Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


noviembre 29, 2011

Incongruencias de la Izquierda



Incongruencias de la Izquierda (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 25 de Noviembre 2011)

Me encantan las contradicciones en los discursos. Ideales: base fundamental de cada gesta en la historia, y en algunos casos la excusa para mantener empresas con justificación o totalmente injustificadas. Creo que la contradicción en un ideal es la muestra clara de la carencia del mismo. Un caso claro es que son muchos los que se definen de la izquierda, y pocos los que realmente entienden medianamente las implicaciones de ser o no ser izquierdista. Hoy en día cuando vivimos en un émulo barato de la URSS, y que aún nos intentan engañar con la fantasía cansina de invasiones, submarinos, misiles, se hace evidente la falta de una claridad en lo que se cree y se vive.

Increíblemente la izquierda revolucionaria sigue estando de moda aún, más allá de los fracasos evidentes y de anteojitos de Cuba, la extinta URSS, y diariamente muestran “mezclas” de ideales que permiten ver como las contradicciones están a la orden del día en todos aquellos que en el país y fuera de él buscan justificar su permanencia en alguna lucha, legal o al margen de la justicia.
Para citar algunos ejemplos paso a hablar del señor Rodrigo Londoño Echeverry o "Timoleón Jiménez", más conocido como "Timochenko", nuevo comandante de las FARC, tras ser abatido en la selva colombiana el jefe de este grupo terrorista, (Definición de terrorista según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: Que practica el terrorismo, y terrorismo: sucesión de actos violentos ejecutados para infundir terror.) Alfonso Cano, que había heredado el cargo tras le muerte del “Mono Jojoy”, que a su vez había recibido del finado Manuel Marulanda, alias “Tiro fijo” el cargo.

La parte risible de esta historia radica en las palabras del señor Timochenko, quién aunque su ideología sigue basada en el comunismo, tal como ha sucedido desde la época posterior al llamado “Bogotazo” en 1948, cuando los grupos radicales comunistas liderados por Tirofijo, fundaron las FARC, llama a la reflexión al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tras la acción militar que terminó con la muerte de Alfonso Cano.

En un comunicado digno de Radio Rochela, el líder terrorista recriminó a Santos, cito textualmente: por "ostentar poder y mostrarse amenazante y brutal". También agregó:"aprendemos a asociar esas conductas a los seres más perversos", y añadió que "matar salvajemente a un ser humano, con métodos notoriamente desproporcionados, para pararse sobre su cadáver y señalar a otros que les tiene reservado el mismo tratamiento, tiene la virtud de producir un efecto contrario".
Lo cómico es que quién se repugna ante la violencia a la que está siendo sometida, indudablemente este grupo terrorista por las autoridades colombianas, tras su negativa a deponer las armas, ostenta un prontuario de más de 32 requerimientos judiciales por los delitos de terrorismo, homicidio, rebelión y lesiones personales. Además de una "circular roja" de Interpol. Este caballero que apela por la humanidad, es el autor del asesinato en 2003 un ex gobernador, un ex ministro de defensa, y ocho militares en el Parque Nacional Natural Puracé.
¿Cómo puede hablar de justicia, recriminar la violencia, quién desde marzo de 1982 se dedica a cobrar vidas no solo de uniformados, sino de campesinos que no colaboren con su “causa”?

Cientos de personas son víctimas de los ataques de las FARC a pueblos indefensos. Son cientos de civiles en los que se incluyen a menores de edad, así como soldados, víctimas de minas antipersonales. ¡¡Hay que ser cara de palo!!
Pero esta gente es la misma que tiene su estatua, que representa a su líder y fundador “Tirofijo” en el corazón de Caracas, en el popular barrio 23 de Enero. Las incoherencias continúan. Los que hablan de un gobierno “pacífico” liderado por Hugo Chávez, son permisivos con los homenajes a los miembros de este grupo terrorista a quiénes llaman camaradas, y por los que guardan minutos de silencio tras cada muerte de sus cabecillas. Recordemos que el presidente en alocución televisada otorgó beligerancia a este grupo terrorista en Enero de 2008.

