Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


junio 28, 2010

Gladiadores




Gladiadores (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 27 de Junio)

Desde tiempos inmemorables, han existido oficios considerados peligrosos. Trabajos, que por las exigencias, han pasado a ser catalogados muchos como prácticas suicidas. El hombre, en su inmensa atrocidad y constante aberración y en algunos casos por necesidad, ha tenido que desempeñar estos oficios que no todos están dispuestos a ejercerlos. Como se diría, muchos se sacudían de esa responsabilidad, y ese muerto se lo cargaban a otro.
Es del conocimiento, que estos oficios, terminaban por darle a los que los realizaban, el rótulo de héroes, quienes al exponer su humanidad contra el peligro en su máxima expresión, dejaban escritos sus nombres, en el difícil y perenne libro, de las leyendas.

Sin embargo, este premio, que permitió que héroes, originalmente individuos anónimos de lo más “x”, mucho más que los jugadores de la selección de Grecia en el mundial, pasaran a la historia, no pagaba realmente el costo del estilo de vida, que siempre llevarían como marca de su profesión. La gloria para muchos que sobrevivían, pero para otros, la muerte cuando fracasaban.

Durante el imperio Romano, muy parecido al concepto de los modernos “imperios y oligarquías”, surgió un deporte, así llamado, aunque era más un oficio ejercido por esclavos, para la diversión de otros, que terminó por mitificar a sus personajes y el mundo que los rodeaba. Aunque esta salvaje práctica por obligación, tiene según parece origen etrusco, fue en la Roma desde el siglo III a.c., dónde alcanzaría su mayor apogeo y pasaría a la historia, por lo riesgoso de dicha actividad que condenaba a muerte, a aquellos hombres que entraban a los circos romanos, a enfrentarse con espada y protecciones, casi inhumanas, a bestias salvajes y otros hombres, con la única finalidad de sobrevivir y matar, para el delirio de miles de espectadores que disfrutaban con los baños de sangre de sus “heroes”, conocidos como gladiadores. Es decir que ese trabajito, era casi un boleto, solo de ida en clase económica a donde la pelona.

Y como la historia, he comprobado leyendo muchos libros, y porque no, viendo The History Channel, mientras no le metan cadenas y siga siendo un canal por cable; es cíclica y repetitiva. La historia pareciera repetirse en otro escenario. Ya no es Espartaco, el esclavo y por giros del destino, el gladiador tracio, que según cuenta la historia, lideró la rebelión más importante en contra de la antigua república romana, conocida entre otros nombres como la guerra de los Gladiadores. No, en la actualidad se trata de otros héroes, que sacrifican todo por un deber ser.

Hoy el tiempo ha corrido, pero un nuevo oficio peligroso, y de verdad bien peligroso celebramos por estos días. No se trata de vigilante o guachimán, no para nada. Ni siquiera estamos hablando de los policías, que generalmente son más peligrosos que los propios choros, sin embargo hay muchos correctos que arriesgan su vida por la de otros de forma desinteresada.

No hablo de los bomberos, que les toca apagar el fuego, como dice la canción: ¡¡agua que me quemo!! No, ni se trata de ningún difícil trabajo, que no podrías tipificar o clasificar. Se trata del periodismo. Sí, amigo lector, no hablo locuras, estoy en mis cabales, y lo digo con propiedad.

En un país desbordado por el totalitarismo, un país donde los ciudadanos juegan dados con su vida, no solo por el hampa que nos arropa, sino por los ataques constantes de un gobierno, hacia todos aquellos que se atrevan, que tengan las Dragon Ball, de pensar diferente al modelo comunistoide, es una realidad que ejercer la función periodística en algún medio de línea, para nada coloradita, se torna en uno de los oficios peligrosos de la actualidad.

El simple hecho de laborar en alguno de estos llamados, medios escuálidos, ya es casi un insulto para los del alto Olimpo, que convierte a cualquier individuo, en cualquier cargo, automáticamente en enemigos de la patria, o mejor conocidos como apátridas, lacayos del imperio y de la empresa privada. Ahora, tener la responsabilidad de en días oscuros, y más turbios que las aguas del rio Guaire, de expresar la verdad; que dice que el que no debe ser nombrado quiere destruir lo que aún queda de país, los trasforma en objetivos a silenciar, de una forma o de otra.

Ataviados con la armadura de la información, y la espada de la palabra, estos gladiadores modernos, llevan sobre sus hombros la pesada carga (de dimensiones de la ineficacia gubernamental), de defender lo que una oposición corrupta, egoísta y estéril, no puede defender. Entonces por obligación, por compromiso con su vida, por un estilo de ser, o por un sueldo, se juegan todas, incluyendo la vida, por hacer frente a las oscuras fuerzas, por acá mas rojitas, que nos quieren hundir en la total miseria, económica y de la ignorancia.

