Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


diciembre 10, 2012

Wallpapers de Navidad!! Bájalos ya!!


Disfruta esta navidad con uno de mis dos Wallpapers oficiales, regalo para todos los que en el año,
siguen mi trabajo y me ayudan a crecer cada día con sus valiosos comentarios.
¡¡Feliz Navidad!!




noviembre 20, 2012

Caricaturas varias...




¿Por qué voto?

Algunas fotos de la inauguración de mi más reciente expo itinerante, ¿Por qué voto? enmarcada en las pasadas presidenciales en Venezuela. Estuvimos recorriendo varias plazas del municipio Chacao en Caracas.







EZEQUIEL.

Hola amigos. Han sido meses de mucho trabajo, estres y proyectos, en el orden que quieran colocar cada uno. He abandonado un poco el blog y lo último que he subido son mis columna de opinión. Hoy les quiero regalar las primeras tres viñetas de mi nuevo personaje: Ezequiel. Espero que les guste.





octubre 22, 2012

El verdadero fraude



El verdadero fraude (Columna Trompo En La Uña, diario La Región, 21 de octubre de 2012)b

¿Fraude en estas elecciones? No puedo afirmar ni negar nada viniendo de un gobierno que usó el ventajismo de manera descarada ante el silencio de un CNE arrodillado, y eso todos los sabían. Sin embargo, el verdadero fraude no se fraguó en estas elecciones, la realidad es que arrastramos  errores opositores que aún hoy hacen eco, como lo sucedido en el año 2005, el año en que  nos hicimos el autogol que dio pié al único fraude electoral real.

Fue en 2005 que Acción Democrática manifestó su desconfianza hacia el CNE, alegando que este ente no ofrecía suficientes garantías para desarrollar unas elecciones parlamentarias transparentes.  La desconfianza se convirtió en duda, la duda en reclamo y el reclamo en un abandono masivo de partidos opositores que se vieron influenciados. Sólo hubo un poco de resistencia en las filas de Primero justicia, quienes posteriormente apoyaron este autogol. Ahí comenzó el efecto dominó.  En bandeja de plata se regalaron 167 puestos en la asamblea nacional, ya que el oficialismo ganó la totalidad de los escaños del parlamento con coaliciones electorales. Aún, con la abstención de casi 75%, causa de preocupación para el Parlamento Europeo y algunos veedores internacionales, quienes declararon dudas al respecto de la legitimidad del resultado, el gobierno nacional salió del paso a los comentarios con un logro histórico; una Asamblea unánime a sus intereses, cortesía de los partidos opositores AD, COPEI, PJ, Proyecto Venezuela entre otros.

En 2006 sin oposición en la asamblea, todo se dio a pedir de boca. El presidente Hugo Chávez propuso una enmienda constitucional a la nueva Asamblea Nacional, quienes no dudaron ni un segundo, no sólo en aceptarla, sino hasta ampliarla.  69 artículos de la constitución de 1999 fueron puestos a prueba por voto popular el 2 de diciembre del 2007.  Entre los artículos elegidos destacó la intención de modificar el Artículo 230 de la constitución, que regía el periodo presidencial. La propuesta no podía ser más polémica: modificar de 6 a 7 años el periodo presidencial  y retirar los límites para ser reelegido. Sin embargo, aún cuando la oposición se había hecho autogol con las parlamentarias y la Asamblea favorecía una enmienda tan delicada a la constitución, el voto popular fue más contundente, y ambos bloques sometidos a elección perdieron por más del 50% de los votos; frenando de esta manera, o por lo menos momentáneamente la intención gubernamental. Hugo Chávez terminaba su periodo en 2012 irremediablemente, según la voluntad popular.

Sin embargo el error que se arrastraba desde 2005 comenzó a amenazar la estabilidad nacional. Es sencillo teñir de legal lo ilegal, sólo hace falta aplicar una frase de Maquiavelo: “Es de gran importancia disfrazar las propias intenciones y desempeñar bien el papel de hipócrita”. En reiteradas ocasiones el primer mandatario ha llenado su boca con una frase que nuevamente usó un día después de las elecciones de este año: “Dentro de la constitución todo, fuera de ella nada”. Sin embargo, si esto fuera verdad, lo lógico era obedecer la voluntad expresada por el pueblo, quienes le habían negado la posibilidad de reelegirse en 2012. No fue así.

El 29 de noviembre de 2008 Tarek William Saab manifestó su interés de impulsar una enmienda para la reelección continua o indefinida, Chávez siguiendo la frase de Maquiavelo, representó su papel de demócrata, y dubitativo ante el llamado del “pueblo”, aceptó que se comenzara a trabajar para lograr la enmienda constitucional que permitiera su reelección, dijo: "Yo les doy mi autorización al Partido Socialista Unido de Venezuela y al pueblo venezolano para que inicien el debate y las acciones para lograr la enmienda constitucional y la reelección como Presidente de la República".

En este punto es donde se fraguó el verdadero fraude, gracias al error de 2005. Inmediatamente después del referéndum de 2007 el PSUV, de mayoría en la asamblea, usaron la ley a su antojo, gracias a las facilidades opositoras. La iniciativa del referéndum no podía partir del Presidente, pero sí del parlamento o de los ciudadanos. Hecha la propuesta por un diputado oficialista, se  siguió el procedimiento establecido en la constitución venezolana, vulnerada por los errores opositores y la falta de moral oficialista. El 18 de diciembre de 2008 se realizó la primera discusión en la Asamblea Nacional para hacer realidad la nueva enmienda, contando con el respaldo de 146 diputados del PSUV y el PCV. También presentó el PSUV respaldando su propuesta ante la AN, 4.760.485 firmas a favor.

En la segunda discusión del Proyecto en el parlamento, la propuesta fue apoyada por 156 diputados, pertenecientes al PSUV, PPT, PCV, NCR, UPV, entre otros; mientras que otros 11 diputados de Podemos y el Frente Popular Humanista dieron el voto negativo. Pero no había más salida, la enmienda era una realidad. El referéndum “legal” se realizó el 15 de febrero de 2009. Era una pregunta con dos posibles respuestas. Esta vez la maquinaria oficialista no falló, no fue inocente. Apelaron a las pasiones de seguidores ciegos,  acostumbradas presiones, y compras de conciencia y movilizaciones incluidas. La opción del SÍ ganó con un 54,86%, por encima del NO que sólo llegó al 45,13%.

La realidad es que esa elección era una bofetada a los más de 4 millones 500 mil votos que habían manifestado su voluntad en 2007 amparados por la constitución. Pero ni la sociedad ni los partidos opositores se pudieron hacer sentir. El daño estaba hecho desde 2005. El fraude existió pero no fue hoy. El fraude se permitió cuando una Asamblea Nacional permisiva, fue el instrumento para violar la constitución, no sólo esa vez, sino las restantes en las que los puntos que intentó modificar Chávez en 2007, fueron aprobados fraudulentamente mediante una ley habilitante por el invierno de 2010.
Todo lo que ha seguido ha estado enmarcado en errores y fraudes reales, que olvidamos, pero que existen; en silencio, ante nuestra complicidad y pasividad. Estamos ante el presidente, que no debió ser nuevamente presidente.