Sin duda el arroz con mango es grave y está piche. No solo el “comunista” Timochenko, cuyo negocio real es el narcotráfico (son miles de toneladas de drogas las que produce el grupo en la selva colombiana) el que no guarda coherencia entre discurso de paz y acciones de terror, no, sino que acá mismo nuestros socialistas, comunistas camaradas del anterior, además de esa incoherencia ética con respecto a la violencia, muestran otras incongruencias a la hora de del té. ¿Quién puede ser Marxista, como se declara este gobierno y citar a Jesús, a Dios, a la virgen? Lo cómico es que los existe. El presidente se ha definido a sí mismo como profundamente cristiano y habla de Jesús como su Salvador y lo invoca como “Comandante en Jefe de esta revolución”. ¿Las incoherencias son propias de la gente de izquierda?

Hay que recordar que el primer mandatario afirmó en reiteradas ocasiones como por ejemplo en la entrevista hecha por Lucía Newman, corresponsal de CNN, el 18/08/04: “Yo no soy comunista, no tendría ningún empacho en decirlo. Si yo tuviera un proyecto marxista para Venezuela lo hubiese dicho desde el primer día en que salí a la palestra política…”, en febrero de 2010 declaró: «Por primera vez asumo y lo asumo, y yo cuando asumo, asumo. Asumo el marxismo. Lo asumo», recalcó varias veces por si acaso no lo habían escuchado bien.

Sigue siendo risible, porque es justamente Karl Marx, fundador de la doctrina comunista quién manifestó “odiar” todo dios, y estar en contra de la religión, por alejar al hombre del principio revolucionario, y por ser una invención del hombre, según afirmaba. ¿No estudió en Yaré el presidente a Marx? Lo triste es que la gente solo repite y cual veleta van a dónde apunte el máximo jefe. La única doctrina revolucionaria parece ser la del dinero, el mismo que paradójicamente también odian… supuestamente. Incongruencias de la Izquierda.

Fernando Pinilla

noviembre 21, 2011



¡¡Apagones!! (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 20 de Noviembre 2011)

