Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


diciembre 18, 2014

El susurro de la mariposa

No sé cómo comenzar a contarles. ¿Cómo llegué a esto? No lo sé, simplemente recuerdo que siempre me ha gustado contar historias. Hoy, 18 12 2014, gracias a Ediciones COBO, una editorial venezolana valiente, optimista, fuerte (no por ser Superman, sino por lo terca para dejar caerse por tanto golpe del gobierno), comprometida con el país y su gente (todo es hecho en Venezuela, menos el papel y las tintas), hoy materializo un sueño, un anhelo de mi corazón y otra locura de mi mente y mi alma, de esas que me ha hecho pararme frente a un público a contar historias para hacerlos reír, o simplemente recibir amenazas de muerte por denunciar el caos de Venezuela y seguir, aun así, adelante. Gracias a Janet Salgado, una gran amiga que me contactó hace tantos años para trabajar con ellos, y a Pedro Juzgado, un editor que se ha convertido en más que eso, en un amigo y compañero de sueños, con el cual hoy les presento mi primera novela.
Sin pretensiones, espero que les guste, que la atesoren por el amor que le puse a cada letra, a cada palabra. El susurro de la mariposa es parte de mí. Gracias a todos ustedes por siempre estar. Gracias a Dios, a mis padres y a mi esposa, Dayana Márquez porque me han llevado adelante en cada paso con su amor y compañía.





Fausto Marden

2014 no se podía ir sin el nacimiento de un nuevo hijo, un nuevo miembro de la familia. Fausto Marden nació en Rio Chico mientras caminábamos por la playa Dayana Márquez y Daniel Murolo . El resto de la expedición se había quedado comiendo Doritos y tomando Sangría bajo la sombrilla jejeje (Rommel, Johanna y la negra). El mar de Venezuela, el de su sal en mi piel, me cantó al oído con el rumor de sus olas esta historia. Hoy gracias aEdiciones COBO, mi casa editorial, mi familia, un nuevo sueño, un nuevo proyecto se hace papel, y ojo, en Venezuela esa connotación es más valiosa, porque acá no tenemos papel para hacer libros por culpa del gobierno. Espero que en breve puedan disfrutar de este libro, tanto como yo lo hice al escribirlo e ilustrarlo. Gracias a ustedes que siempre están a mi lado. Dios, infinitas gracias por jamás dejarme solo.






diciembre 16, 2014

Caricaturas navideñas!!

Diciembre es un mes en el que mi trabajo, un poco más light, busca reflejar realidades y problemas de los venezolanos en este año tan difícil. Estas son algunas de las caricaturas publicadas por estos días en los diarios La Voz y La Región.













Dos del fin de semana

Dos trabajos para el diario Las Américas en Miami. Un placer cada trabajo que hago!!




Retrospectiva



Retrospectiva (Columna Trompo En La Uña, diario La Región, 14 de diciembre de 2014)b

Todos los años escribo lo mismo para navidad. Recuerdo con nostalgia las navidades en las que no habían cola, ni escasez, ni este panorama tan oscuro, y aunque el gobierno de aquel entonces era inepto, por lo menos no decían que la culpa era del robo de cerebros, o de algún dron enviado por “el imperio” para dañarnos la vida.

Hoy voy a cambiar lo que escribo cada año para estas fechas. Escribiré sobre aquello que muchos hacemos en estos días especiales. Soy de los que me gusta hacer una evaluación exhaustiva de lo hecho durante el año que termina, sobre todo porque ésta es una época idónea para eso. La navidad es un tiempo de reflexión, de retrospectiva, de análisis de lo dejado atrás, de lo que se puede mejorar y de aquello que sabemos que hemos hecho mal. Es acá que me surgen una serie de preguntas con las que reflexiono, por ejemplo: ¿Qué pensará Nicolás cuando mira hacia atrás y ve el camino andado? Seguramente pensará que lo ha hecho bien, que sus discursos llenos de metidas de pata como el “sos Venezuela”, o “Muchas gracias Nueva Esparta, estado Lara” le han quedado de perla. La nueva lógica revolucionaria es así, las cosas buenas se ven mal y las malas se ven espectacular. Mirará sus obras y dirá: ¡cuánto monte he hablado (hasta Maladroga, digo, Maradona se durmió en su discurso como bofetada a su despilfarro descomunal) y cuántas horas me he burlado del pueblo! Porque qué ilógico debe ser sentirse defensor del soberano y que el pueblo esté más jodi… que nunca. Aun así en las mentes absurdas que nacieron de la siembra revolucionaria, creen las mentiras que inventan, no conformándose con decirlas, sino sintiéndolas y convirtiéndolas en su cotidianidad.

