Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


mayo 31, 2010

Independencia Femenina




Independencia Femenina (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 30 de Mayo)

Al mirarte en el espejo, reconoces el reflejo que observa con un aire de seguridad. Es lo que siempre quisiste ser, o por lo menos eso tratas de repetir a regañadientes, para convencerte a ti misma, que no te has equivocado. Eres una mujer exitosa, y la palabra éxito no siempre va ligada al dinero, aclaro, pero lo eres. Inteligente, segura, independiente; tu palabra favorita. No dependes de un hombre para nada, eso solo se utilizaba en el pasado, un tiempo retrógrado, de concepciones equivocadas, donde la mujer era vulnerada, doblegada, por el machismo, tu archirrival, hoy vencido por la firme victoria del feminismo. Aquel tiempo donde Pedro Picapiedra, el modelo del macho gritón era la norma, hoy es historia patria.

Hago esta introducción, para ubicarnos un poco en el tema de esta semana, nuevamente desde la perspectiva del pañito de lágrimas recurrente de mis amigas y de alguna, no tan amiga. Mi idea no es usurpar el lugar de mis panas de Dos Cuaimas y Un Bicho, para nada, espero no exista resentimientos, si de vez en cuando toco temas que ellos manejan mejor. Espero no les suceda como a un miembro del PSUV de Los Teques, que parece guarda cierto resentimiento hacia mí, por una caricatura suya en la que luce unas mayas de lycra.
Pero retomando el tema, esa eres tu mí querida amiga. Una mujer que sabe lo que quiere en esta vida, que conoce sus tiempos, que tiene todo fríamente calculado en su mente, nada se le escapa. Fácilmente podrías trabajar en el Pentágono o inteligencia del tan despreciado imperio, y no lo digo en un tono sarcástico, como suelo hacer, estoy convencido de eso.

Has demostrado que eres competente, y que puedes hacer más cosas que el hombre, y no solamente mayor cantidad, sino que cosechando mejores resultados. Combinas a la perfección el arte de tu feminidad, con los pantalones, símbolo inequívoco en el pasado del poder masculino, hoy concentrado con éxito en tu mano.

Sin embargo, algo no está del todo bien. Esa independencia que tanto profesas, de la que tanto te enorgulleces, parece atentar contra tu vida sentimental. En pocas palabras te sabotea sin que te des cuenta. Te preguntas una y otra vez, ¿cuál es el motivo de los fracasos sentimentales?, ¿cuál es el motivo de tu soledad?, porque al dejar de mirarte al espejo y regresar a tu habitación, encuentras… nada. Y esa “nada” es grande, y hace ruido la muy desalmada. Te acompaña en el desayuno, y en las noches en tu cama, justo en ese espacio que tanto sueñas con que esté lleno, y que suele estar helado, más frío que una cubeta de hielo, y ni que uses el secador de cabello para calentarlo, lograrás tenerlo como quisieras. Esa “nada” lucha y se debate con tu independencia que te grita desaliñada y alterada, que estas bien, que tienes el control de la situación, que no lo eches a perder, que no seas lo que otras en el pasado, mujeres pusilánimes e inseguras, tu no, tu eres la “papá de los helados” pero con cabello largo, y te grita cuando te auto estabilizas, que mejor sola que mal acompañada, y no es que no sea cierta esta máxima, pero como todo en esta vida, es relativo.

Ese exceso de independencia, de “masculinidad” en tus acciones, en tu forma de encarar tus relaciones sentimentales, te ha llevado a ser vista por los hombres que te rodean como una opción descartada, tu independencia sin querer, viene a ser un repelente natural, que te protege de muchas cosas, pero que te deja más sola que Tom Hanks en la película “El Naufrago”.

Eres fuerte e indomable, tan segura entre comillas de ti, que ninguna relación en el pasado parece marcarte y sabes que la única forma de formalizar algo, sería con aquel hombre que reúna toda la lista de características, inalcanzables, que tienes escritas en un rollo de papel de tres metros de largo, en tamaño de letra nueve.