Fernando Pinilla

septiembre 17, 2012

Ridiculez y Populismo


Ridiculez y populismo (Columna Trompo En La Uña diario La Región 17 de septiembre de 2012)

En Venezuela estamos llegando a los niveles de ridiculez como jamás se había visto. Quizás sólo comparable con la Uganda de Idi Amín, aunque salvando las distancias por el tiempo y por las características de represión que, aunque han estado latentes con los círculos bolivarianos y los colectivos de algunas barriadas caraqueñas, no ha llegado a tomar los matices de aquel país. Igual, el segundo presidente y dictador de la mencionada nación africana, es recordado por su excentricidad y sus conocidas muestras de ridiculez, al punto de tener “esclavos” británicos que lo llevaban en una silla, mientras entonaban coros para él. No conforme se adueñó de títulos absurdos como: Presidente vitalicio, Mariscal de campo, señor de todas las bestias de las tierras y de los peces del mar, Conquistador del imperio Británico en África y hasta rey de Escocia. Según Amín, Uganda era una potencia, y él la representación de esa grandeza.

No muy lejos estamos en el país. Ante la falta de argumentos para sostener la tenencia del poder, este gobierno ha pasado apelar por ese sentido de paternalismo y de necesidad ante el jefe todo poderoso, la personificación del país, según han sembrado, convirtiendo de este modo en enemigo de la patria, a cualquiera que le lleve la contraria al jefe máximo de la revolución, el “comandante presidente”, una especie de mesías encarnado.

El “comandante presidente”, nos ha colmado con su personalidad estrambótica, que quiere ser popular, pero termina siendo populista. Personalidad que busca arropar al país, dando paso a todo tipo de campañas basadas en él mismo, como centro gravitacional del proyecto revolucionario.

El 11 de septiembre del presente año, un reporte del diario Ciudad CCS, reseñó algunas palabras del creador del muñeco llamado “chavito”, el comunicador social Vladimir Sosa, quién manifestó la finalidad de su personaje, que no es sorpresa encontrarlo caminando por las calles de caracas. Según Sosa, la idea es poder influir en el sector infantil, que se encuentra bombardeado por personajes y héroes foráneos. La pregunta es, ¿Cuántas veces ha visto usted, o su hijo, alguna comiquita dónde el personaje central sea un mandatario?, ¿Hasta qué punto de idolatría hemos llegado que, un señor, cuyo léxico está compuesto por palabras y frases como: Victorias de mierda, las están llenando de mierda, jala bola, culilluos, plastas, entra tantas otras, puede ser visto como un ejemplo de moral y buenos principios? Y no olvidemos que su golpe de estado (a un gobierno de elección popular) dejó un saldo de 14 muertos y 53 heridos. ¡Tremendo ejemplo!

“Nuestros niños y niñas desconocen a nuestros líderes, héroes y heroínas venezolanos”, dijo Sosa, quién además reconoce que, “Chavito es un proyecto educativo e ideológico”. ¿Dónde está lo educativo en este proyecto? Ideológico si es, porque justamente esa es la meta; seguir sembrando ideologías de falsa izquierda. Iniciativas como los inflables de Chávez, los muñecos de acción chinos del comandante, y hasta los “intumbables” que venden algunos buhoneros, son la muestra más clara del culto a la personalidad, la constante marca del populismo y falta de seriedad de un gobierno sin argumentos verdaderos, con todo a pedir de boca.

No es extraño leer por las redes sociales a ministros venezolanos, repitiendo cual loritos, las ofensas con las que se basa toda la campaña presidencial, desesperada por obtener de los lados de Henrique Capriles alguna respuesta violenta, para justificar sus tesis sobre los oscuros fondos del plan de gobierno, del llamado “majunche”. Lamentablemente, tras no recibir respuesta, sólo queda seguir mintiendo, sólo queda inventar agresiones, cuando son otros los que cargan armas, y hasta los que sus avisos de saboteo a actividades opositoras, se filtra por las redes sociales. Pero a estas agresiones las voltean, con esa facilidad de pintarse de victimas que tiene el gobierno, para luego apuntar a cualquier lado. El tema oficial debería ser “Yo no fui”, de Pedro Infante y luego versionada por Pedrito Fernández. Ante cada reclamo, sencillamente responden: “yo te aseguro que yo no fui, son puros cuentos de por ahí” ¿Cuándo nos equivocamos? ¿Cuándo asumimos?

Lamentablemente la ridiculez se acepta, se vive y se siente como programa de gobierno. El presidente en cada alocución ataca a Capriles, lo ofende, y no conforme, se auto proclama, luego de 14 años de desaciertos, como “lo nuevo”. Se dibuja así mismo “rapeando”, haciendo “caballito” en su motocicleta tipo moto taxista, o toma una guitarra eléctrica para convertirse, según él, en un tipo jovial, preocupado por la juventud de un país, en dónde las oportunidades de tener una vivienda propia, son nulas; a no ser que, se trate de las “cajitas de fósforo” cerca de los depósitos de basura en Las Mayas, que despiden los olores putrefactos de una medida populista.

Pero le seguimos creyendo a las palabras en el aire, como los planes para las 108 hectáreas de La Carlota, a las que el pasado mes de Junio le cambió nuevamente el proyecto para ellas. Hemos pasado de un parque de olas artificiales, a una fábrica de computadoras y hasta un complejo habitacional, llegando a la más cómica de todas las propuestas de supuestos proyectos inmediatos; el circuito de F1, del que la FIA (Federación Internacional de Automovilismo), a estas fechas, aún no tiene noticia alguna. Lo cómico, es que hace unos días, al presi, como que se le olvidó todo esto, porque prometió usar sus espacios para una fábrica de edificios prefabricados, con tecnología portuguesa.

¿Qué falta de seriedad es esta? ¿Qué políticas balurdas son este circo? Lamentablemente hay quienes secundan y aceptan esto con la cabeza en alto, pero con los valores por el suelo. El pueblo elegirá si quiere continuidad de este exabrupto, y de ser así, no quiere decir que sea correcto. Arropados en la legalidad se han cometido atrocidades.

“No debemos olvidar que todo lo que Hitler hizo en Alemania era legal”. Carta de Martín Luther King Jr desde la cárcel de Birminghan, 1963.

Fernando Pinilla

septiembre 10, 2012

Museo del Transporte


Museo del transporte (Columna Trompo En La Uña diario La Región 09 de septiembre de 2012)

Epa, Isidoro, buena broma que me echaste, el día que te marchaste sin acordarte de mi serenata… así inmortalizó Billo Frómeta, a uno de los personajes más emblemáticos de nuestra historia, Isidoro Cabrera González; aquel sencillo auriga o cochero, el último de Caracas que ejerció su profesión hasta el 29 de diciembre de 1963, cuando, como recitara el viejo Billo: “…Epa, Isidoro, por las calles de los cielos…” se marchara para siempre “sin decir adiós”.

Quizás este relato pasaría desapercibido, pues el tiempo borra los recuerdos buenos y cambia la piel de las personas y de las ciudades, en nuestro caso particular, de Caracas; de no ser por la mencionada canción del maestro José María y el trabajo de algunos lugares empeñados tercamente, en no dejar que los recuerdos mueran. Así en una de las salas del mágico museo del Transporte de Caracas José Guillermo Shael, duerme plácidamente el coche silencioso, modelo Victoria Ingles, que recorriera las calles de la perdida Caracas de los techos rojos, llevando a pasajeros anónimos y personalidades como Cipriano castro, Andrés Eloy Blanco y hasta José Gregorio Hernández.

Casi por accidente llegué a este Museo, no porque no supiera de su existencia, sino porque el frenético ritmo de nuestras vidas, muchas veces no nos permite ver por la ventanilla, y nos aleja de estas agradables sorpresas que está ahí escondidas. Ubicado silencioso (aún cuando alberga la potencia de los motores de nuestra historia) cerca de la avenida Francisco de Miranda y el Metro de Dos Caminos, abrió sus puertas en octubre de 1970, y desde entonces se convirtió en albacea de nuestras reminiscencias, vigilante celoso de las crónicas de aquel pasado glorioso de nuestro país, y es que, ya sea a pie, en mula o caballo, tren, autos y aviones; Venezuela era sinónimo de progreso.

