Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


abril 23, 2014

Les presento a FOLIPE!!

Desde que era un niño me ha llamado la atención los perezosos. Estos simpáticos animalitos son comunes en los Altos Mirandinos en Venezuela, y desde que llegué acá en el año 87 (tenía cuatro años), he visto mermar su población y los bosques en los que hacen su vida. El culpable no podía ser más nadie que nosotros mismos. Desde hace años, y en especial los últimos meses, he venido dando vueltas en mi cabeza a una serie de proyectos en los que los folívoros (especie a la que pertenecen los perezosos), sean los protagonistas.

Uno de estos proyectos que quiero adelantar, y espero poder mantener aun con la presión del trabajo, es un tira cómica en la que el protagonista es un perezoso de nombre, Folipe. Acá, humildemente, les presento el primer número que espero no sea el último.


Más caricaturas...


Algunas caricaturas de las últimas semanas.











abril 07, 2014

Un poco de marzo y abril...

Varias caricaturas, algunas encargos, otras proyectos personales, otras para el programa; "Entrevista con el deporte", en el canal Meridiano Tv, otras prensa diaria y algunas hecha bajo la censura de un régimen autoritario.















El que tenga ojos…



El que tenga ojos…  (Columna Trompo en la uña, diario La Región 07/04/2014)  

No deja de llamar la atención cómo hemos perdido la capacidad de crítica en el país. Y no es que esto sea algo nuevo, pero parece que todos nos conformamos con las miserias que nos toca vivir, sin poner resistencia. Sencillamente nos relajamos y seguimos siendo parte del mismo circo diario.

El día a día se ha tornado en una guerra de comentarios. Por un lado, están los que defienden al gobierno y ven en cada queja o reclamo un ejemplo de intolerancia fascista de la derecha, y por el otro, están los que se quejan en las colas y gritan las injusticias en un país devaluado, aunque algunos, increíblemente no lo quieran reconocer.

Siempre digo que acá ya no es cuestión de escuálido y chavistas, de si me gusta o no me gusta el gobierno. Acá es cuestión de analizar sin pasiones desenfrenadas nuestra propia cotidianidad y entonces sí, sacar conclusiones.

Por ejemplo. En estos días necesité comprar cemento en San Antonio de los altos para unas remodelaciones en la casa, me dirigí a la ferretería de la esquina en la que, durante más de veinte años, mi familia sencillamente se acercaba y compraban la cantidad de cemento que se necesitara. Sin embargo, en la actualidad, el cemento no aparece por ninguna parte. A las ferreterías, como me dijeron en varias, hace más de ocho meses que no llega y si llega se ha propiciado un negocio de listas, colas y hasta obligarte a comprar otros materiales para vendértelo. Entonces me pregunto, puesto que, cada vez que se habla de desabastecimiento en el país, se culpa a la empresa privada y a la derecha rancia y apátrida de no tener papel tualé para limpiarnos el c…, ¿Quién maneja el cemento nacional? ¿María Corina Machado o Barack Obama? La respuesta es una: el gobierno.

Desde noviembre de 2012 Cemex (Compañía Cementos Mexicanos) le dio luz verde al gobierno, tras este absorber a la empresa “manita”, para la producción y abastecimiento de cemento en el país. Entonces el drama comenzó, el mismo de los productos expropiados y manejados por el ejecutivo nacional: aceite, leche, carne, café, papel, etc. En el pasado no muy lejano, Vencemos, la marca insignia del cemento nacional, tenía hasta tipo exportación. Hoy exportamos es lástima, porque para nosotros no alcanza la producción. Lo poco que se produce se destina, supuestamente, a la Misión Vivienda.

El caso del cemento es el mismo que sufrimos en todo el territorio nacional con el gas. En nuestros Altos Mirandinos el drama, no sólo en los barrios, sino en las urbanizaciones es idéntico. Es increíble que en pleno siglo XXI aun dependamos de las bombonas, y no haya en todas partes gas directo. Pero lo más grave sea que aceptemos que esto suceda y hasta excusemos a los responsables. ¿Quién maneja el gas nacional? ¿Leopoldo López o Álvaro Uribe? ¡No!, la respuesta es una: el gobierno.

En 2007 arrancó la intervención de las envasadoras y distribuidoras de gas doméstico Vengas y Tropigas, las cuales pasaron a manos de la estatal PDVSA y su filial, PDVSA GAS, quienes, hasta el sol de hoy, no han podido satisfacer la demanda, y esto no es culpa de Lorenzo Mendoza y Empresas Polar que sabotean al gobierno, esta es la propia incapacidad de aquellos que no recuerdan el viejo refrán que reza: “el que mucho abarca, poco aprieta”. La realidad es que a PDVSA GAS se le llama para solicitar dicho servicio, pero pueden pasar más de cuatro meses, caso de vecinos en San Antonio de los Altos, quienes agotan las llamadas y reclamos sin recibir respuesta. Pero si hay ferreterías que tienen 8, OCHO meses (en guarismos y letras), sin ver el cemento, es normal entonces no ver sino gas lacrimógeno, porque finalmente, es el único gas que ven algunos venezolanos.

¿Esto le preocupa al gobierno? Seamos realistas, no. Cuando el ministro de Alimentación, Félix Osorio, esgrime una aseveración  tan baja como: "Aquí se hace cola para todo. Para ir a conciertos, al cine, al banco, pero critican las colas para comprar alimentos", es poco lo que se puede esperar en materia de respuestas, y preocupa la aceptación de alguno sectores de dicha vejación a nuestros derechos, a nuestra integridad. Así mismo el ministro de Educación, Héctor Rodríguez, aseveró que: "No es que vamos a sacar a la gente de la pobreza para llevarla a la clase media, para que después aspiren a ser escuálidos". ¿Qué es eso? ¿Qué clase de ministro es aquel que, públicamente incita a la xenofobia, a la división, pero aun más grave, reitera su compromiso en mantener la pobreza e ignorancia como mecanismo de dominio político? 

¿Se necesita más pruebas para concluir que no estamos bien?   
El problema es que hay venezolanos que sencillamente cierran los ojos a estos abusos y continúan la tesis del golpe de estado, del saboteo económico de la empresa privada, de la mano peluda gringa que busca desestabilizar lo que de por sí, ya está desestabilizado. ¿O piensan que Corpoelec en manos de Jesse Chacón, las cárceles en manos de Iris Varela, necesitan que alguien más los desestabilice? ¿Cuál mejora hay en el sector eléctrico o las cárceles? ¿Alguna cárcel nueva? ¿Mejoró la vida del recluso? La respuesta es no.


Pero si lo que queremos es defender este desastre porque no me cae María Corina, Leopoldo o Capriles, entonces podemos concluir que tenemos poco amor propio, y por ende, poco amor por Venezuela. Esto escapa lo meramente político, esto rebasa el límite de gustos por colores o por supuestos ideales. Esto se traduce en supervivencia, nuestra subsistencia. 15 años son muchos para un gobierno. Jamás habíamos enfrentado una crisis tan severa, y el país nos necesita unidos para salir del atolladero en el que nos tienen, porque acá lo único que parece que “no volverá”, es la abundancia y nuestra calidad de vida. Por ahora.  

Fernando Pinilla