Pero los días pasan y el esperado dechado de virtudes, que pueda convivir, no contigo como pareja, sino con tu independencia y el respeto hacia tu espacio, no llega. A diferencia de ustedes, el hombre no sufre en la gran mayoría de los casos, de ese complejo de mártir, de estar con la persona que le desvela, que les expropia la paz, que le da tema para quejarse cuando se reúnen un grupo de amigas a hablar mal del canalla, que solo las usa sexualmente, pero no se ocupa de sus sentimientos, no para nada, el hombre no es masoquista en la regla general, y no desea involucrarse con ese alguien que es más “macho” en su independencia, y en esa forma de hasta referirse a una posible víctima sentimental y sexual, que ahora usan muchas para demostrar el poder; Ya tu no me… a mí, bichito, yo te veo, y si me gustas, yo te… a ti.

Pasan los treinta, y algunas, o siguen pegadas con el patán que las hace sufrir, porque en el fondo se sinceran y saben que les gusta eso, o si no, la super independiente, la mayor feminista de la historia, la que venció a su hermana, a su prima, a sus amigas, ancladas en el martirio de disfrutar ser doblegadas e ignoradas por su macho dominante, continúa su andar sola, deseando muy en el fondo, ser esa que tanto critica y evita, pidiendo a gritos que son silenciados por su independencia y natural necesidad de respeto hacia su espacio, la redención de parte de un mesías que las use como a sus burladas familiares o amigas, o de uno que de verdad las ame y las respete.

Calmada la vorágine de sentimientos, pensamientos, anhelos, frustraciones, colocas la vista nuevamente en la pantalla de tu laptop, en tu oficina, y miras a los lados. Tienes el control, tu independencia te dio todo eso.

Fernando Pinilla

mayo 24, 2010

Enamoradas del Patán



Enamoradas del Patán (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 23 de Mayo)

Me van a odiar, lo sé, pero de verdad hoy dedicaré mis líneas, y no las de Chávez, a un tema que nada tiene que ver con lo político o social en nuestra amada, pero cada vez más deteriorada nación, aunque algunos digan que esto último, solo sea una “sensación” inventada por la oposición. Me salió un verso sin esfuerzo.

No soy especialista sentimental, ni psicólogo, ni siquiera puedo considerarme un experto en el tema, pero estos hombros, y este pechito, han sido el pañito de lágrimas de muchas mujeres, que se han acercado a desahogar sus desventuras sentimentales, para con este, su amigo incondicional, lo que me da licencia para disparar mis candentes opiniones.

Pacientemente cual cura en confesionario, he dedicado largas jornadas en un café, sus casas, sus oficinas, sus carros, o sea por teléfono, mensajes, facebook y Messenger o cualquier medio existente para comunicarnos entre los seres humanos, y así escuchar historias de la vida de muchas mujeres. Últimamente estoy ensayando con señales de humo y ya estoy habilitando un servicio de palomas mensajeras, para ampliar mi espectro de atención sentimental para mujeres entre 25 y 45 años… ¡llama ya a los teléfonos que ves en pantalla!

Con cada historia que escucho y logro analizar, y llevármela en mi mente por horas estacionadas o mejor estancadas, como la economía venezolana, son muchas las teorías que pienso y analizo sobre el accionar en cada una de sus vidas, que me muestra a valiosas mujeres que aprecio, encerradas en un comportamiento repetitivo, de escenarios distintos y personajes variopintos, pero con la misma tendencia autodestructiva y el mismo tedioso final.

¿Hasta cuándo veré mujeres hermosas, inteligentes o como mínimo simpáticas enamoradas del tradicional patán? Mujeres capaces de conseguir lo que se les antoje en la vida, enfrascadas en relaciones de pareja, sean novias, esposas, amantes o simplemente buscando partido, pero con el mismo tino, de siempre escoger al patán.
Sí, ese mismo, no me mire con esa cara, usted mi apreciado lector/ra, que seguramente si no vive lo que menciono, por lo menos conoce un caso, cercano o alguno no tan cercano, pero, que sabe de al menos uno, lo sabe. Yo por mi parte llevo en mi consulta como veinte.