Es hoy cuando celebramos junto a aquellos, que les ha tocado vestirse de héroes, y como premio por defender la verdad, ser agredidos, perder su sustento y otro muchos valientes perder su propia vida, reflexiono aún en tono humorístico, y hago este sencillo símil, para entender la gravedad de la situación, cuando casi desesperadamente, arrastrándose, son los periodistas, reporteros gráficos y hasta humoristas, quienes arriesgan todo para ejercer oposición al régimen, del que no debe ser nombrado.

La diversión se la dejamos a los espectadores, tanto NINIS, como miembros de la MUD, que no arriesgan ni la uñas, por un futuro diferente. Eso sí, en el caso de los gasparines de la MUD, quieren su oficina bien cómoda y todos los beneficios que le tocan. Anhelan la gloria, que solo está reservada para aquellos héroes, que dan todo por informar, desmentir y así dejar al desnudo la realidad del contenedor que es el gobierno.
Mientras, le seguirán echando b… los gladiadores, porque la función no ha terminado, y el futuro aunque incierto, no está escrito. Recuerden que no hay camino, se hace camino al andar.

Fernando Pinilla

junio 21, 2010

Todo es culpa del mundial



Todo es culpa del mundial (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 21 de Junio)

Todo es culpa del mundial. Esa es la consigna que se podría repetir fácilmente hoy en día. Aunque aquel tiempo en que las mujeres no disfrutaban del deporte rey, y se quedaban en la cocina en pleno cotorreo, mientras los machos todos con la cerveza en la mano, se dedicaban entre gritos a aupar a los veintidós jugadores que corrían detrás del balón, ha quedado en el pasado, es una realidad que existe muchas otras féminas que aun chapadas a la antigua, y no con esa actitud de feminismo del siglo XXI, se sienten invadidas, ultrajadas, por ese grupo de hombres, que le roban a sus maridos, hijos y hasta padres.

Todo es culpa del mundial, responde la gente que anda estresada en la cola, y cuando suenan las cornetas desesperadas de los carros, en las fuertes trancas que se forman en nuestra ciudad, gritan confundidos fuera de sus Casillas (sin tener nada que ver, con el arquero de España): a ver si calla esas j… bubuzelas. Es tan constante el sonido de las avispas africanas, que en el silencio de la noche, cuando ya se está descansando, persiste el zumbido de las molestas corneticas sudafricanas, que suenan en el estadio de forma incansable, en nuestros oídos.

Todo es culpa del mundial, grita uno cuando llega tarde al trabajo, y se cala la mala cara del mal encarado del jefe; el aburrido y amargado, que si no es el dueño de la empresa y está pensando que en estos días el ritmo de trabajo de sus empleados baja, por la distracción que tiene ese evento deportivo, que no recuerda muy bien cuál es, se trata del jefe empleado, pero con la firme idea de demostrar que ni su familia es más importante que los intereses de la empresa, por la que es capaz, casi de matar.

Si no es ninguno de los anteriores, es el sapo que quiere demostrar, a los mencionados anteriormente, que es el más lame botas, sapo, y Judas, que no dudará en ningún momento de entregar a quien sea, incluido a uno mismo, y que seguramente cuando pregunten: ¿no ha llegado Pinilla?, responderá: no señor, aún a las ocho y cuarenta y cinco no lo ha hecho, seguramente debe estar viendo el juego del mundial…

Todo es culpa del mundial, se dice uno, cuando te despiertas bien calientico en tu cama, enciendes tu televisión, sintonizas tu partido que te toca en la mañana y revisas tu calendario y quiniela, con una sonrisa de satisfacción, para saber quien juega luego de ese partido, pero reaccionas y recuerdas que debes levantarte a pasar roncha en las calles para llegar a tu trabajo; agarrar colas, a respirar la contaminación automotor que tenemos hasta para repartir, y así cumplir donde los cretinos anteriormente mencionados.

Todo es culpa del mundial, respondemos cuando llegamos a casa con tufo de cañandonga, luego de una tertulia sobre si en la jugada del gol, había posición adelantada, que se extendió por horas. Y aunque la amada y abnegada esposa, de esas que quedan pocas y no son liberadas mujeres, nos mira que con cara de reproche; ella lo sabe yo lo sé, todo es culpa de la cita mundialista.