Celebrar la navidad dentro del gobierno debe ser como un tiempo de hipocresía. ¿Se abrazarán luego de todo lo que uno sabe que ocurre en el seno revolucionario? No olvidemos el odio que describió Mario Silva y las pugnas que reveló también Giordani. ¿Cómo harán? La navidad es tiempo de sinceridad, de amor, de perdón, pero comenzando porque los comunistas no deberían celebrar el nacimiento de Jesús, es absurdo escucharlos hablar de paz y amor cuando todo lo que hacen es odiar, dividir y sembrar peleas entre las familias venezolanas fragmentadas por quince años del maestro del resentimiento… ¡el comandante intergaláctico!

¿Cómo se desean feliz navidad, si en el corazón lo que guardan es un odio rancio hacia su propia gente? Recordemos la cantidad de militantes del PSUV que han sufrido de su propia intolerancia por sencillamente disentir del credo que ahora pregona el heredero inquilino de Miraflores. ¿Cómo se puede hablar de paz y amor y recordar a Cristo cuando al pueblo lo condenan a vivir en la extrema pobreza que juraron erradicar? ¿Cómo le pueden decir feliz navidad al pueblo al ritmo que lo obligan a hacer colas para comprar hasta un miserable desodorante?

Debe ser absurdo recordar a Scrooge, el personaje creado por Charles Dickens (si es que han leído alguna vez en su vida) y mirarse en el espejo de su ambición, de su propia avaricia. Mientras millones de venezolanos deben hacer maromas con sus sueldos para tener una navidad digna, ellos visten su sinvergüencería y desfachatez de Louis Vuitton y la perfuman con Chanel gracias a los dólares que nosotros no podemos tener, pero con los cuales ellos hacen y deshacen. Finalmente viajar en navidad para sus “compras” es un paseo cuando hasta lo aviones de PDVSA  están a su disposición, siempre que lo requiera la ocasión.
¿Cómo será ver hacia tras luego de un año y saber que lo único que ha dejado tu obra es dolor, estrés, lágrimas? ¿Qué se sentirá hacer una retrospectiva, en el caso de Iris Varela o de William Ojeda, y saberse responsables de tantas muertes, de tanto dolor en hogares venezolanos? ¿Cómo será saberse responsable de la angustia de los enfermos de cáncer o VIH que no consiguen sus medicamentos por la falta de divisas y la falta de producción de la industria nacional? Sencillo, imagino que debe ser como saberse responsables de las muertes de febrero, de los dos lados, pero aun así, con sus chivos expiatorios, se han deslindado de sus responsabilidades. Son negligentes con la inseguridad y con la muerte cotidiana, así hacen con los mártires de febrero, sin importar color político, los condenaron a la muerte inútil, al olvido, convertidos en un simple recuerdo borroso en la fotocopia con su rostro en alguna pared sucia. No hay justicia sino una constante injusticia.

Es difícil vivir la navidad con escasez de alimentos y de dinero, pero creo es más difícil vivirla con escasez de corazón, de cerebro, de sentido común y de amor. Dignos de lástima los personeros del gobierno que se mienten a sí mismos hablando sus sandeces. Estoy seguro no pueden mirar hacia atrás y encontrar más que falsedad, mentiras en uno de los años más oscuros de la historia venezolana contemporánea. Lo peor es que saben y lo sabrán siempre que son los responsables. Esta navidad y este fin de año sé que al mirar atrás no encontrarán sosiego en la abundancia de su corrupción, sus vidas están repletas de tantas lágrimas ajenas, de tanto sufrimiento causado a diestra y siniestra, que jamás podrán tener paz… la paz de la navidad.