El caso es tan repetitivo como los desatinos del gobierno todos los días, que ya ni sorpresa causa. Cuando se me acercan con esos ojos rojos, la nariz del mismo color, sin ser Rodolfo el reno, ya espero impacientemente, el nombre del patán, porque eso es lo que cambia, y como dije el escenario. Pero si sacas los patrones de cada uno de los hechos y del propio comportamiento psicológico de los involucrados, y haces transparencias con ellos, cuadran casi a la perfección. Esto último al mejor estilo CSI, yo uso la tecnología en el beneficio de mis amistades.

El expediente habla de una mujer, que como ya dijimos, puede ser soltera, casada, amante, que se enamora de un hombre que según ellas las hace sentir mujeres y las llena, pero que al final están tan vacías como el Guri. El hombre que puede ser un profesional o un obrero, se comporta de formas parecidas. Está dispuesto mientras exista interés o algún beneficio, en darles una buena dosis de supuesta, “buena cama”, sin embargo, aunque ellas se engañan en creer, luego de estar enviciadas y obsesionadas con la historia del hombre que las llena en las artes sexuales, pronto se dan cuenta, que están solas, tanto o más que ratón en PDVAL.

La falta de interés por sus asuntos, la falta de detalles, las constantes peleas, las llegadas en la madrugada, en el caso de los matrimonios y concubinatos, la pérdida del caballero en los otros casos, que no existe mensajes, ni teléfonos, ni pin blackberry para ubicarlos, terminan por convertirlas sin querer en unas mendigas de amor, mendigas de atención, esclavas de los planes más descabellados y audaces para hacer que su gran amor, porque lo es, (repiten obsesionadas) corresponda de una forma tan entregada como la de ustedes, a su sentimiento.

No pueden mirar a los lados, como caballos con gríngolas, se graban en la mente al estilo ¡uh ah! Que repiten los fieles seguidores de Huguito, que no creen en otro credo que no sea el pronunciado por el mesías rojelio, que ese hombre las ama, a su estilo; abstracto, seco, sin detalles, pero las ama. No importa que lo que ustedes piensen y sientan ocupe el duodécimo puesto, en las prioridades de ellos.
Los justifican, al final ellos son las víctimas, y pasan a inventar excusas a sus comportamientos que solo ustedes imaginan, hasta sin querer pasan a decir lo que ellos, seguramente están pensando.

Al final de cada historia, y no porque termine sino porque en el camino hacia al infinito repetitivo, algunas quizás despiertan y por dignidad o cansancio sale de ese embrollo, pero que lamentablemente, cuando la vida les da una nueva oportunidad de elegir, terminan tomando la misma opción, solo que con cambio de cédula y nombre del caballero. Un nuevo patán, pasa a ser el martirio, el que les expropia su paz, sus fuerzas, su sueño y hasta su alegría. En el fondo saben que está mal, en el fondo saben que no vale medio, pero no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Al caballero detallista, romántico, que existe, a ese no lo toman como una opción, sencillamente lo ignoran. La relación para hacerlas felices debe tener sangre, sudor y lágrimas. Terminan despreciando el lomito por pajarilla, escudadas en el cuento, que lo explican de varias formas pero que en realidad dice que el hombre las debe “dominar”, hacerlas sentir mujer, para sentirse protegidas, elemento muy cierto, pero que termina confundido y distorsionado. Una cosa es un hombre en toda la extensión de la palabra que domine y “sea varón”, como le dijo Uribe a Hugo, y otro uno que las humille. Valórense, no es lo mismo dominar que humillar.

Fernando Pinilla

mayo 17, 2010

Cual niños malcriados...




Cual niños malcriados (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 16 de Mayo)