Tras cruzar la entrada, en la que se pide una colaboración voluntaria, se mezcla la magia con la realidad, el pasado con el presente, el progreso con la decadencia de una fundación que lleva más de un año bajo la constante amenaza del Ministerio del Ambiente, quién desde enero de 2011 ha solicitado el cese del comodato que vence en 2018, pidiendo que se decrete una medida de secuestro sobre el terreno en donde ha funcionado desde hace 40 años el museo. El motivo: una ampliación del Parque del Este, aunque comentarios han hablado de algún complejo habitacional en la zona.
Aún con la precaria situación, ya que su principal inquilino cesó el pago de las mensualidades por orden del Ministerio del Ambiente, el museo sobrevive gracias a la voluntad de sus empleados y de todos aquellos que, tras cruzar sus puertas entienden su importancia y lamentan y repudian la triste realidad que vive. La muestra permanente es cuidada por manos voluntarias, pero aún así, como manifiestan varios empleados, muchos de sus vehículos viven la marca inequívoca del paso del tiempo, ante la mirada indiferente de las autoridades que no aportan para la conservación del patrimonio. Aún así, los jóvenes guías muestran compromiso en medio de las necesidades y apoyan a los visitantes.

Los domingos la sorpresa es doble. No conformes con deleitarnos con su colección de 104 carros, 12 locomotoras, aviones, carruajes, carretas y embarcaciones; en una jugada de creatividad y ganas de seguir educando a la ciudad, se usan los espacios de este hermoso museo para la realización de una feria de antigüedades, compuesta por puestos abarrotados de miles de objetos de colección, y algunos otros que ofrecen comida, con la finalidad de tenderle una mano al museo (Los expositores de la feria pagan un porcentaje por los puestos), y así de esta relación de perfecta simbiosis, ofrecer una alternativa para los caraqueños, un lugar de culto; como esos que añoramos de otros países, y que muchos no sabemos que tenemos acá mismo.

Es imposible entrar y salir con las manos vacías desde las 9:00 am hasta las 4:00pm un domingo, pero aún más difícil, es no dejar de admirar la muestra y las instalaciones del museo, que pide a gritos la mano de aquellos que entienden que la historia, no es sólo para usarla con fines políticos, sino para cuidarla, preservarla y encargarnos de que las generaciones futuras, puedan disfrutar de ella.

Pero la historia sólo es hurgada, pareciera, como un dato para alimentar la razón de algunos, y justificar la ambición de otros. Venezuela destaca a grandes trazos, por la poca visión de cuidar nuestro legado histórico sin fanatismos. El siglo XX vio desaparecer la mejor cara que tenía Caracas y las principales ciudades del país. El nuevo siglo no se ha escapado de eso, y se usa la historia para proselitismo con intereses mezquinos. No miramos el pasado de manera objetiva, y sólo lo vemos como parte de un plan de gobierno, cuando nuestra historia es más que pintar una fachada con dibujos alegóricos, que muestran una visión pobre de nosotros mismos.

La historia se usa para crear identidad y orgullo nacional, sentido de pertenecía y una visón critica y pluralista del pasado, para juzgar el presente y construir el futuro. La historia como la que alberga el Museo del Transporte, está para cultivarla, transmitirla y darle mayores dimensiones, no para amenazarla y acabar con la crónica nacional que alberga este espacio.

Pasear por los hermosos jardines de este oasis en medio del caos citadino, es una experiencia que todo caraqueño y venezolano debería experimentar, al menos, una vez en su vida. Admirar nuestra evolución, nuestra historia, desde un antiguo camión de helados criollos, aviones militares y hasta los coches como los de él nostálgico Isidoro, son un legado que se debe visitar, así como su esplendida biblioteca (sitios en extinción en el país) que está dispuesta para nuestra formación, para saciar nuestra curiosidad, y el deseo de encontrarnos con nosotros mismos en la perspectiva que hoy más que nunca necesitamos.

Si mis sugerencias sirven: no dejen de visitarlo.

Fernando Pinilla

agosto 27, 2012

Sembrar el petróleo



Sembrar el petróleo (Columna Trompo En La Uña diario La Región 26 de Agosto)

Desde aquel 22 de diciembre de 1922, en el que las nubes de Cabimas en el estado Zulia se tiñeron de negro por nueve días, producto de un chorro de 40 metros de altura que se liberó de las entrañas del pozo Barroso Nº 2, que revelaba nuestro potencial petrolero, la historia del país ha sido la misma.

Aunque sería un error calificar de maldición la explotación petrolera en el país, no dejan de quedar interrogantes cuando miramos de manera objetiva el siglo XX y la primera década de esta centuria. El martes 14 de julio de 1936 el diario Ahora de Caracas, en el editorial escrito por Arturo Uslar Pietri de aquel día tituló: “Sembrar el petróleo”, una frase que pareciera más vigente que nunca, por ser la síntesis de la realidad de un país pobre que no supo vivir su repentina riqueza. El niño pobre que no supo cuidar el juguete caro y aún no lo hace.

Dañino sí fue, porque trajo la ignorancia que es la madre de todos los males. El petróleo se convirtió rápidamente en excusa para enriquecernos rápido; sin el sudor y los cayos en las manos que produce el trabajo en el campo, por lo que la agricultura se vino al piso desde 1920 hasta secarse la tierra. Nos volvimos enfermizamente dependientes del petróleo sin saber utilizarlo en casi un siglo.

Ocupamos el primer lugar como exportador de crudo del mundo en las primeras décadas de del siglo XX, y comenzó la misma historia hasta nuestros días: corrupción, malos manejos; Riquezas para unos, pobreza para otros. La renta ha sido millonaria y cada quién ha agarrado su parte, aunque para el pueblo sólo le han llegado las acostumbradas excusas y migajas. Aún así el conformismo.

Lo triste es que el petróleo nos quedó grande. Ni la producción hemos podido ampliarla, así como mucho menos aprovecharla para moldear un país moderno y lleno de oportunidades. El dato: Nuestra más alta producción petrolera la alcanzamos en 1970: 3.700.000 b/d, que se redujo las décadas siguientes a 3.500.000 b/d, no obstante hoy, a duras penas llegamos a 2.800.000 b/d.

Hoy Venezuela es el quinto país exportador de petróleo y el poseedor de las mayores reservas probadas de crudo pesado del mundo, y es como que no las tuviéramos. La historia es la misma: distamos de ser mejores de lo que fuimos ayer. Increíblemente el Emirato de Dubai nos dio una lección de lo que es aprovechamiento de los recursos, y hablamos sólo de cómo han explotado su principal fuente económica hasta hace unos años, sin dejar de lado las críticas hacia su sistema de gobierno monárquico hereditario. Con menos potencial que Venezuela y menos historia, el pequeño coloso del desierto demostró que se puede aprovechar la renta petrolera para mejorar la calidad de vida y mejorar la economía. Hablamos de un país, cuyas reservas petroleras se calcula se terminaran en veinte años, por lo que han diversificado sus ingresos, pasando de la dependencia neta, a crear otros campos que sustenten su economía; entre los que brillan como un oasis en el desierto: sus exuberantes centros de negocios, hoteles (tiene el único hotel siete estrellas del mundo), playas (muchas artificiales), el centro comercial más grande del mundo; y siempre, en medio de las críticas por las grandes exageraciones de los proyectos, apuntar al modernismo. ¡Eso es sembrar el petróleo!