Creo antes de celebrar las fiestas deberían reflexionar y arrepentirse, porque el mundo da vueltas y las cosas cambian. Los que hoy están arriba mañana estarán abajo, porque los que hoy ríen, seguramente, mañana llorarán y es mejor es en esos momentos tener la conciencia tranquila. ¡Qué hermoso mirar atrás y simplemente ver aportes a las personas que amamos, a nuestro país! Qué tranquilidad sabernos libres de culpabilidad, pero pobres ellos, ni toda la champagne ni el pavo les quitará el sabor a hiel que deja la amargura causada al pueblo.


La vida les cobrará. 

diciembre 11, 2014

Proyecto 2015

Continuamos trabajando en sorpresas para 2015!! Junto al equipo de El Librero se viene una nueva aventura. Más adelante contamos más detalles.


Feliz de navidad con fondo de pantalla!!

¡Feliz navidad a todos! Que Dios los bendiga y les de lo mejor en el nuevo año que pronto llega. Pueden descargar este fondo pantalla y usarlo en sus computadoras.


Calendario 2015

Para los que en 2015 quieran decorar sus pantallas o imprimir este calendario, pueden descargarlo y disfrutarlo.


diciembre 08, 2014

2 más!!

Estas dos imágenes las amé realmente. El resultado me fascinó y ahora lo comparto con ustedes!! (Publicadas en el diario Las Américas de Miami)



Carta al niño Jesús



Carta al niño Jesús (Columna Trompo En La Uña, diario La Región, 07 de diciembre de 2014)b

Querido niño Jesús, en esta navidad, como siempre suelo hacer, te estoy haciendo llegar mi carta con los regalos que quiero. No sé si también quieres que te la mande por correo electrónico, twitter y faceboook, imagino que también te debes haber modernizado en este tiempo. Igual recurro al diario La Región para mandártela por acá, sé que a ellos los lee full gente, además que tienen muchos seguidores en redes sociales y puede que la veas ahí. Por favor pásame una confirmación de que la leíste, es decir te llegó. El año pasado te pedí un poco de vai…, de cosas, y ninguna me llegó. Imagino que si las mandaste por Ipostel por eso no llegaron, esa gente viene a mi casa y la de mis vecinos sólo a buscar el aguinaldo en diciembre. Si utilizaste Zoom o DHL, ahí sí me fregué, esos panas no son como FEDEX, en la película El Naufrago con Tom Hanks, ellos nada más llevan paquetes si la dirección es cerquita de su oficina. Te pido por favor no me mandes nada con esas empresas.

Mientras escribía, niño Jesús, aproveché para terminar de pensar en qué te pediría, he estado algo confuso. Obviamente me gustarían regalos normales: un Iphone, un Ipad, quizás unos pasajes a Europa, pero sé que los primeros están demasiado caros y lo último ni se consigue en Venezuela, y si los llegas a comprar fuera del país, los tracaleros del CENCOEX buscarán cualquier excusa para no venderme dólares, es decir, eso del famoso cupo. Acá aceptan sólo pasajes comprados en el país. 

Pero bueno, como te decía, no sé de verdad que quiero. Estaba pensando pedirte cositas de esas que acá no hay, pero no sé si será posible… ¿tú qué crees? Pensaba pedirte tres bombonas grandes de gas, porque PDVSA gas en Altos Mirandinos son puro cambur y pe…, digo, gases… (Espero no te pongas bravo por esa expresión que aprendí con el jefe de redacción del diario La Región, Daniel Murolo). Realmente sería útil recibir gas, pero no lacrimógeno que es el único que nos manda el gobierno, porque desde que administran el gas doméstico, pasamos más roncha que Candy Candy y Heidy juntas.

Otra cosa que me gustaría recibir serían unos 50 sacos de cemento a ver si puedo construir unas cositas. ¿Pesa mucho? No sé, por eso te digo que me digas más o menos hasta cuántos kilos puedo pedir. Acá eso es un rollo, el cemento no se consigue y aunque lo administran los rojos, la culpa seguramente debe ser de Leopoldo desde Ramo Verde. Pero no sé si será un buen regalo el cemento, así que te daré otras opciones. Espero no sea molestia traerme varios kilos de leche completa y descremada, antes producíamos hasta para tirarla en los ríos como sucedía en el pasado cuando había exceso de producción, y ahora de leche la vemos. Mi mamá siempre me dijo que era pecado botar la comida, creo ahora es realidad esa máxima, porque qué karma cargamos con la comida y ni qué decir de las medicinas.  