Cuando veo los ataques contra las personas que no opinan en la misma línea que el gobierno nacional, me traslado a mi niñez. Recuerdo aquellos años inocentes de este servidor, que sobrevivía en aquella selva hostil infantil, porque hay que ver que no existe nada más cruel que un niño. Ahora imaginen y visualicen una manada de niños en una escuela, o vecinos tuyos, que jugaban sin el control de sus padres, los veintiúnicos que podían ejercer cierto control sobre ellos.
La imagen es apocalíptica, el enjambre de mocosos crueles, que tenían varias características notorias. Entre ellas y repetitivas, el ser malos perdedores. Sí, no hay nada más cómico que un niño mal perdedor, de esos que cuando juegan futbol y van perdiendo, recogen su pelota, y dicen, no juego más, y se van molestos (me recuerda a alguien). Otra de esas características desagradables que se podrían enumerar y describir sobre aquellos que son considerados imagen de la inocencia, es el típico caso, del niño que habla de un tema, y cuando no lo puede mantener, pega cuatro gritos, ofende y se va.
Pero un momento, eso último me recuerda algo, ¿qué es? ¡ah, ya se!, esta característica, esta mala maña, de no saber respetar las ideas ajenas se repite en adultos. No solamente en Venezuela, sino en cualquier parte, porque sería un error mío decir, que somos únicos en eso. Somos únicos en muchas cosas, en corrupción, preparando una buena reina pepiada, pero en eso no.
Lo que sí es una realidad innegable, es que esa característica se repite en muchas de las personas del gobierno, para ser educado y no darles otros nombres que podrían acarrear problemas a mi persona, y aún más triste que abajo y bien abajo, sus seguidores que no reciben lo suficiente para justificar tal lealtad, porque la mayoría no agarran ni airecito de los buenos vientos que disfrutan, los señores todopoderosos del Olimpo colorado, se dedican a defender lo indefendible, justificar lo injustificable, y al no poder hacerlo, porque nos quieren vender una mentira de arriba, no pueden fundamentar sus ideales en pruebas reales y tangibles, y terminan mas descontrolados que cantante de rock pesado.
El problema, para los que no entienden, es que usar la violencia física y verbal, el no poder discutir y expresar tus ideas en un marco calmado, en un ambiente de respeto de ideas, y no en un ring de pelea, o una gallera, es una muestra de intolerancia tremenda, y sencillamente dice, que lo que tanto defiendes o quieres imponer sencillamente es falso.
¿Cómo se puede fundamentar una mentira en algo sólido? ¿Cómo defender lo indefendible? No existe manera, es la respuesta. Podrán traer a Stephen Howking, el físico ingles, a Gabriel García Márquez, al Doc de la recordada película Volver Al Futuro, y lamentablemente, ninguno ni todos juntos, podrían ayudar a defender aquello que no tiene razón.
Pero es que en definitiva, o uno está muy ciego, o si no es así, tienes resentimiento y odio en la mente y el corazón, que viene siendo peor, y termina de echar por tierra cualquier teoría de defender una Robolución, por amor a Venezuela.
Esto explicaría muchas cosas, incluyendo la actitud desagradable de ofender (líderes y seguidores) a cuanta persona respire y piense distinto, pues para ellos todos deberíamos ser fabricados en China, con un chip de 16MB para no desarrollar mucho, con un solo mensaje… viva la revolución…
Su actitud de ofender, de denigrar y agredir de cualquier forma posible, realmente me recuerda a tantos niños, mocosos todos, que terminaban con esas actitudes irracionales propias de edad, y hasta imagino que muchos dirían, es que son unos niños, ¡¡tan bellos!!, pero que en el caso de los adultos, ¡por Dios!, lo que realmente dan es vergüenza.
La ofensa es la prueba de la persona que no tiene razón, porque si pudieras defender tus ideales, de forma orgullosa lo harías con una sonrisa y con las pruebas, y no escupiendo palabras y groserías para justificar lo injustificable.
Ustedes se preguntarán mis lectores amados, ¿a qué viene este tema?, la respuesta la pueden encontrar en las ofensas que lanzan seguidores Rojanos enardecidos, fuera de sus cabales por chats, twitter, foros, mensajes de texto a canales opositores, llamadas a estos mismo últimos, cada vez que se plantea una idea contraria a la que se quiere que llevemos en el chip de 16MB made in China, sin olvidar el propio lenguaje, falta de respeto muchas veces y acciones agresivas de dirigentes, que ni siquiera saben debatir.
Creo sería convenientes unas “primarias” entre los líderes y seguidores colorados, pero no el método de elección, no, me refiero a que asistan a la primaria para que les enseñen, buenos modales, educación, valores y normas para debatir y discutir. No puede ser que aspirantes al parlamento por parte del partido del gobierno, ni siquiera sepan respetar las normas del buen hablante en un conocido programa matutino de opinión del canal de la colina, donde últimamente se toman temas de interés, para que candidatos a la asamblea de tendencias opositoras y oficialistas den su opinión
Me da pena ajena, de verdad, que ni un turno para hablar respeten, y terminan perdiendo los estribos y casi que pegando gritos al estilo Pedro Picapiedra. Ya me imagino el gallinero, si esos amigos, “damas” y “caballeros”, insisto en llamarlos así, para no terminar “encanado”, llegan a la asamblea nacional, y algún opositor se levanta a decir, así sea una coma, en contra de lo que ellos consideran la verdad absoluta.
Señores, se piensa distinto, hay diversidad, existen más sabores para los helados que chocolate, ron pasas y mantecado, es así. No se proyecta una sola película en los cines, hay varios equipos de beisbol, y sencillamente no pensamos iguales todos, pero eso no me convierte en su enemigo. Respetemos las opiniones, no importa que quizás, no vengan de quien los llame “camarada”, también son válidas.