Tras cada apagón comienza la misma incertidumbre: ¿será que viene enseguida?, ¿Será que viene y se lleva los equipos? No me refiero a más nada sino a la luz eléctrica, que en los últimos años ha mostrado un retroceso en cuanto a la calidad de este servicio básico. No importa dónde te encuentres, dónde vivas; así sea en una quinta, edificio o modesta casa todos somos víctimas de la desidia que ha acompañado a la nueva gerencia de la empresa encargada de suministrar la electricidad; CORPOELEC.
Como todo monopolizado por el gobierno y en nombre de la soberanía, de una supuesta plenitud en la toma de decisiones y en el desarrollo de planes de mejoras, al final se queda todo en utopías. La realidad es que mientras en los recibos y vallas se habla de 30 plantas nuevas, 465 megavatios en 2008, en 2009 43 plantas más y un incremento de 535 megavatios, sumado a cientos de promesas y números hasta el día de hoy, las muestras de mejoras son escasas por no decir nulas.
CORPOELEC se sume cada día en más ineficiencia a la hora de mantener los tendidos eléctricos y los ciudadanos somos las victimas, no solo sin el servicio en su justa medida, sino además perdiendo equipos electrónicos costosos, producto de las constantes caídas de tensión y apagones, que suelen ser muchos y seguidos.
No hay televisor que aguante, secadora o nevera a los embates de la electricidad. Como el agua descontrolada, la electricidad es devastadora y no existe siquiera protector que esté diseñado para soportar las idas y venidas del servicio eléctrico. Al final todo aparato es vulnerable ante el mal servicio, pero lo peor es que aún con nuestra inmensa calentera, nadie responde. Sí se quemó un equipo, toca comprar otro nuevo, solo si tenemos el dinero, de lo contrario nos tocará privarnos de muchos artículos comprados con sacrificio en ocasiones, y que por culpa de un mal servicio que está listo para hacer de las suyas, nos obliga a resignarnos. En todo sentido Venezuela es la tierra de la impunidad.
¿Quién responde?, ¿quién paga por el mal servicio y los aparatos dañados? Nadie, absolutamente nadie. Además de las molestias, no hay autoridad que asuma no solo los daños sino lo más básico: la responsabilidad. Estamos rodeados de seres que no ha entendido el concepto fundamental de imperfección que vivimos como seres humanos, por el contrario para los rojos, y no los de la Ávila, la perfección es una de sus cualidades preferidas y de las que hacen más alarde, imitando al sumo dios, al perfecto mayor de Miraflores, no pueden quitarse las gríngolas y solo hablan de aciertos, se olvidan de las realidades y las niegan, y para rematar se creen el cuento; la Robolución es efectiva porque hoy en día usan más tecnología. Obviamente con el paso del tiempo lo más básico es eso, no es una proeza tener un celular en la actualidad en comparación con décadas pasadas, lógicamente antes no existían. Se ufanan por resolver los conflictos que sus propios errores y descuidos acarrean, esto no solo en este servicio sino en cualquier ente que dependa del gobierno. Sencillamente se publicita lo obvio y lo justo, nada más lógico que cumplir con el deber, así sea medianamente. No es una hazaña que un árbol de aguacates de frutos… para eso está.
Sin embargo las excusas para justificar la crisis que no se puede ocultar son muchas. Hemos escuchados hablar del fenómeno del Niño, la Niña, que en muchos países causan estragos, pero acá los desmanes son de otros niños y niñas con boina roja. Pero cuando ya la excusa cae en fecha de vencimiento, es cuando se debe culpar a otros, de los que podemos recordar a: George Bush, Álvaro Uribe, la oligarquía, los malvados ricos y quizás una de las más recordadas parodias de este gobierno: La Iguana, aquel reptil travieso que se cuelga por los tendidos eléctricos y desencadena apagones nacionales. Nada más terrible que no poder asumir nuestros errores, aprender de ellos, pedir ayuda si se necesita y mejorar. No critico que fallen, sino que no enmienden, recapaciten y actúen. Somos imperfectos, pero nada justifica ser reincidentes en los errores.
CORPOELEC es como cada sueño revolucionario una muestra diaria a nivel nacional de desaciertos que están afectando a todos por igual. Por la famosa red social son miles de llamados de auxilio desde el interior del país por averías eléctricas, son miles los reportes de fallas que al final se extienden por horas, consumiendo nuestra paciencia y nuestros equipos electrónicos, y hasta la comida en la nevera, pero los afectados solo podemos callar como expliqué un poco más arriba.
Basta de mediocridad, basta de excusas, basta de hacerse los ciegos. Exigimos un servicio acorde con las tarifas que se cancelan y que son muchas veces desmedidas y exageradas, y que no van en la relación correcta costo-calidad de servicio. Algún incauto o quizás sin dinero se atrasa un mes y sería víctima de un certero corte, pero todos los días somos victimas de muchos cortes injustificados, y peor aún nadie le puede colocar el cascabel al gato. Los responsables son intocables, están blindados ante los reclamos, así sucede en gobiernos como este que no aceptan que existen más opciones, opiniones y la pluralidad. No olvidemos que el mundo no gira en torno a nadie.
Mientras escribo esto, tecleó con rapidez y guardo con frenético desespero el archivo, son muchas las veces que mientras realizo mi trabajo soy víctima como miles de un apagón que me hace perder tiempo, y me hace retroceder, al final debo retomar todo de nuevo, luego de respirar profundamente, contar hasta 100 o 1000 o hasta donde más pueda, porque no existirán respuestas ni mejoras, es un cuento de nunca acabar… un momento… está espabilando el bombillo, ay no…

Lo siento… se volvió a ir la luz.

Fernando Pinilla

noviembre 14, 2011

Sí se puede...



Sí se puede (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 13 de Noviembre 2011)

Hasta hace unos días no sabía quién era Maickel Melamed. Realmente debo confesar que le pregunté a alguien cercano quién era este señor, y qué lo hacía tan nombrado. Digamos que por un momento tuve flojera de “googlear”, si la Real Academía de la lengua española me permite usar este vocablo muy de moda por estos días. La respuesta no llenó mis expectativas, por el contrario sembró más dudas, ya que la persona que consulté no supo explicarme la situación de Maickel. Fue cuando un portal conocido de información “twitteó”, (otra palabra que anexo a la gruesa lista que se está haciendo de uso frecuente por la proliferación del uso de las redes sociales) un perfil detallado de lo que hacía que el señor Melamed fuera tan nombrado, al punto que la mencionada red social del pajarito, no tenía un tweet que no guardara relación con algo que realizaba este interesante personaje.