Si puedes tráeme varios kilos de harina pan, aunque si no, me conformo con La Lucha, que hacen unos productos buenos, aprovecho la cuña a ver si me regalan algodón de sus productos de aguinaldo. Yo no tomó mucho café pero a mi esposa y mis viejos si le gusta, así que también serían útiles. ¿Puedes traer medicinas? Acá estamos condenados a muerte sin ellas, pero no sé si puedes, conseguirlas porque no te imagino fabricándolas. Debo confesar que también me da algo de miedo que te agarren en la frontera con eso, o por alguna carretera en el país. Te pueden acusar de contrabandista, acaparador, terrorista, asesino paramilitar y si ven que eres menor de edad te mandan para el SEPINAMI y de ahí no sales derecho sino torcidito. Luego esperarían a que fueras adulto presentándote una y otra vez en los tribunales, y como suele suceder, jamás irían los jueces, aplazarían las audiencias, te pelotearían y terminarías en una cárcel venezolana, y eso acá, aunque no existe la pena de muerte, es casi lo mismo pero con otro nombre.

Pensándolo bien mejor no te expongas, son muchas cosas que faltan en el país por falta de divisas, por poca producción de materia prima y por no producir sino lástima para el exterior. Pensándolo mejor, no quiero que me traigas algo, realmente más bien me gustaría que te llevaras algunas cosas. Primeramente a Nicolás y Diosdado, ojo, a ellos les encanta Cuba, China, Iran, ¿No los puedes poner a cargo de algún pueblo por allá para que lo continúen tiranizando? No es que sea malo, niño Jesús, pero en esos países están acostumbrados a que un tipo los grite, los mande, y les quite todos los derechos. ¿No crees que allá serían más felices? Joden al pueblo, digo, molestan al pueblo y el pueblo estaría feliz. También sería útil que en el mismo saco metieras a todo el gabinete ministerial, allá serían todos una hermosa comunidad de tiranos déspotas a sus anchas, acá siempre hay gente que no los quiere y eso es incómodo… ¿viste que soy humano?

También sería útil que te llevaras la inflación, la escasez, la inseguridad, ellos se la pueden a aplicar a quién quieran por allá. También por favor llévate la pasividad de algunos venezolanos, la indolencia, el conformismo, la división, la miseria humana y por supuesto la ignorancia que nos han querido inocular y que es responsable de que esta gente nos siga dando palo y sonriamos como si nada. Por favor regálanos un año lleno de paz, de amor, de evolución y no más “revolución”, en el que la intolerancia sea erradicada porque te la llevaste en el paquete anterior.

Niño Jesús, no te molesto más, por favor avísame si recibiste la carta.

Tu amigo


Fernando Pinilla.

diciembre 01, 2014

Llegó diciembre…



Llegó diciembre… (Columna Trompo En La Uña, diario La Región, 30 de noviembre de 2014)b

Llegó diciembre y todo se vislumbra peor. Siento que perdí un año de teclear y teclear, de dibujar y dibujar intentando advertirles  lo que vivimos hoy día. Una lechuga que llegó en el mercado paralelo a pasar la barrera de los 140.000 Bs  (para dejar de caernos a mentiras con el cuento del Bolívar fuerte) y continúa subiendo como resultado de todas las mafias que creó el gobierno, de los chanchullos que han hecho con el control cambiario, pero de los que no hay un solo preso. La consecuencia la sabemos, ya es absurdo repetirla, no lo debo contar porque usted lo vive cada día cuando hace su colita por algún rubro de la cesta básica, y de la no tan básica, o cuando abre su billetera para sacar sus devaluados bolívares y pagar los absurdos precios que ahora toca cancelar cada vez que consumimos algo. Finalmente toca seguir comprando como he representado en mis caricaturas: animales de costumbre que hasta expresamos: “está barato”, cuando sabemos que lejanamente dicha expresión es cierta, pero son tan absurdos los precios que si encontramos algo, algunos cobres más barato, nos parece accesible.