mayo 10, 2010

El Regalao...



El Regalao (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 09 de Mayo)

Nos encanta el regalao. Sí, definitivamente es un problema que tenemos todos los venezolanos y que no hace exclusión, no va en que seamos rojos rojitos o azules azulitos o amarillos amarillitos, o cualquier color que podamos encontrar en la amplia gama que existe. No importa tampoco la religión ni el color de nuestra piel. A todos nos gusta el regalao.

Hace un par de semanas llevaba mis carpetas para solicitar el cupo Cadivi, proceso sádico, conocido como la vía dolorosa. Como de costumbre llegué sumamente temprano, para evitar las inmensas colas que se suelen formar en los bancos nacionales, excepto en el Venezolano de Crédito, donde dicen que las horas entran en zona de estática, del aburrimiento total que hay en las cinco sucursales con que cuenta dicha entidad bancaria.

El asunto es, que a no ser que estemos demasiado molestos con nuestra existencia, el venezolano siempre es dado a comenzar tertulias en estas colas. Porque nos encantan las colas, aunque digamos que no, pero ese tema lo tocaré otro día. Para seguir con el relato que les traigo en esta mañana, comencé a escuchar a la gente hablar, porque a este servidor no le gusta lanzarse al ruedo de primero nunca. Que prueben otros y si el ambiente es seguro, propicio, entonces si me lanzo yo. Y claro está, comenzar una conversación, necesita de buenos argumentos para lucirse y que digan, ¡¡wow!!, así somos todos, no se caigan a mentiras.

Dos señoras que estaban en la cola, de esas típicas que se ve que no tiene más nada bueno que hacer, comienzan a hablar, de las caraotas, del nieto que se embuchó la semana pasada, de cómo está de cara la vida y luego caen en un tema y comentan sobre algunas actividades culturales que se desarrollan en el municipio.

La cosa para no extenderme, es que empiezan a decir que son unos ladrones en esa alcaldía, que como es posible, que tanto el gobierno nacional, como el gobierno regional deberían subsidiar todo, que no puede ser que ella pague para que sus nietos realicen una actividad. Hablan de la cultura, el pato la guacharaca, que moral y luces son nuestras primeras necesidades, y ahí se extendieron a destruir cualquier iniciativa y a afirmar muchas cosas. Fue tanto el veneno que se regó, que preferí mantenerme alejado de dicha conversación, ya que dudo que tengan suero antiofídico en los puestos de salud cercanos, y preferí concentrarme en el “calvario” que me esperaba para solicitar mi cupo Cadivi.

Lógicamente parado por tres horas en una cola, para que luego me devuelvan las carpetas porque firmé con bolígrafo azul Papermate y no Mongol, fue mucha la reflexión que hice sobre un tema, que dejaron en el tapete ambas señoras y las demás personas que se juntaron a devorar y exigir, todo; ¡regalao!

Qué mala maña nos sembraron nuestros abuelos y nuestros padres, y muchos la mantenemos, como dije anteriormente no importa ni la edad. Y en un país que se ha acostumbrado de un lado de las tendencias políticas, un poco más colorada que la otra, al regalao, no es de extrañar en algunos de estos individuos, ya que es normal, aunque de verdad detestable, pues no hay nada más tragicómico que ver a muchos esperar su bolsita, su “kit bolivariano”, su pasta de mala calidad, su sardina en lata, y una bologna, que aún no se define con qué tipo de carne se elabora. Pero en fín, es normal que nos dejemos comprar con migajas, y creo eso no solo de hoy, sino de cualquier parte y por cualquier cosa, como con las famosas láminas de zinc y bloques que regalaban en el pasado AD y Copei.