Ya muchos de ustedes saben a qué me refiero, no estoy abriéndoles un mundo desconocido, pero igual explico un poco. Un venezolano de 36 años intentaba culminar la conocida Maratón de Nueva York, tradicional competencia que se realiza desde el año 1970 por las calles de la gran manzana y en la que se recorren para ser exactos; 42.195 kilómetros de trayecto, con un promedio de 25.000 a 30.000 participantes por año. Ciertamente aunque no es la carrera más importante del mundo, ya que ese sitial lo ocupa la maratón de Londres, es una de las pruebas élites por lo que representa y el alcance de espectadores en vivo y a través de los medios de comunicación e internet. Sin duda todo un reto para cualquier deportista, pero el asunto no muere ahí, ya que Maickel Melamed no era cualquiera de esos 25.000 o 30.000 participantes, y no es que por ser venezolano es un caso particular, no, sino que este caballero fue víctima de un accidente tal vez macabro e increíble, ya que al momento del su parto el cordón umbilical prácticamente lo estranguló y durante siete minutos su cuerpo no tuvo flujo de oxigeno lo que le ocasionó un retraso motor, que por el contrario de cortar una vida, con este nefasto incidente nació una esperanza.

Tras 15 horas y 27 minutos, Maickel cruzó la meta no como el ganador de la prueba oficialmente, pero sí de su propia prueba, y más aún de la prueba de cada uno de nosotros. Aquel al que los médicos no le daban más de 36 horas de vida, una vez más le daba una bofetada al infortunio como cuando negándose a ser alguien “especial” se graduó de abogado, vivió en Londres solo y se hizo terapeuta Gestalt.

Ese era aquel desconocido para mí hasta hacía algunas horas antes del momento de terminar la proeza de aquella gesta de esperanza y amor por la vida, en la que declaró con entusiasmo: “Dedicado a todos aquellos que creen, sueñan y van en búsqueda de sus sueños”. Pero mientras miles de personas admirados por la voluntad de alcanzar las metas de Maickel le manifestaban su apoyo y admiración, no faltaron quienes como el periodista de Telesur Manuel Anteluiz, que usando su cuenta de twitter flacuchenta de seguidores, intentaron desvirtuar el logro de Melamed, y figurar y acaparar algo de atención. En una serie de tweets que desencadenó el rechazo inmediato de propios y extraños, Anteluiz llamó “show morboso” la participación del venezolano en el maratón de Nueva York, pero no conforme, tiñó su ataque con tintes racistas, resaltando el hecho de los orígenes judíos del atleta de manera antisemita y llamándolo “moda”, por según su mente distorsionada y cargada de odio, ser “judío, millonario y mediático”. Luego de recibir una montaña de insultos, intentó justificar su acción pero ya era tarde; mensajes como: “espero que su próximo reto no sea un show por internet, y escale el Himalaya para seguir inspirando” terminó por convertirlo en el blanco del odio colectivo, pero peor aún para su plan; no conseguir ganar seguidores en la mencionada red social.

Y me pregunto luego de leer la historia de Maickel, luego de ver su sacrificio en nombre de dar un ejemplo y no ser como el supuesto “periodista” de Telesur, que no aportan nada a la sociedad y su vida languidece en las miserias del rencor, la envidia y la ignorancia que ha sembrado un gobierno déspota: ¿Qué le molestó de la proeza de Melamed? ¿qué les disgusta a aquellos que por el contrario piden hoy la liberación de Ilich Ramirez, mejor conocido como Carlos El Chacal, confeso terrorista y asesino, alegando un supuesto “secuestro” por parte de las autoridades francesas? No justifico las ofensas hacia aquellos que no apoyaran al venezolano en Nueva York, y que por el contrario se dedicaran a ofender y burlarse de él y de aquellos que manifestaban su admiración hacia un compatriota que no le roba la vida a nadie, sino les regala esperanza, diciendo a las personas con discapacidad y a los que no las tienen por igual; sí se puede.

Ciertamente vivimos en una sociedad ambigua y de doble discurso por parte de todos, muchas veces no vivimos lo que predicamos, pero con actos como el de Maickel Melamed, se abren puertas de reflexión. Son actos llenos de valor y de superación los que no dicen que sí podemos ser mejores, que la esperanza no se pierde aún en los días más oscuros y que por el contrario una sola gaviota rompe el refrán y sí hace verano, sí hace la diferencia.

Cuando finalizamos casi un año más y seguimos caminando por la cuerda floja, por la incertidumbre del futuro, Maickel Melamed nos dijo que superemos la mente corta, que superemos los miedos y las diferencias, y que nuestro corazón lo coloquemos en un Venezuela nueva y posible, al final como él mismo dice: “nada es tan grande como para no intentarlo”

Fernando Pinilla