Llegó diciembre y la esperanza de tener vivienda y automóvil para muchos es nula. Si tener comida, desodorante y medicinas es complejo, lo anterior es imposible. Sin embargo luchamos inútilmente contra la corriente y nos hacemos la idea en nuestra mentes que todo está bien, que vivimos y no sobrevivimos, que el país no está tan mal… ¿no viste el centro comercial ayer? En Daka y Sara hay rebajas obligadas y la gente se agolpa como hormigas frente a un caramelo. Se empujan, insultan esperando por horas para poder acceder a las súper ofertas (nada más lejano a la realidad).
Caemos una y otra vez en el juego, por negocio, otros por necesidad, muchos por aprovechar, pero ninguno sin pensar en el país, en el daño que hace dichas medidas populistas que destruyen el aparato productivo del país, a los que dan trabajo, porque es una realidad que el gobierno no puede dar chamba a 28 millones de venezolanos.

La crisis que ha provocado este gobierno, como dije los últimos once meses y los anteriores doce, y así sucesivamente, no tiene precedentes. Ya lo dijimos, por mucho menos en el pasado cayeron gobiernos, el pueblo se levantó y reclamó. Sin embargo hoy en día la pasividad y una falta de compromiso con el país son extremos. Aplaudimos que el presidente toque la tumbadora junto a costosos artistas que son traídos como parte de la vieja estrategia del “Panem et circenses”, o pan y circo, que sí nos procura el gobierno para distraer a los mas desprevenidos, a los menos comprometidos con el país, a todos aquellos para los que Venezuela solo es un lugar en el que vivir, pero no su patria. Es lamentable que en pleno siglo XXI pasen estas cosas. Escuchaba una gaita del grupo Saladillo en la que, por allá por los ochenta, describían escenarios similares a los que vivimos hoy en día, sin embargo ninguna enseñanza quedó, ningún aprendizaje guardamos en nuestras mentes. Nos sembraron la flojera, la pasividad y la falta de sentido de pertenencia. Nos usan, nos dividen, nos niegan lo básico, pero aun así nos hincamos y aplaudimos.

A ti que me lees te digo: Si lamentablemente no sientes nada en lo absoluto por tu país lo siento por tus hijos, sobrinos o nietos, porque a ellos les legarás tu ignorancia, la misma que permitió la destrucción de tu país, de Venezuela. Es lamentable que lleguemos a diciembre y la única nueva es que por fin un año no hay elecciones en el mes último. De resto sólo veo terror, desesperanza y una crónica de una muerte anunciada a la que nadie le está prestando la debida atención y que terminará, tarde o temprano, en un descalabro monumental, uno como el que vivimos pero elevado a la máxima potencia.

No te pido que dejes de celebrar la navidad, yo no lo haré. Llega diciembre y no pienso dejar de celebrarla como pueda, porque hasta durante las guerras mundiales los soldados en el frente de la batalla, en medio del fragor, hicieron un cese al fuego para celebrar el nacimiento del Señor. En la navidad de 1914, en medio del horror de las trincheras de la Primera Guerra Mundial, soldados franceses, alemanes y británicos, intercambiaron cigarrillos, enterraron a los muertos cuyos cuerpos se descomponían en “tierra de nadie” y confraternizaron en un episodio conocido simplemente como el “cese al fuego”. Aunque nuestra realidad es distante a la de aquellos pobre hombres, ciertamente no podemos dejar de robarnos la oportunidad de dar amor, amistad, de compartir y reír, porque la vida continúa mientras algunos intentan destruir lo poco que queda del país. Sin embargo la reflexión es para aquellos que en sus mentes, en sus corazones no ha estado y seguramente estará en ninguna de sus uvas, el país que pide a gritos nuestra ayuda, nuestra atención.

Únicamente te pido que reflexiones, que intentes despertar y sacar de tu corazón, de tu mente ese paño rojo que no te deja elegir, que no permite comparar, criticar y exigir. Lo he repetido hasta el cansancio estos once meses: no es cuestión de ser oficialista u opositor, sino de ser venezolano, de sentir el gentilicio y luchar con las armas que nos da la democracia, la constitución para cambiar nuestro presente y regalar un futuro promisorio, fructífero para todos por igual. No pretendo que tengas menos, yo quiero más, pero necesitamos un gobierno que nos procure abundancia y que resuelva sus problemas para poder propiciar el crecimiento del país.


Hoy reflexiona, mira más allá de lo que te dejan ver y celebra que llegó diciembre, pero no olvides que la crisis no toma vacaciones, que la semana que viene todo estará más costoso que hoy. En las pascuas no olvides a tu país.  


Fernando Pinilla