Ódienme si quieren, estoy preparado, pero que triste ver a gente decente, gente trabajadora, pensar que todo debe venir por añadidura y sin hacer nada a cambio. Terrible pensar que los gobiernos, sea el nacional, regional, sea chavista u opositor, están en el deber, obligación de regalar todo. Lógicamente es sabroso que de vez en cuando con la realamentazón que recibe Venezuela, nos den algodón gratinian, sin embargo, sabiendo por ejemplo, que las gobernaciones y alcaldías, que no se muestran de acuerdo con el socialismo del siglo XXI, casi que viven en la austeridad, y pasando más hambre que ratón en ferretería, y aún más real e innegable que muchos de sus programas deportivos y culturales, se mantiene por autogestión, es casi una chavada, (propio del Chavo del 8) criticarlos si cobran 20 o 40 Bsf por entrar a alguna actividad, o 100 Bsf mensuales por participar en deportes, clases, o talleres, cuando así lo requiera la falta de plata para mantener y pagar servicios e instalaciones.

Es también real, que es más rico cuando te dicen: no señor, usted no tiene que pagar nada, es gratis, y además es bueno. Pero la realidad es que esas palabras, solo existen normalmente en nuestros sueños. Nuestra verdad es otra, y lamentablemente aunque a mucha gente le encante el regalao, seamos sinceros, también da pena.

El problema es que está arraigada la enfermedad de lado y lado, rojos y desteñidos. La condenada se escurre por entre cada parte del organismo, más fastidiosa que la gripe. No la porcina, porque uno no tiene complejo de Porky, pero hace que esperemos que los gobiernos nos den todo, que casi nos lleven la cucharilla a la boca, y vivimos ansiando única y exclusivamente que sea así, y de ahí se derivan muchas de nuestras miserias, sin ofender a nadie. Mi pregunta es: ¿Hasta cuándo?

Mi reflexión es: señores el regalao es bueno, pero no seamos pichirres. Yo por lo menos amigo lector, no me pienso quedar esperando dádivas, y creo que uno debe ser justo, ante la cruda situación que se vive en muchas alcaldías que trabajan con las uñas y dientes, e igual si no fuera así, que feo es querer todo regalao.


Fernando Pinilla

mayo 03, 2010

¿Unidad?…



¿Unidad?… (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 02 de Mayo)

¡UNIDAD!, o eso parece… esas pueden ser las palabras con las que resumimos los últimos acontecimientos ocurridos en los pasados días, en mi siempre bien ponderada, amada y casi idolatrada mesa de la unidad. Mi idea no es destruir a nadie, o por lo menos no directamente, uno no sabe en qué momento lo quiebran por sapo, bocón, salidito, o como quieran llamarme, pero como siempre intento en mis interesantes escritos, que han logrado convertirse en un refrigerio para ustedes (llámese mi familia y mis amistades) que me leen asiduamente, es ser un espacio de reflexión ante los hechos, y para eso recurrimos a ellos, para sacar una perspectiva distinta de lo ocurrido.

Lo lograron muchachos, (no te creas lo de “muchacho” Ramos Allup, es cortesía) por lo menos en la fachada que se creó para decir a Venezuela y los panas de los diablos danzantes de puente Yaguno, que hemos vencido las diferencias y que todos con un corazón amplio, noble y desinteresado, que lógicamente no puede ser el de ustedes, cuando muchos son los mismos chicharrones refritos de los mismos fracasos políticos de la cuarta y de la quinta, han unido sus esfuerzos saltando diferencias, por un bien común al estilo comunidad del anillo, y como objetivo vencer al señor Saurón moderno, el que vive en Mordor, en su palacio de Miraflores .

La realidad es otra, aunque muchos difieran de este concepto y hasta puedan llamarme cómplice de los rojos rojitos para destruir la unidad, y créanme que el apartamento en Miami que me dieron de pago, no ha pesado en nada para realizar mis campañas de humor gráfico y ahora por acá (Es un chiste, malo, pero lo es).

