Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


febrero 21, 2013

El país de las mentiras.




El país de las mentiras. (Columna Trompo En La Uña diario La Región 17/02/2012)

Como dice Benjamín Rausseo, mejor conocido como El Conde del Guácharo: “no me molesta que crean que soy pendejo, me molesta cuando están seguros” ¿Qué falta de seriedad es la de este gobierno? ¿Hasta cuándo tenemos que aguantar que nos mientan descaradamente y aún voten por ellos y hasta los justifiquen? 

Provoca nauseas escuchar, leer a emisarios de este gobierno decir con su cara lavada, llegó las hora del “ajuste”. ¿Cuál ajuste? Vamos a ser serios y a ponerle el nombre a las cosas que se merecen. ¿Esto es un kínder? ¡¡NO SEÑORES!! Esto es serio. Acá estamos ante un gobierno que nos repitió hasta el cansancio, negando lo que era obvio, que acá no habría devaluación. Por solo nombrar dos ocasiones, en los meses de septiembre y diciembre el presidente, en esas cortas visitas turísticas al país, reiteraba vehementemente que eso era cuento chino; otra mentira de la derecha golpista. Acá se vendió al pueblo presa de la ignorancia y de la necesidad que, el señor Henrique Capriles era el diablo que venía con un “paquetazo” a fregar al pueblo, y que sus medidas económicas estaban hediondas a azufre. Ahora me pregunto ¿Con qué cara se dignan a hablarnos estos señores? ¿Qué credibilidad puede tener un gobierno cuyos voceros mienten por deporte?

Imagino que mucho me estarán leyendo con los ojos como pelotas de beisbol y aterrados. Pero pregunto: ¿Quienes negaban cada vez que se escapaba algún dato del cónclave oficialista, la enfermedad del presidente? Puedo citar a todos y cada uno de los miembros de este gobierno mintiendo descaradamente y negando cada uno de los pasos que ha tenido esta historia y novela, que aún luego de más de un año sigue inmersa en el mismo misterio. Qué triste una persona sin credibilidad, qué vergüenza un gobierno sin credibilidad. ¿Cómo confías en quien te miente públicamente? ¿Era mentira que el presidente ha tenido que ausentarse una y otra vez por la supuesta enfermedad? El mismísimo presidente tuvo que contradecir a sus funcionarios que lo habían negado con su arrogancia y ofensas de siempre.

No hay que ser economista para entender que esto no es un ajuste, es una devaluación. No hay que ser economista para saber que por más dinero que se lance a la calle para frenar la inflación es imposible hacerlo; Venezuela figura entre los países más caros del mundo. ¿Y cómo no serlo si acá no se produce absolutamente nada y el grueso de lo consumido internamente es importado? Merentes dice: la inflación se combate con producción… nos jodimos. Si no es petróleo y los intentos aislados de una empresa privada que no recibe ayuda alguna del gobierno, lo demás es ficción. ¿Los helados Coppelia evitarán el colapso económico que cada día se agrava? ¿O tal vez la sangría La Goajira? De resto ni una bolsa plática producimos. Pero el gobierno justifica su “paquetazo rojo” señalando a los temporadistas que estaban en La Guaira. Cómo se nota que los miembros del gobierno no salen a la calle a hacer mercado, cómo se nota que no compran medicinas, materiales de construcción, entre muchas cosas. Un país que sin devaluación es víctima semanal del aumento de los precios en todo, ahora pueden imaginar con devaluación incluida. Pero según voceros del gobierno, la devaluación beneficia al pueblo soberano. Tremenda mentira descarada.
Acá se le cambia el nombre a todo. El GOLPE DE ESTADO contra un gobierno democrático de elección popular, se le llama “insurrección cívico-militar”. Al resto sí le damos la definición correcta. Si las medidas económicas se las queremos adherir a la derecha corrupta, se le llama “paquetazo”. Si lo hace el gobierno es un “ajustico”. Basta de mentiras, esa forma de vida que toleran millones, esa técnica que se ha convertido en la única forma de justificar la idea que reza “catorce años son poco…”. A Carlos Andrés Pérez lo criticamos por medidas económicas desacertadas en un solo periodo y el país entero lo mandó a la mismísima porra. ¿Qué nos pasa ahora?

El país de los cómodos, diría yo. El país del “si no me afecta directamente, no me importa”. El país de “si estoy recibiendo alguna dádiva, justifico la continuidad de la mentira”, esto sin mencionar a los enchufados que tienen empresas contratistas del gobierno, empleados públicos o aquellos que se enriquecen con el tema cambiario. Y están los millones de venezolanos que pareciera que les gusta que le vean la cara de gafos. Aquellos venezolanos que adormecen su conciencia y que aferrados a la ilusión, siguen justificando una administración desastrosa de los recursos nacionales.    

Qué difícil vivir la vida hoy en día. Que difícil mantener a una familia. Qué complicado cuando todo es importado y se compra con esa lechuga verde que aumentó su precio oficial, con restricciones y limitaciones para adquirirlas, y que termina dando paso a la mafia paralela que prácticamente cuadriplica el precio oficial y encarece el precio de todo lo adquirido fuera del país. El que justifique esta medida económica con un barril de petróleo por encima de los 100 dólares, por favor, que se autoanalice. Deberíamos vivir en un paraíso, deberíamos ser la envidia de Latinoamérica. Un país productivo ejemplo de progreso, de modernismo; de mejoras reales en los servicios públicos y en las políticas sociales. Una real potencia de hechos y no de mentiras.

Se necesita madurez para aceptar lo errores, se necesita amor por el país para asumir el fracaso de catorce años de promesas incumplidas, de desligarnos de las culpas e intentar adherírselas a nuestros oponentes de hoy y hasta a los del siglo pasado, como si habláramos de un enjambre de fantasmas que nos merodea. Los muertos hay que dejarlos que descansen y los vivos ocuparnos de resolver con la verdad los problemas que tienen su nombre indiscutible. Sin embargo todo queda en la teoría, al final estamos en el país de las mentiras. 

Fernando Pinilla

1 comentario:

Janer Rangel dijo...

Que bueno que retomaste el blog, es muy importante para mas publicidad.

saludos amigo