Pero todo es cuestión de mentalidad, de la capacidad de crítica y de análisis. Obviamente estos nacen en la medida que nuestras mentes se abren con el estudio de calidad, y nuestros ojos procesan lo que vemos en el resto de mundo. Quizás por eso hay quienes se sienten satisfechos, aún cuando no pertenecen a una de las mafias modernas y no reciben más que promesas, “cháchara” y la siembra estratégica de odio y paternalismo. En las mentes víctimas de la ignorancia, lo mísero es bueno, cuando no conocemos algo mejor. Como escuché una vez: para el que nunca tuvo gallinas, hasta sus eses le parece huevos.

En esa odiada Europa, en aquella desconocida Europa que esconde la falta de conocimiento de algunas personas, hay países que demuestran una versatilidad y calidad de vida, sin ser Inglaterra o Alemania; siempre encasilladas en la jerga revolucionaria de “imperios”. Eslovenia, Suecia, junto a otros países demuestran un crecimiento casi de ensueño sin depender del petróleo, ni de un producto específico. El primero mencionado tiene una extensión de unos 20.273 km2 y le dijo no, al “socialismo” Yugoslavo del siglo XX. Hablamos de un país desarrollado, dónde la inflación casi no existe y su economía se ha expandido, viviendo del turismo y sus inmensas posibilidades, de la producción agrícola (sin agro tóxicos) y el sentido común. El tercer país más boscoso de Europa no conoce hampa, ni miseria, sino de buenas noticias y calidad de vida. Hablamos de un país que perfectamente cabe en estado Bolívar (242.801 Km2), y que junto con Suecia (otro de los países como Eslovenia inmunes a la crisis europea) con sus 449.964 Km2 podrían ser prácticamente parte de Venezuela. La diferencia es que son potencias sin nuestras riquezas. La economía sueca es una economía mixta basada en la exportación, el comercio internacional, el turismo y un sector agrícola estable. Su PIB es una grosería para nosotros.

El modernismo en Suecia convive como en la mayoría de los pequeños estados europeos, con su historia; legado y eterna enseñanza resguardada en sus calles antiguas llenas de edificaciones milenarias. No para sentirse victimas por las miserias vividas en el pasado y sembrar odio, sino para explotar su potencial y proyectarse al futuro. No se vive de proyectos sino de realidades.

Las preguntas sobran mientras camino por las calles del quinto productor de petróleo del mundo, dónde sólo escucho “derecha e izquierda”, “revolución”, y el conformismo fanático, que no cambia la mentalidad de aquel niño pobre, que aún no sabe usar el juguete caro.

Fernando Pinilla


agosto 23, 2012

¿Potencia deportiva?



¿Potencia deportiva? Columna Trompo En La Uña, diario La Región 19 de agosto)

¿Para qué caernos a coba? La participación de Venezuela en las olimpiadas de Londres no puede calificarse como “exitosa”, aunque nos duela en el corazón. Hablamos de una presea dorada lograda por el esgrimista Rubén Limardo en un acto, prácticamente, aislado. Galardón que, conjuntamente con el del “Morochito” Rodríguez (obtenido hace 44 años) nos deja con un saldo de dos medallas de oro; trece preseas en total, desde la primera participación de Venezuela en las olimpiadas de 1948. Un dato interesante: sólo en Los Ángeles 84, hemos logrado superar la maldición de una medalla; en esa ocasión, obteniendo tres de bronce.

Hay problemas en el deporte, aunque -para variar- desde el gobierno se intente negar. Con la tendencia a prohibir las críticas se busca, infructuosamente, hacer ver todo desde una perspectiva desbalanceada, pintando una realidad que no existe; pero lo cierto es que estamos en “0” en avance deportivo, aun cuando el ministro de deportes Héctor Rodríguez hable de “logros” (que no especifica) en los últimos 13 años, gracias según éste, a las políticas del presidente. Hace 44 años ganamos una presea dorado, hoy tenemos otra; total: dos (2). No hay más cuentas.
El país carece de infraestructura y de planes a mediano y largo plazo, por lo que muchas disciplinas no se pueden practicar en el país. Ese es el caso de Rubén Limardo, quien ha desarrollado su carrera en Polonia, viviendo las duras y las maduras -según palabras de él- por además, carecer de apoyo gubernamental; tanto así, que ha llegado a declarar sus malas relaciones con el COV. Aunque ambiguas muchas veces sus declaraciones, es claro que existe un descontento igualmente en muchos deportistas. Tal es el caso de Daniela Larreal, quien inicialmente suavizó sus palabras por Twitter, manifestando que el presidente era “engañado” y a los deportistas no se le asignaban los recursos a tiempo. Luego de quedar eliminada en Londres, Daniela no ocultó su enojo con un aparato gubernamental que largamente da muestras de no funcionar: “Nunca los ves, pero cuando ganas medallas están ahí”, sentenció.
La verdad en el deporte, como todo en el gobierno, se vuelve turbia y rápidamente entra en una zona en la que la realidad, para ellos, es un informe oficial. El gobierno y sus partidarios, en su afán de convencerse a sí mismos que vivimos en una potencia (una mezcla de Canadá, Estados Unidos y Alemania) se ufanan de la medalla de Limardo. Me pregunto: ¿Dónde están las escuelas de esgrima bolivarianas?, ¿dónde está la academia bolivariana de automovilismo de la que saltó Pastor Maldonado a las pistas europeas? ¿Algún beisbolista llegó a las grandes ligas gracias al gobierno?

La cruda realidad es que Venezuela quedó empatada en cantidad de medallas con las humildes Bahamas y Granada, pero por debajo de ambas en el puesto 13. No le hizo mella a ninguno de sus rivales por tradición: Brasil y Colombia; salvando el honor gracias a un hecho deportivo aislado, no como consecuencia de políticas de apoyo y continuidad en el deporte. Lamentablemente hay personas que no quieren ver y sus representantes en el gobierno, prefieren seguir mintiendo.

¿Por qué no nos fijamos en nuestros vecinos y comparamos? Por ejemplo, para el deporte colombiano fue una participación histórica el sumar ocho medallas (1 oro, 3 platas y 4 bronces); sin embargo, las voces críticas de los deportista - incluyendo academias y semilleros de las disciplinas en cada región- exigen al gobierno mejoras inmediatas y mayor apoyo. Hablamos de un país donde Coldeportes y el COC han centrado esfuerzos en detectar las regiones en el país en donde los niños nacen con condiciones excepcionales para el deporte, además de ofrecer justas nacionales de nivel. Todo con el apoyo de un Estado que ofrece, además infraestructura, entrenadores extranjeros (si amerita la disciplina); además de pagar salarios acordes para entrenar sin preocupaciones. Todo lo anterior, aunado a 15 años de trabajo continuo y fundamentado es políticas certeras, evidencian el crecimiento que ha experimentado nuestro rival directo, estándar por antonomasia, y que termina por desnudar la realidad del deporte venezolano.

La mejor forma de corregir, es aceptando los errores. Lamentablemente, el gobierno se empeña en negar las realidades y su prensa oficialista sólo cumple su función de enviar al pueblo boletines informativos, en los que las cosas malas del país no son nombradas. Las necesidades, en la idea absurda de tapar el sol con un dedo, las omitimos aunque estén en la calle y resaltan sin necesidad de ver Globovisión o leer El Nacional. Los resultados en las olimpiadas no tienen otra traducción.
La crisis se agrava en este régimen cuando algunos deportistas en su miedo a perder las migajas justifican y terminan emulando a sus colegas de Corea del Norte y Cuba, agradeciendo de cuanto logro obtengan a sus líderes políticos; suerte de coach, inspiración celestial y al final únicos responsables por encima de su talento y esfuerzo, de lo obtenido en sus disciplinas.

