Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


octubre 24, 2011

Discoteca por autobús



Discoteca por autobús (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 23 de Octubre 2011)

4:00 am en el terminal de autobuses de San Antonio de Los Altos, Edo Miranda. El sol aún no despunta pero el movimiento de personas es notorio. Cientos de habitantes de este tranquilo municipio, conocido por ser una ciudad dormitorio de la capital, comienzan su faena, su jornada laboral con la penosa tarea de madrugar para intentar evitar los embotellamientos que colapsan nuestras ciudades, y para eso deben sacrificar sus horas de sueño.

En el terminal ya hay unas veinte personas, todos llevan suéteres y con sus brazos cruzados intentan mitigar la temperatura que hacen parecer la fila de personas, una zona de fumadores. Todos pensaron igual y esperan la llegada de la unidad de transporte que aparece tras una corta, algunas veces y otra, más larga espera. Con ella la tranquilidad de ganarle al estrés de las colas. El colector del autobús no es muy amable, con su cigarro en la boca mañanero no esboza ni el más mínimo atisbo de sonrisa, por el contrario con ademanes toscos cobra el pasaje y ordena a las personas. Uno que otro grito o mala contestación puede ser el resultado de alguna pregunta; el pasajero es una carga y más nada.

En la poca oscuridad que queda, se intenta dormir lo que se puede en el asiento de la unidad colectiva, aunque con movimientos bruscos, es mucho más lo que puede el sueño y gana la batalla. Sin embargo el chofer tiene otros planes, él quiere escuchar música, y colocando su cd de tree pack quemado de algún buhonero, rompe la poca calma. A el karma que se vive se le debe agregar que ahora no estamos solo en un autobús, no, ahora viajamos en una discoteca del centro de Caracas; Av. Lecuna o Baralt. Salsa erótica, vallenato llorón, Rock pesado y cuanto ritmo pueda romper el silencio en los potentes equipos de sonido que cada unidad tiene, será nuestro destino obligado hasta Caracas.

Este relato puede corresponder a él nombrado terminal. Puede ser en Los Teques, Caracas, Maracay dónde sea. Puede ser a la hora menciona o puede ser en la mañana, medio día o la tarde, lo importante es que es real, no es ficción, no es tomado de un cuento de terror, no, se vive, se sufre todos los días por cientos de personas que inocentes deben usar los transportes públicos para llegar a algún destino de importancia. No se puede conversar, no se puede intentar dormir, no se puede siquiera usar audífonos para amortiguar el sonido, porque la potencia de los altavoces no lo permite, nos toca escuchar en la mayoría de las ocasiones el detestable grito que dice: Otra vez, Maelo Ruiz…

Lluvia, tus besos fríos como la lluvia, que gota a gota fueron enfriando… es otra de las piezas clásicas que no pueden faltar en cualquier colectivo. Los Djs que hacen la mezcla siempre tienen nombres de azotes de barrio, es de las conclusiones que puedes sacar al hacer el recorrido varias veces. Los vallenatos de los Diablitos y la chica que le monta cachos al compositor, me hace creer que es la misma de todas las canciones; a este individuo no le caben los cuernos en la cabeza. Y hay que pedirle a Dios que tenga la misericordia de que no nos toque el mismo chofer y colector para hacer el viaje de retorno, puede que tengamos la mala suerte de volver a “disfrutar” del mismo cd ahora de regreso.

La realidad es que aunque pueda sonar cómico y muchas veces nos reímos, es increíble la falta de respeto de estos individuos para con los pasajeros. Como todo en Venezuela esto es bizarro, el chofer no entiende que es gracias a esa persona que el dinero llega para sostener a sus familias, y a ellos mismos. El pasajero no es una carga ajena que puede ser ultrajada, pisada, ofendida y maltratada, y por el contrario merece todo el respeto y consideración posible, así como ellos también merecen respeto. Pero el problema es que como siempre se vive en la anarquía reinante. El chofer conoce la necesidad de las personas por transportarse gracias a su servicio, y terminan convirtiéndose en tiranos todopoderosos que no respetan y no regalan una sonrisa a no ser que sea una voluptuosa mujer que pueden soltarle los perros, con las galanterías más chabacanas.

No critico que escuchen su música, ese es asunto de cada quien, lo que sí critico es la poca consideración para con los pasajeros que terminan mostrando. Es inaudito el volumen que usan para escucharlo y peor aún las respuestas que dan si alguien estresado por los decibeles, la cola y el calor en algunos casos, solicita que bajen el volumen.

¿Por qué tengo que escuchar su música a esos niveles? ¿Es que acaso eso es parte del servicio? De ser así debería poder entonces ser electivo, unidades tipo discoteca y algunas normales. La verdad es que es una imposición que atenta contra el derecho a viajar en paz, contra los derechos que gozamos. No quiero escuchar su música y menos tener que resignarme por su volumen a no poder ni concentrarme en la lectura de un libro. El transporte público debe cumplir estándares en el servicio y debe tener como premisa el respeto, sin embargo no sucede. Somos y seguiremos siendo víctimas de los abusos que están a la orden del día.

Solo estamos pidiendo consideración, solo estamos pidiendo respeto para todos por igual. El servicio público está dirigido a un colectivo que tiene derechos y deberes, y entre sus derechos está el de viajar en paz. No podemos seguir convirtiendo en algo más tormentoso el viacrucis que se toca vivir cada vez que necesitamos movilizarnos por el país. Sencillamente no hay excusa ni peros que valgan. Basta de atropellos al pasajero, al ciudadano. Nada cuesta una sonrisa, nada cuesta un poco de educación. Al final todos viajamos en el mismo autobús.

Fernando Pinilla

2 comentarios:

Roosevelt Gordones dijo...

Wow!!! que bien plasmado!!!

te me adelantaste a un post que publicaré en próximos dias y al cual (si no te molesta) enlazaré con este. (tiene que ver con el mismo tema)

Cordial saludo!

pd: fucking choferes y colectores!!!

Egleé Marín dijo...

Excelente tu artículo. Con tu permiso voy a publicarlo en mi pagina de facebook para comentarlo con mis estudiantes, estos temas les encanta para comentar y dar su opinión. Como estudiantes de turismo estos temas son necesarios analizarlos porque esto es lo que el turista en especial mochilero-aventurero es lo que ve y da como pena ajena. Saludos