Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


agosto 23, 2012

Mentiras Vs Realidad


Mentiras Vs Realidad (Columna Trompo En La Uña, Diario La Región)

Es llamativo lo que vivimos en Venezuela en la última década. Estamos ante muestras de inmadurez y de falta de respeto que algunos “especialistas” quieren maquillar de hechos normales, cuando distan mucho de serlo. ¿En qué momento la chabacanería, la ofensa, la descalificación, si hicieron parte del lenguaje lícito en círculos sociales? ¿En qué momento una campaña electoral pasó a basarse únicamente en intentar humillar al candidato del frente y a las personas que lo siguen?
De verdad me llama la atención esa pseudo religión que se ha ido gestando en las faldas de la ignorancia, que vuelve un “dios” a un ser humano lleno de imperfecciones como todos, y que entre otras cosas, dista mucho de ser ese gran líder, ese ser casi celestial que quieren vender en un cargo político; que como tal es únicamente para servir.

Sé que cuando los fans del presidente Hugo Chávez lean estas líneas, me llamarán como de costumbre: majunche, escuálido, escuaca, chayota, oligarca, y tomarán cada línea escrita, como una prueba inequívoca del financiamiento de alguna multinacional financiada por Obama, Bush; que viene siendo familia de Capriles Radonski. Señores que me leen, es falso. No escribo esto porque crea que Capriles es el “Salvador” en su segunda venida, o porque cierre los ojos ante lo sucedido en los llamados “cuarenta años de democracia”. Pero así como no debíamos cerrar los ojos en el pasado por lo que se vivía y se quería corrección (que no llegó); es igual de cierto que hoy no podemos hacernos de la vista gorda ante el día a día y debemos decir: Basta. Fuera los que no han podido corregir el encargó, no de una elección, sino en muchas, en las que millones de venezolanos colocaron sus esperanzas.

Estoy cansado de mentiras, de los número oficiales que desde Miraflores nos dan y que los “especialistas” del gobierno (todos gozando de la bonanza interna gubernamental) defienden a capa y espada. Números que sólo en el papel nos hacen lucir como una potencia. Difiero totalmente, y no porque Globovisión lo diga, porque no veo Globovisión. Lo digo porque camino y en la calle se ve la realidad que algunos se empeñan en negar, en su afán de defender lo indefendible. Hablamos de un país que vende aproximadamente 3.2 millones de barriles de petróleo al día, ganando más de 100 mil millones de dólares al año, y aún antes de llegar al embalse de La Mariposa, podemos ver un rancho de lata y madera que usa una pancarta de Chávez como forro de las improvisadas paredes.

¿Han disminuido los barrios en los últimos 14 años? Porque sí, de la crisis que se vivió las tres últimas décadas del siglo pasado, dieron paso a la proliferación de las barriadas marginales caraqueñas. Pero mi pregunta es: ¿Pudo Chávez decir: hemos recuperado alguna zona completa con la creación de planes de vivienda masivos, sostenidos en políticas económicas sustentables? Lo que yo veo, e invito a cualquier persona a recorrer Caracas y el país, es la evidente multiplicación de las barriadas en las que la pobreza extrema reina. Esta última que el gobierno ubica en 7%, casi llegando a 0% gracias a las Misiones. ¡Qué gran mentira!

Sólo veo un gobierno que habla de descentralización pero colapsa la capital con unas pocas viviendas (pocas para la real necesidad habitacional, pero muchas para una ciudad que carece de vías de comunicación adecuadas, servicios básicos; servicios hospitalarios, sistema educativo acorde y oportunidades de trabajo reales) creadas para que la gran masa capitalina se aboquen a las urnas el 07 de octubre a cifrar sus esperanzas en proyectos utópicos. Es demagogia entregar un mini apartamento a medio terminar, sin colaborar con una economía productiva que ofrezca oportunidades laborales. Es mentira que así se puede mejorar, es mentira que el país avanza hacia algo mejor.

Por eso ansío un cambio, y puede que me equivoque. Ya algunos lo han hecho en el pasado en creer en políticos, pero estoy seguro de algo: el venezolano cambió y se evidenció en las primarias de la oposición, dónde las gestiones medias de alcaldes y gobernadores, fueron puesta en tela de juicio por el electorado, que dijo con el voto: aunque seas opositor, quiero algo distinto. Aún así, el gran merito de este gobierno es continuar usando el argumento del pasado como un arma para forjarse un futuro de continuidad de sus malas políticas, intentando anexarnos a los que no recitamos el coro “un ah” a las filas de la militancia política, y así intentar dejarnos sin argumentos con aquellos que aún viven la ceguera colectiva que ha propiciado el gobierno.

No voto por el pasado, voto por un futuro distinto y le quiero dar la oportunidad a alguien más, y eso no me convierte en enemigo de la patria, ni de nadie. Durante 14 años el chavismo ha tenido su oportunidad y lucimos muy lejanos de ser un país moderno. Somos una nación mísera, en la que nos conformamos con migajas, cuando podríamos tener el país más moderno del continente.

No acepto más descalificaciones ni mentiras. No acepto que la campaña se centre únicamente en insultar a Capriles porque él tuvo más dinero que yo cuando niño. Eso es resentimiento, no es un argumento que me convenza para votar por un presidente. ¿Cómo me pueden explicar en el gobierno que sus números hablen de una inflación que baja, cuando el sueldo rinde menos cada día? ¿Cómo negar la inseguridad cuando Venezuela está sitiada por el hampa que cobra las vidas de cientos de personas, incluyendo las propias fuerzas policiales? No quiero mentiras, si algunos quieren seguir creyendo, es un asunto individual de ignorancia.

Yo por mi parte, quiero que otra persona intente darle un giro a esto. En cuatro años veremos la verdad, porque son suficientes para resultados. Y si el nuevo gobierno falló, entonces le daremos la oportunidad a otro. Ese es el orden correcto.

Fernando Pinilla

3 comentarios:

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Unknown dijo...

Excelente reflexión, le felicito. Muy clara posición de un ciudadano, como todos los que vivimos y padecemos las permanentes contradicciones de un gobierno improvisado que todavía opera como JUNTA PATRIÓTICA sin rumbo, sin proyecto político y tan prepotente como para solicitar las asesorías necesarias que generen bienestar y seguridad colectivas a sus congéneres. Preocupa aún más, que la ceguera individual, esa ignorancia, que Ud. refiere y constatamos a diario, se esté expandiendo como la mala hiedra, como el gas tóxico...
¿Nos estamos aletargando como país o el 7-O despertará una nueva clase política extrañando un país con VISIÓN Y VALORES?, harta, de puras MISIONES...
Cuenta regresiva en esta carrera final, pase de testigo. Trabajo de jueces probos en la meta.

Berenice Camacho L.
@CamachoBerenice