Al final el tema cae en la telaraña de “la cuarta”, “la oligarquía” y la maña de pintarse como víctimas. Hemos perdido la capacidad de ser críticos ante las realidades y aceptar cuanta versión oficial circula. Hemos creído en las publicidades en las que La Vinotinto es el resultado de políticas de PDVSA, desconociendo el único proceso coherente y consecuente, que en materia de deporte se viene trabajando desde antes de1998, cuando Chávez no podía emitir opinión alguna.
La mesa está servida y cada quién puede sacar conclusiones. No somos potencia deportiva, aunque tenemos todo para serlo. Si no se cambian las estrategias serán estériles los intentos por figurar en las olimpiadas, por más talento que sobre en el país.

No es cuestión de derecha o izquierda, porque si a eso vamos, entonces la izquierda revolucionaria fue claramente vencida por el capitalismo americano. Se trata de bajar los decibeles del fanatismo y apuntar a los defectos, errores y vicios del gobierno y el COV. Ser objetivos y realistas no es pecado.

Fernando Pinilla

Mentiras Vs Realidad


Mentiras Vs Realidad (Columna Trompo En La Uña, Diario La Región)

Es llamativo lo que vivimos en Venezuela en la última década. Estamos ante muestras de inmadurez y de falta de respeto que algunos “especialistas” quieren maquillar de hechos normales, cuando distan mucho de serlo. ¿En qué momento la chabacanería, la ofensa, la descalificación, si hicieron parte del lenguaje lícito en círculos sociales? ¿En qué momento una campaña electoral pasó a basarse únicamente en intentar humillar al candidato del frente y a las personas que lo siguen?
De verdad me llama la atención esa pseudo religión que se ha ido gestando en las faldas de la ignorancia, que vuelve un “dios” a un ser humano lleno de imperfecciones como todos, y que entre otras cosas, dista mucho de ser ese gran líder, ese ser casi celestial que quieren vender en un cargo político; que como tal es únicamente para servir.

Sé que cuando los fans del presidente Hugo Chávez lean estas líneas, me llamarán como de costumbre: majunche, escuálido, escuaca, chayota, oligarca, y tomarán cada línea escrita, como una prueba inequívoca del financiamiento de alguna multinacional financiada por Obama, Bush; que viene siendo familia de Capriles Radonski. Señores que me leen, es falso. No escribo esto porque crea que Capriles es el “Salvador” en su segunda venida, o porque cierre los ojos ante lo sucedido en los llamados “cuarenta años de democracia”. Pero así como no debíamos cerrar los ojos en el pasado por lo que se vivía y se quería corrección (que no llegó); es igual de cierto que hoy no podemos hacernos de la vista gorda ante el día a día y debemos decir: Basta. Fuera los que no han podido corregir el encargó, no de una elección, sino en muchas, en las que millones de venezolanos colocaron sus esperanzas.

Estoy cansado de mentiras, de los número oficiales que desde Miraflores nos dan y que los “especialistas” del gobierno (todos gozando de la bonanza interna gubernamental) defienden a capa y espada. Números que sólo en el papel nos hacen lucir como una potencia. Difiero totalmente, y no porque Globovisión lo diga, porque no veo Globovisión. Lo digo porque camino y en la calle se ve la realidad que algunos se empeñan en negar, en su afán de defender lo indefendible. Hablamos de un país que vende aproximadamente 3.2 millones de barriles de petróleo al día, ganando más de 100 mil millones de dólares al año, y aún antes de llegar al embalse de La Mariposa, podemos ver un rancho de lata y madera que usa una pancarta de Chávez como forro de las improvisadas paredes.

¿Han disminuido los barrios en los últimos 14 años? Porque sí, de la crisis que se vivió las tres últimas décadas del siglo pasado, dieron paso a la proliferación de las barriadas marginales caraqueñas. Pero mi pregunta es: ¿Pudo Chávez decir: hemos recuperado alguna zona completa con la creación de planes de vivienda masivos, sostenidos en políticas económicas sustentables? Lo que yo veo, e invito a cualquier persona a recorrer Caracas y el país, es la evidente multiplicación de las barriadas en las que la pobreza extrema reina. Esta última que el gobierno ubica en 7%, casi llegando a 0% gracias a las Misiones. ¡Qué gran mentira!

Sólo veo un gobierno que habla de descentralización pero colapsa la capital con unas pocas viviendas (pocas para la real necesidad habitacional, pero muchas para una ciudad que carece de vías de comunicación adecuadas, servicios básicos; servicios hospitalarios, sistema educativo acorde y oportunidades de trabajo reales) creadas para que la gran masa capitalina se aboquen a las urnas el 07 de octubre a cifrar sus esperanzas en proyectos utópicos. Es demagogia entregar un mini apartamento a medio terminar, sin colaborar con una economía productiva que ofrezca oportunidades laborales. Es mentira que así se puede mejorar, es mentira que el país avanza hacia algo mejor.

Por eso ansío un cambio, y puede que me equivoque. Ya algunos lo han hecho en el pasado en creer en políticos, pero estoy seguro de algo: el venezolano cambió y se evidenció en las primarias de la oposición, dónde las gestiones medias de alcaldes y gobernadores, fueron puesta en tela de juicio por el electorado, que dijo con el voto: aunque seas opositor, quiero algo distinto. Aún así, el gran merito de este gobierno es continuar usando el argumento del pasado como un arma para forjarse un futuro de continuidad de sus malas políticas, intentando anexarnos a los que no recitamos el coro “un ah” a las filas de la militancia política, y así intentar dejarnos sin argumentos con aquellos que aún viven la ceguera colectiva que ha propiciado el gobierno.

No voto por el pasado, voto por un futuro distinto y le quiero dar la oportunidad a alguien más, y eso no me convierte en enemigo de la patria, ni de nadie. Durante 14 años el chavismo ha tenido su oportunidad y lucimos muy lejanos de ser un país moderno. Somos una nación mísera, en la que nos conformamos con migajas, cuando podríamos tener el país más moderno del continente.

No acepto más descalificaciones ni mentiras. No acepto que la campaña se centre únicamente en insultar a Capriles porque él tuvo más dinero que yo cuando niño. Eso es resentimiento, no es un argumento que me convenza para votar por un presidente. ¿Cómo me pueden explicar en el gobierno que sus números hablen de una inflación que baja, cuando el sueldo rinde menos cada día? ¿Cómo negar la inseguridad cuando Venezuela está sitiada por el hampa que cobra las vidas de cientos de personas, incluyendo las propias fuerzas policiales? No quiero mentiras, si algunos quieren seguir creyendo, es un asunto individual de ignorancia.

Yo por mi parte, quiero que otra persona intente darle un giro a esto. En cuatro años veremos la verdad, porque son suficientes para resultados. Y si el nuevo gobierno falló, entonces le daremos la oportunidad a otro. Ese es el orden correcto.

Fernando Pinilla

julio 30, 2012

¡Viva la música!… ¡Viva la impuntualidad!



¡Viva la música!… ¡Viva la impuntualidad! (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 29 de julio 2012)

Sólo la música es capaz de hacernos olvidar hasta las circunstancias más terribles. Tal vez, como ya he escrito en otras oportunidades, simplemente somos animales de costumbre. Pero ya sea por nuestra genética o sencillamente porque nos hemos acostumbrado, la espera es parte de nuestra cotidianidad, y lo peor es nuestro comportamiento pasivo, que lleva como señal inequívoca; el silencio conformista ante el abuso.

