Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


mayo 26, 2014

Despierta y reacciona



Despierta y reacciona (Columna Trompo en la uña, diario La Región 26/05/2014)  

Cuando se es presa de la doble moral y el doble discurso, es complejo que una persona se muestre coherente entre sus palabras y sus acciones. Es un caso de estudio, porque habría que buscar en su patología para definir conceptos y hasta aventurarnos a buscar curas a este mal.

El problema de Venezuela, o uno de los que nos aquejan, es el legado del comandante que, se puede traducir, como una actitud ignorante y ciega ante las circunstancias que nos rodean. En muchas ocasiones lo he definido como ignorancia, término que a algunos no les gusta, pues me comentan de los estudios propios o de fulano y sultano. Pero partiendo de la premisa que, falta de sentido de pertenecía, falta de dignidad, de objetividad son ignorancia; entonces nos entendemos mejor.

En estos días publiqué una caricatura en la que se describía la actitud de aquellos adeptos al oficialismo que, por 15 años, han recordado, cansinamente, los abusos de las GN en tiempos de la cuarta y aquel miedo que se convirtió en abusos contra la izquierda en los primeros años de la democracia. Lo recuerdan, lo repiten y lo usan para el ya trillado, “no volverán”, como si los protagonistas fueran los mismos individuos y las sociedades no evolucionaran. La caricatura mostraba la posición, absurda, de aquellos que critican los abusos contra el que, supuestamente, intentara, en aquellos años, enarbolar una bandera de un ideal distinto al común, pero son los mismos que generalizan llamando a todo opositor y estudiante, delincuente, y aplauden los abusos registrados en fotos, videos y circulando en este momento por las redes sociales. ¿Este abuso y violación de DDHH si es chévere? ¿Es bueno un tipo de violación de DDHH?

Si partimos de la premisa que, Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, ojo, de TODOS, no de una parte, de una fracción, o de un tipo de seres humanos, entonces somos contradictorios al abogar a favor de aquellos que cometen estos atropellos y de quienes los ordenan. A esta altura, todos los adictos, digo, adeptos al gobierno, me dirán que esa caricatura y mi argumento no es válido, porque hubo destrozos, violencia de la derecha y bla, bla. Primeramente, ¿los que causaron los destrozos que, habría primero que investigar y ver si todos son opositores realmente, no son seres humanos? ¿La 

Declaración UNIVERSAL De Los Derechos Humanos dice en alguna parte que a quién infringe la ley si se le puede dar unos buenos coñazos, humillarlos y abusar de ellos de todas las maneras posibles? Creo que no. No apoyo ni apoyaré que a nadie, aunque piense distinto a mí, se le veje en su humanidad y en su integridad física y moral.

Los estudiantes que no están enmarcados en su derechos constitucional y caen en violencia (hay que ver si son opositores) son seres humanos, tienen familias y todos gozan de los mismos derechos, según aquello que los oficialistas usan como papel tualé, pero sigue siendo la constitución. La lucha y el compromiso de estudiantes como Sairam Rivas, presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela de Trabajo Social de la UCV, es transparente y comprometido con un cambio democrático y legal, con la mejora de las situaciones en las que nos vemos afectados todos, sin distinción de color político. Pero ella, como muchos otros, tiene prohibido pensar, manifestarse en contra, ni de manera legal, como hizo ella, ni de otra manera. Hay que violarle los derechos humanos porque sencillamente es una escuálida que merece ser atropellada y sacada del campo de juego.

El legado del comandante no les  permite a las personas ser objetivas y justas, en medio del drama que se vive y en el que la negociación debe ser inmediata, porque el país no es presa de El Nacional o Leopoldo López, sino de una mala gerencia que ha condenado al aislamiento y la bancarrota a toda una nación y todos sus sectores económicos. Se critica lo difícil de conseguir alimentos en la cuarta, pero se es feliz en las colas de la quinta. Se critica los malos servicios, como el gas, en la cuarta,  que primeramente se tendría que analizar, qué es malo, para ellos (el gas antes no faltaba); pero se aplaude que se haga cola para comprar gas, comprar cemento, o se sufra para conseguir repuestos para los vehículos. Finalmente todos repiten como autómatas, es culpa de la derecha, del saboteo, del imperio, etc, etc. Señores, abramos los ojos y dejemos el fanatismo de lado. No sé quién es la persona idónea para arreglar este desastre, si existe, o si está en algún lado; pero la verdad es que se necesita un cambio democrático. La realidad es que debemos tener amor propio y no aceptar todo lo que pasa en el país, porque me cuesta decir que me equivoqué en lo que creo.


Es válido que les guste el rojo  u otro color, lo que no es válido es que pensemos que el país mejora perdiendo la capacidad de crítica, cerrando los ojos y diciendo a aquello que hemos criticado en el pasado, ahora si es bueno. Querer vivir bien, mejorar en la vida, no es pecado, es nuestro derecho; es una meta individual y finalmente colectiva. No conformarnos con lo malo, por terquedad o fidelidad a una tolda política, es el accionar correcto de ciudadanos maduros y responsables. Ser críticos mejora, si tanto amamos el PSUV, para que sus representantes sean de calidad. Cuando el futbol un técnico no lo hace bien, sencillamente se tiene que ir. Las promesas no clasifican a mundiales ni dan títulos. Lo mismo pasa en los países. Si un gobierno no hace mejoras notables (comparémonos con Suecia, Islandia, Bélgica, Suiza), entonces no estamos mejorando. Somos pobres, porque ni gas para cocinar hay, y si lo tenemos, no hay realmente comida. Como diría el papa, Juan Pablo II: “Despierta y reacciona” 

Fernando Pinilla

No hay comentarios.: