrió el país, aún no son reubicados y solo se promete mejorar las condiciones de los albergues dónde viven en condiciones infrahumanas cientos de personas?

El problema es que cuando se denuncia esto, muchos de los propios afectados pasan a tildar de amarillista y enemigos de la revolución a aquellos que abogamos por un cambio real, no basado en las mentiras que se venden a diario en pro de una reelección presidencial. Así mientras GIS XXI muestra encuestas que solo aplican para la Isla de la Fantasía o la Tierra de Nunca jamás, la realidad del país es otra. Mientras Jesse Chacón habla de conformidad con la calidad de vida que experimentamos los venezolanos de cualquier clase social, y ubica este porcentaje por encima de 70%, lo palpable es totalmente distinto. Y aunque desde el gobierno se discuten y aprueban leyes que afectan más el país como la ley de deporte y la de costos y precios, o se piensa en liberar a cientos de presos para evitar hacinamiento en los centros penitenciarios, en vez de asumir políticas correctas y renovar todo este sector en una verdadera revolución, se sigue diciendo en público sin vergüenza alguna las mentiras más atroces, se continúa más preocupados desde el gobierno si la Unidad democrática existe o aún no se consolida. Se sigue vendiendo unidad en un gobierno que aplica el lema de Eudormar Santos: “como vaya viniendo vamos viendo”

Es más importante cambiar el color de la revolución, o el lema, o crear un nuevo estado insular. No se puede con los que existen y se inventan nuevos. Pero la cortina de humo la disipamos, quieran creer la verdad sus seguidores o no.

Fernando Pinilla

2 comentarios:

Egleé Marín dijo...

excelente!!! que raro que no te han dejado algún comentario llamándote apátrida...pero es que la verdad hay que decirla aunque hiera...

Tiago dijo...

Cómo avanzó la humanidad, y qué poco avanzó el humano. Pese a tantos esfuerzos de los grandes y próceres por cultivar a la gente, esta sigue prefiriendo la ignorancia y la mentira. Qué no se dan cuenta de la inflación?!? Qué tanto pueden reprimir el mundo que ven para seguir creyendo que está todo bien desde que está Chavez ?!?!? Así terminaremos todos teniendo que pedir comida primero y algún día incluso petróleo.
Saludos