Hace una semana se celebró en el aeropuerto La Carlota, el concierto “Viva la Música”, en el que deleitaron en tarima: Franco de Vita, Rubén Blades, Gustavo Dudamel y las Orquestas Sinfónica Juvenil Simón Bolívar y Latino Caribeña Simón Bolívar. Hasta ahí, un gran banquete para un pueblo que sólo vive y respira política.

Llegué puntual con mi novia y algunos amigos a disfrutar de este evento patrocinado casi en su totalidad por el CNE (¿acaso “Panem et circenses” o “Pan y circo” de un organismo claramente oficialista?) y organizado por Evenpro. La hora de inicio, “supuestamente”, 2:00 pm, una mentira que pronto se desnudaría.
Como lo imaginé, a 50 Bsf la entrada, los ríos de personas peregrinando hacia el lugar, era increíble; Caracas era un colapso total (ningún taxista quería acercarse a la zona del evento por el caos reinante), desnudando la fragilidad de una ciudad que no está preparada para albergar evento de estas magnitudes.

Tras cumplir la odisea, y teniendo a los amigos en la cola, pude acceder cerca de la 1:00 de la tarde. Ahí comenzó la larga espera. Un sol calcinante y una temperatura de casi unos 35º, hacían la antesala al concierto, que denotó otro “problemilla” molesto que tenemos los venezolanos: la puntualidad criolla. Sí, porque las 2:00 pm llegaron y raudas se marcharon, ya que; o por culpa de los organizadores o las estrellas, el plato no estuvo listo para el banquete a la hora acordada. Mucha música de una emisora de radio, fue lo único que le dieron a un público que sintió sus fuerzas desvanecerse tras un arranque vertiginoso. La poca “grama” que hay en el parque “La Carlota”, sirvió de alfombra para intentar amilanar el mal rato que causa una larga espera.

Las horas siguieron pasando y sólo sería hasta la 4.10 pm, cuando niños, jóvenes, adultos, y ancianos agotados; pudieron liberar toda la energía al ver saltar sobre el escenario al cantautor Franco de Vita, quien por dos horas, deleitó y demostró por qué es el doble ganador del Grammy. Una hora o quizás más (para ese momento el sol calcinó mi calvita y mi cerebro) de una nueva espera, fue el lapso de tiempo que más de doscientas mil personas esperaron, para poder ver a los chicos de la Orquesta Latino Caribeña Simón Bolívar, quienes mostraron que en este país, lo que sobra es talento. No se amilanaron ante un público como jamás imaginaron y se dieron el lujo de hacer las veces de “Son del solar”, y acompañar al maestro Ruben Blades que al fin saltó al escenario cerca de las 8:00 pm, pero habría que esperar aproximadamente de otra hora más, para poder disfrutar del musical “Maestra vida”, interpretado por Ruben Blades, acompañado por la orquesta sinfónica juvenil; y la Orquesta Latino caribeña Simón Bolívar, bajo la batuta del genial Gustavo Duramel. Eran la 10:00 pm y la gente agotada y algunos molestos por los problemas de sonido en el espectáculo central, comenzaron a abandonar el lugar. El rio amazonas se quedó corto, ante los ríos de personas.

Sin duda el espectáculo musical fue genial. Las palabras se quedan cortas ante artistas que dejan todo en el escenario y que no se cansan de deleitarnos con un lenguaje universal, como lo es la música. Sin embargo; aunque el plato haya sido bueno, no podemos dejar de hacer las críticas. No podemos callar por haber visto a tantos artistas por un precio tan ajustado a nuestra realidad monetaria (en circunstancias normales el costo de una sola de las estrellas habría sido desmedido), la falta de respeto que significa la espera a la que fuimos sometidos, y que pareciera que teniendo música de fondo (y algunas cuñas del CNE vendiéndonos su fiabilidad) antes del evento y en los entre tiempos, son suficientes para domar un pueblo pasivo ante los abusos.

Esto sin duda no pasa en otros países. Por citar algunas muestras, en 2011, Luego de demorar cerca de 90 minutos en comenzar el show en Irlanda, los integrantes de Guns N' Roses debieron retirarse del escenario debido a una lluvia de vasos de plástico. Al volver al escenario tras una acalorada discusión, el recinto estaba prácticamente vacío. Otro ejemplo de un público enardecido por la falta de respeto de artistas y organizadores, lo vivió la cantante Shakira también en 2011, quién tras demorarse más de hora y media en saltar al escenario en Suiza fue, víctima de abucheos, silencio a la hora de corear sus canciones, y hasta de presenciar como salían del concierto los asistentes, que le demostraron que con el respeto al público no se juega, y que ellos si eran una masa de personas “Rabiosas”.

El problema es que somos una sociedad pasiva, que le busca justificativos a la impuntualidad, al abuso y lo teñimos con nuestro humor. Una manera pacífica de no amargarnos la vida. Sin embargo, el llamado es para Evenpro y los artistas, para entender que trabajan con personas, no ganado. Haber esperado de pie un domingo por un evento que debió terminar (aceptando por hacer un cálculo, las pausas de una hora entre artistas) a las 9:00 pm, y finalizó a las 11.00 pm, no tiene excusa.

¿Y el respeto? ¿La consideración por las más de doscientas mil personas asistentes? Es hora de cambiar la mentalidad y no permitir que se juegue con nosotros. Espero los organizadores de próximos eventos, entiendan esto último, pero sobre todo; que reaccionemos. Ni un gran espectáculo, justifica que jueguen con nuestro tiempo.

Fernando Pinilla

julio 25, 2012

¿Y las Misiones qué?

¿Y las Misiones qué? (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 22 de julio 2012)


Político que no trabaja y no cumple debe irse, no importa de qué color sea su militancia. Sin embargo, es increíble como el fanatismo hacia el presidente “disculpa” catorce años de habladurías, ofensas, promesas y algunas obras mediocres y más nada. Aún así, el oficialismo critica la gestión de Henrique Capriles; ya que, supuestamente, en poco menos de cuatro años no logró nada. ¡Hay que ser muy cara de tabla!

Pregunto: ¿Erradicamos la pobreza? ¿Nuestro sistema de salud pública está al nivel de clínicas privadas? ¿No pasan hambre los estratos más bajos? ¿Producimos de todo (comida y otros rubros) y somos autosuficientes sin importar nada? ¿Mercal tiene una variedad y abundancia de productos nacionales e importados de calidad? ¿Hay vialidad y sistemas de transporte como los de Europa y el odiado “imperio”? ¿Podemos caminar tranquilos por la ciudad confiados en la seguridad?

Votaría por el chavismo si Venezuela tuviera todo lo anterior de primer nivel. La realidad es que luego de más de 25 misiones, con inversión multimillonaria en presupuesto y publicidad (aproximadamente 49 millardos de dólares) podemos preguntar: ¿Y las Misiones? Bien gracias.

Desde 2003 el Presidente Hugo Chávez ha anunciado con bombos y platillos sus Misiones, que una a una ha ido pasado o fracasando. Sencillamente populismo. Sin estrategias y sustento termina siendo sólo quimeras. Las Misiones son y han sido arena y sal, pan para hoy y hambre para mañana.