Entre peleas, acuerdos ilógicos, candidatos impuestos, como uno que fue dispuesto para ejercer funciones en representación de un circuito, en el que no gozaba favoritismo ni aceptación. Que más increíble aún no pertenecía al mismo, y para más riñones, ya había participado en otros comicios, aspirando otros cargos, de los cuales salió fue ponchado y a swing completo, pero al que no pienso nombrar, son muestras de una inmadurez política de dimensiones incalculables. Peor aún es jugar con nuestra necesidad, nuestra ansiedad de salir del “que no debe ser nombrado” y casi en un juego de manipulación, dejarnos en tres y dos, a sabiendas que lo que será, aunque no es el deber ser, por cómo se manejan las cosas.

El hambre de salir de este juego macabro, nos hará a muchos comer pasteles de arena, sin ningún adobo o relleno aunque sea con tal de ver “al que no debe ser nombrado” dar paso a un cambio radical. Es decir, son unas mentes, son unos vivos, como dirían algunos, la llamada “viveza criolla”.

El juego es inteligente por parte de muchos, pues creo algunos aún califican en decentes y creo más sensatos que esa vieja camada, ya añeja de más, casi ya a punto de vinagre, de la vieja guardia y de la política fraudulenta que tan pocos resultados ha traído, o por lo menos no para nosotros, porque “panas” como el señor Rosales si obtuvieron muuchos resultados positivos para sus intereses y porque no, sus bolsillos… y si me matan, o si me muero…

El juego pensado en colocar fichas vencidas, batesquebrados y todo político fracasado o ya quemado casi en carbón para parrillita, es la estrategia, el plan que se ejecuta conociendo que como dije ya unas líneas más arriba, es casi un tiro al piso, y la oportunidad para estas joyas, de darle el premio que les ha sido esquivo por años, y no porque el oficialismo fuera adversario, hace mucho tiempo que esos panas son simples observadores, tan malos por ser de esa misma camada de buitres de lado y lado, unos con un poquito más de kétchup que los otros en la ropa, pero en esencia lo mismo, sino que la realidad de su fracaso es otra, y es que el pueblo si ha madurado o en buena parte, y no creemos en propuestas vacías y ya caducas, o que solo pretenden como diría el buen Conde del Guacharo, seguir en el juego Rojelio de solo tocar “arpa” es decir, todo pa´ mi.

Sé que entre los elegidos hay gente buena, a ellos mis respetos y apoyo y deseo que de verdad, no se vicien y se vean en el espejo de las malas políticas, pero sobre todo de nuestra historia, hoy más latente que nunca. A los otros, no nos engañemos viejitos, ustedes sabes quienes son, esos que se impusieron a la voluntad del pueblo, que negociaron, que tracalearon, tranquilos, que el disfrute será corto, y el pueblo venezolano se los cobrará, ¡ay papá, mira que eso no tarda!

Verdaderamente la unidad requiere sacrificios como se pasó mucho por twitter en estos días. Será un sacrificio votar para tantos, por aquellos nefastos personajes que no representan cambio, ni el camino que muchos quieren recorrer, una vía no cimentada en la mentira, sino en la pura purita, mero merita verdad. Hoy esos personajes enarbolan una bandera que creo les pesa más que matrimonio a la fuerza, que les queda más grande faldón de bailarina de joropo.

Lo importante es que algo se avanzó, aún cuando en el nido siguen algunos de éstos buitres esperando para comerse al que se resbale, y mira que están como caimán en puerto, para explicar, esperando que algo caiga pa´ darle muela.

Sin embargo la senda se recorre, y hay muchos que a corto o mediano plazo pueden ser alternativas jóvenes, distintas y no manchadas con el fracaso, una generación para clasificar a ese “mundial” que se llama democracia. A los balurdos, disfruten de las mieles ahora, porque no nos usan ustedes a nosotros para lograr su objetivo, es a la inversa, y estén seguros que cuando no los necesitemos, sabremos prescindir de su servicios, total, los políticos están al servicio del pueblo.


Fernando Pinilla