- Misión Robinson: Para la alfabetización. La verdad es que aunque el gobierno se jacta de los logros, seamos realistas: La ignorancia es grande en el país. El que lo niegue lo invito a censar junto conmigo.
-Misión Ribas: Ofrece instrucción media y, la Misión Sucre: Brinda educación universitaria. Sí, se gradúan cada día muchas personas con esta modalidad; sin embargo, sólo son carreras “express”. ¿Se atendió Chávez la supuesta enfermedad con algún médico de sus misiones?
- Misión Vuelvan Caracas: Complemento de Misión Robinson, Misión Ribas, Misión Sucre y Misión Mercal. Tras cada fracaso, una nueva misión y más gasto en publicidad.
- Misión Miranda: Para controlar y re-entrenar a la Reserva de la FAN. Cada vez que veo a un reservista de casi noventa años, o tan flaco como “Fido Dido”, me siento seguro ante una eventual confrontación contra el imperio.
- Misión Piar: Para la comunidad minera, junto al Plan Integral de Desarrollo Sustentable de las Comunidades Mineras. Un caos total este sector económico.
- Misión Zamora: Para reorganizar la tenencia y uso de las tierras "ociosas" con potencial agrícola. Viajen un poco el país por tierra y lo que sobra es ociosidad. Fracaso total. Todo es importado en nuestro pabellón.
- Misión Barrio Adentro: Atención médica primaria, con médicos cubanos. ¿Un modulo de menos de 25 mts2 es seguridad médica y social? ¡¡Exigimos clínicas como las privadas!!
- Misión Milagro: Atención médica para afecciones de la vista. Otra improvisación más.
- Misión Esperanza: Para el tratamiento con células madres a pacientes con enfermedades crónicas. Poco se sabe de qué pasó con ella. Aún sin aprobar. Luego de 14 años quizás en 2019 se dé… ¡¡cómo no!!
- Misión Sonrisa: Operación de labio leporino. Una gran obra que seguro no llega a todos los afectados.
- Misión Vivienda y Hábitat: Construcción y asignación de viviendas. Vayan a las Mayas y vean los “bloquecitos” (por nombrar algunos) y los ranchos que usan las vallas de la “Gran Misión Vivienda” como pared.
- Misión Mercal: Distribución y venta de alimentos de la cesta básica a precios preferenciales. Colas, malos tratos, algunos alimentos de mala calidad; nada de abundancia y variedad.
- Misión Guaicaipuro: Atención a etnias indígenas. Los pobres todos enfermos y abandonados.
- Misión Identidad: Cedulación, pasaportes, etc. Se ufanan de modernismo. La cédula la sacan con una cámara web pegada con cinta de embalar y parece una fotocopia.
- Misión Vuelta al Campo: Promoción de la actividad agraria. Vuelvo y repito… ¡¡todo lo que comemos es importado!!
- Misión Cultura: promoción de los valores nacionales y la cultura venezolana. Una buena idea que no rinde frutos.
- Misión 13 de abril: Tiene el objetivo de fortalecer el poder popular a través de la creación de las Comunas Socialistas. Sólo mafias y “roscas”.
- Misión Ciencia: Para el desarrollo tecnológico y científico. Todo con nombre “criollo” es hecho en china, con tecnología imperialista. ¿Un “Vergatario” es tecnología de punta?
- Misión Niño Jesús y Misión Niños y Niñas del Barrio: Atención de niños de bajos recursos. ¿Los niños que limpian zapatos y venden rosas en el boulevard de Sabana Grande se benefician?
- Misión Negra Hipólita: Asistencia y atención a personas en situación de calle e indigencia. ¿Es válido reírme? FRACASO ROTUNDO.
- Misión José Gregorio Hernández: Para personas con alguna discapacidad o enfermedad genética. De verdad me entero que existía.
- Misión Madres del Barrio: Subsidio para mujeres de bajos recursos. Algunas lo reciben, el resto sólo mira lejos.
- Misión Hijos de mi Pueblo Venezuela: Fusiona "Misión Niño Jesús" y "Misión Madres del Barrio". El gasto de las otras se pierde. Fracaso tras fracaso.
- Misión A toda vida: Para más seguridad. Van 56 policías muertos en lo que va de año, sin contar los civiles asesinados y robados todos los días. ¿Y el DIBISE no era la solución?
Gran Misión Agro Venezuela: Ampliación de la Misión Vuelta al Campo. Importamos hasta las caraotas, ya ni el café es criollo. Saque conclusiones.
Gran Misión Vivienda Venezuela: Una ampliación de la Misión Vivienda y Hábitat. Qué triste, se oye la lluvia, en los techos de cartón… de las grandes barriadas.
Gran Misión Saber y Trabajo: Para incorporar a la población, principalmente los jóvenes al mercado de trabajo para combatir el desempleo. Ahora sí me río. ¿Funciona?
¿Queremos más de esto? ¿Más promesas? Yo digo: ¡¡basta!! Es hora de relevo. No podemos aceptar promesas y planes infructuosos. Los venezolanos no podemos conformarnos con mediocridad nunca más.

Fernando Pinilla

julio 17, 2012

El Cambural: Entre la belleza y el olvido.

El Cambural: Entre la belleza y el olvido.(Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 15 de julio 2012)



Llegar a El Cambural en San Antonio de los Altos no es complicado. Se tiene que tomar la vía que va a Potrerito y La Mariposa, ahí, cuando estas llegando a Pacheco (un pequeño caserío del municipio) doblas a la izquierda y continúas por una vía justo al lado de un tanque de agua de acero en la entrada. Comienzas a bajar por una excelente carretera pavimentada que se interna en la montaña (con una hermosa e imponente vista a Caracas), hasta ahí sin novedades, más allá del asombro del paisaje.

Luego de serpentear por algunos minutos entre una exuberante vegetación que se hace más densa a medida que nos encontramos cerca de la quebrada que bordea el camino; empezamos a apreciar la verdadera realidad de este paraje típico de Altos Mirandinos. Un talud de tierra corta el paso abruptamente en la carretera y la convierte en una trocha. Lo que viene después es un contraste abrupto entre la magnífica naturaleza, el olvido de las autoridades y la mano destructiva del hombre.

Una esplendida carretera pavimentada se pierde entre fallas de borde, basura acumulada a lo largo del trayecto y el olvido de los vecinos y de cualquier autoridad con la competencia de cambiar esta postal. La mal denominada “maleza” borra paulatinamente el registro de la presencia del hombre comiendo la carretera, lamentablemente hay huellas que no se pueden borrar. Aún con la mano dañina del hombre, la quebrada viaja entre rocas moldeadas por cientos de años en un paraje de belleza indescriptible. La flora y la fauna que se consigue son del tamaño de la grandeza que le imprime la naturaleza a esta hermosa zona. Aves del Paraíso, Bromelias y otras exóticas flores crecen salvajemente en la espesura de los matorrales. Pero esto no es suficiente para el hombre que termina convirtiendo todo lo bueno en algo malo.

La realidad es que mientras la naturaleza crea belleza, el hombre se empeña en crear caos. El Cambural es testigo del hampa descontrolada en el país, y su paisaje muestra vehículos desvalijados por los amigos de lo ajeno. En el caudal del río consigues también: cables, cauchos, así como botellas de bebidas alcohólicas, que terminan alterando el ecosistema. Pero no sólo El Cambural es víctima de la basura resultado de mentes minúsculas, sino que; en varias ocasiones han intentado invadir y deforestar un bosque, que hasta hace algún tiempo, era zona de protección de La Mariposa. Pero, si el propio embalse es un desastre, ¿qué podemos esperar de las zonas aledañas?

A veces Dios le da pan al que no tiene dientes. Quizás sea la frase que mejor se puede aplicar a la realidad con la que debe sobrevivir esta zona. Mientras países del mundo anhelan parajes como el que tenemos, acá nos damos el lujo de desperdiciarlos. Los Salias es un municipio que teniendo el potencial para explotar sus bellezas naturales, se conforma aún hoy, con ser una ciudad dormitorio. Lo que otros países lo convierten en centros de ecoturismo, nosotros lo convertimos en depósito de basura, rincón para bebidas y un excelente sitio para erigir una barriada de invasión. Preguntas surgen mientras escribo, porque la mano del hombre sigue destruyendo lo que tanto trabajo llevó para gozar del equilibrio y la belleza que destella.

¿Hasta cuándo las autoridades municipales, estatales, nacionales, seguirán dando la espalda a los recursos naturales? ¿Hasta cuándo las políticas del olvido? Sé que mis palabras levantaran roncha; pero la realidad es que cualquier iniciativa que se haya tomado es poco. El Cambural tiene (como todo el municipio Los Salias) lo que se necesita para brillar y para mostrar la belleza natural que ha hecho de Altos Mirandinos, una zona de envidia por su clima y sus parajes naturales.

Mi llamado es para todos los vecinos y las autoridades competentes para recuperar una zona que nos regala el milagro de la mano de Dios. Un milagro que no cuesta nada y del que podemos sacar provecho a todo nivel. Hablamos de un pequeño refugio natural de cientos de especies (animales y vegetales) dignas de estudio y observación por parte, no sólo de especialistas, sino de la ciudadanía en general, estudiantes y porqué no, hasta turistas de otros estados.

En las manos de todos los sanantoñeros y principalmente de las autoridades, está la suerte de cambiar nuestras realidades. Basta de politiquería. Necesitamos urgentemente de acciones concretas en conjunto para recuperar lo que se sigue deteriorando, mientras leemos esta columna, y hacer así de El Cambural y todo San Antonio, el municipio modelo, que sí podemos ser.

Fernando Pinilla

junio 30, 2012

De todo un poco!!

Libros, lectura y mentiras...

Libros, lectura y mentiras. (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 24 de junio 2012)
La lectura está por el suelo en el país. Esta es otra de esas realidades que, aunque las versiones oficiales la pinten de alguna manera, lo que se percibe entre la población es totalmente distinto. Y es que aunque los estudios gubernamentales arrojan un incremento en la lectura en el país y ubican en el informe publicado por el CENAL (Centro Nacional del Libro) en Abril de este año, a Venezuela en el tercer peldaño de lectores del continente con un 50%, supuestamente, sólo superado por Argentina y Chile; cuesta creer esta versión, como todos los informes oficialistas. Sería absurdo tomar como ciertos dichos resultados, partiendo por ejemplo del poco interés de muchos jóvenes que crecen aislados de los libros; sea por estar absorbidos por otros intereses (redes sociales, telefonía celular, etc.) así como los pocos incentivos que reciben tanto en casa como en sus lugares de estudio. Sólo por poner un ejemplo, dando una charla a estudiantes de bachillerato, muchos confesaron “no leer nada más que el pin” de su teléfono. Y en segundo lugar, según un estudio publicado en Abril de este año por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc) se coloca a Venezuela fuera de los indicadores de los principales países que leen en Iberoamérica (libros, revistas, periódicos). Otro de los grandes problemas de la lectura en el país radica en los altos costos de los libros. Primeramente, porque los textos importados de las grandes y pequeñas casas editoriales extranjeras, son víctima del efecto “dólar Cadivi”; cuestión que, como en casi todos los rubros de importación, termina encareciendo los productos. Ningún libro por el que preguntemos cuesta menos de 100 BsF. lo que termina convirtiéndolos en artículos de lujo y jamás en una prioridad para una población ajena a éstos. ¿Y qué pasa con la industria editorial nacional? El efecto “dólar Cadivi” contraataca. Un país que vive de las importaciones, tarde o temprano muestra su cara más hostil como resultado de este tema. Papel, tinta, maquinarias y sus repuestos son importados. En Junio de 2009 ,Víctor García, director comercial para Venezuela de Random House Mondadori -el sello editorial más importante del mundo- relataba el drama de la industria editorial en el país. "Nosotros estamos realizando un plan editorial local con autores locales, con impresión local, pero hoy nos encontramos con la dificultad de que también las imprentas no tienen papel…”. Según García, las imprentas nacionales no recibían los dólares de Cadivi y agregaba: “Este tipo de acontecimientos hace que cunda el pánico: los que tienen papel, insumos, tinta, película y todo eso, empiezan a cobrar más caro…” Otra cara quiere mostrar el gobierno sobre un tema que se tiñe de política, aún cuando los libros son patrimonio de la humanidad y no de ningún gobierno. Las versiones oficiales siempre distan de las que podemos encontrar en la calle ante la mirada de todos. Sin embargo, con las librerías del gobierno y sus propias editoriales se intenta escribir otra historia. Cientos de libros son repartidos de manera gratuita como estrategia de “culturizar”. La verdad, es que detrás de esta iniciativa y de las librerías oficialistas encontramos una manera, no de sembrar cultura, sino de ideologizar al pueblo. Los títulos que se venden y distribuyen gratuitamente, como nada venido del gobierno, no goza de la pluralidad que debe tener la industria editorial. El Ministro del Poder Popular para la Cultura, Pedro Calzadilla, no se guarda sus comentarios sobre el tema y asume su realidad: “un libro es una herramienta de creación de conciencia y de desarrollo de un espíritu insurgente…”. El lenguaje retrógrado y bélico siempre presente. La mentira siempre es descubierta. La verdad es que no hay que ser del gobierno para leer textos de izquierda, así como sería una gran falsedad hablar de escasez de títulos de esta tendencia en sellos internacionales de distribución en el país. En los catálogos de muchas editoriales encontramos a autores como: Alfredo Serrano Zabala, Rius, Tim Weiner, Iván Cepeda, todos escritores de izquierda. La estrategia gubernamental muestra una clara tendencia. No a propiciar el crecimiento del hábito de la lectura sustentado en una industria editorial nacional próspera o el apoyo a la distribución de textos de todos los géneros; sino una constante agresión que debilita una industria generadora de millones de empleos directos e indirectos, hoy víctimas de toda esta amalgama de problemas, a la que se une la piratería; tema que, aunque el gobierno prometió combatir, basta con estar en la calle y ver las ventas de textos piratas ante la mirada permisiva de las autoridades. Las versiones oficiales siempre son distintas: “Venezuela está batiendo récord en la producción de libros”, ha declarado Calzadilla; quién además afirma que el Estado venezolano apoya a editoriales e imprentas. Por su parte, Christian Valles, directora del CENAL afirma: “Aquí no hay ningún sectarismo ideológico. Cada quien imprime lo que quiere”, y termina agregando: “los libros en Venezuela siguen siendo baratos. Es impresionante lo caro que son en el exterior…” ¿Cuánto ganará Valles para poder afirmar esto? La realidad se vive a flor de piel. Los libros se enfrían en las librerías sin nadie que los compre y las masas, en su mayoría, prefieren una entrada al cine antes que un libro. El problema es que no se toman cartas en el asunto y todo termina en el vendaval político. La cultura no se siembra regalando libros de una tendencia política, sino inculcando desde el preescolar y la primaria, un sano hábito de lectura. Además, el apoyo a la industria editorial debe gozar de pluralidad, porque el verdadero sentido crítico nace de ésta. La raíz del problema es profunda, por eso los resultados del CENAL huelen a “maquillaje”, pues las muestras de la decadencia de la lectura son evidentes. El problema continúa y se profundiza, aún cuando se quiera negar. La crisis de la lectura sigue creciendo. Fernando Pinilla

mayo 09, 2012

Paso a Paso Claudio Nazoa...

Acá les dejo el paso a paso de la próxima ilustración de la columna del gran Claudio Nazoa en la revista Clímax.

Caricaturas y humor...

Algunas caricaturas personales, un cachito de prueba y un poco de humor para las revistas. Espero que les guste.