Todo es culpa del mundial, repetimos los venezolanos, cuando nos enteramos a medias y por comentarios aislados, que el que no debe ser nombrado, se ha soltado el moño pero bárbaramente, mientras estamos pendiente de si gana Brasil, si a España le dan chocolate Suizo en el partido, si Messi brilla o no. Si a Globovisión le quieren dar materile, o si expropian el banco ese, el de los calvitos… y reaccionamos idiotizados frente a la pantalla: ¡¡coño mi banco!!

Todo es culpa del mundial, podría usar el que no debe ser nombrado, para lavarse las manos de la cruda realidad nacional. Si no te mata el mal de Chagas, lo hará el dengue, si no es la enfermedad del zancudo, es el hampa que anda como el Saurón de esta Tierra Media, con el moño, las greñas, los dreslos suelto. Sales a la calle, y no sabes si te expropian la vida, sencillamente vivimos como jugando dados. Y lo podría seguir usando como excusa, para justificar el escándalo de los contenedores de PDVAL, alias PUDREVAL, que no conformes con la corrupción tras las toneladas de alimentos descompuestos, se los mandamos a los pobres Haitianos, que solo vivieron alegría de tísico, y que con pañito en mano y la mamá del que no debe ser nombrado en boca de cada uno (Unos en francés otros en Creole), nos las retornaron.

Podría seguir usando la frase como excusa, para justificar que ahora los alimentos podridos se le repartan a escuelas. No sé, si quizás mi columna de la semana pasada, fue creída y no se entendió el toque irónico tras ella. De ser así asumo mi barranco, y pido excusas. Señores del gobierno, la “podredumbre noble”, solo se aplica a vinos, lo demás que dije era un chiste, los alimentos no mejoran ni se les puede aplicar ese proceso.

Todo es culpa del mundial, repite en susurros la oposición, que creo, no sé, pienso, debe estar concentrada viendo el mundial, porque ni se escuchan, ni gimen. Les sería útil llevar un cascabel en el cuello, para que de vez en cuando lo hagan sonar y saber que están con vida, que aún piensan participar en el proceso del 26S. Les recuerdo, se vale hacer oposición en ocasiones a alguna medida gubernamental o escándalo diario de los rojos, sino cambiemos el nombre por: “enemigos light mudos del gobierno”.

Todo es culpa del mundial, es mi respuesta para justificar todo lo que pase de hoy en adelante hasta que termine el torneo más importante del mundo. Usted que me lee haga lo mismo y disfrute, ría, llore, grite, libere el estrés acumulado, porque a final de cuentas, el mundial es solo cada cuatro años.

Fernando Pinilla

junio 14, 2010

Podredumbre noble



Podredumbre noble (Columna Trompo En La Uña, Domingo 13 de Junio)

Realmente es increíble, que la oligarquía vencida (no putrefacta), nuevamente redoble esfuerzos para destruir un trabajo único y titánico del gobierno, PDVSA, y PDVAL.
¿Hasta cuándo, lacayos del imperio?, ¿hasta cuando la ignorancia ya rancia y fermentada? Porque paso a explicar, el verdadero, el único y magistral motivo de los containers, que ustedes no se cansan de decir, estaban podridos.

Para todos aquellos, que en su vida han pensado que pueda existir una Podredumbre Noble, es decir algo casi de matices monárquicos, de exquisitez absoluta, déjenme decirles que están equivocados.

El plan de los containers de PDVAL, no se trata de ningún error, ningún Chanchullo por parte de los encargados de importar la comida, almacenarla y distribuirla, sino todo lo contrario. Tras este gran mal entendido creado por la oligarquía; llámese usted, escuálido resentido ignorante y despreciable, cachorro del imperio. Y no le digo como le dijo mi comandante al gobierno Israelí, porque esa palabra es pavosa (nosotros no tenemos esos sentimientos bajos).

Todo ha sido bien calculado, y bien planificado. Asesorado por expertos, por cerebros increíbles, hemos logrado trasladar un método fascinante, que se usa en la elaboración de ciertos vinos, a todos los alimentos, para sacar el mayor de los provechos a tanta comida, que ahora sí llega a los hogares venezolanos, porque hoy en día, ningún niño se acuesta con la barriguita vacía.

Podredumbre Noble, es el nombre que se le da a una enfermedad conocida científicamente como la botrytis cinérea, producida por un hongo que afecta a las uvas maduras. En este proceso, la uva va cambiando de color a medida que se deshidrata, se comienza a arrugar y queda completamente cubierta de un moho gris. Esto a su vez produce la perdida de agua, que ayuda a la concentración de azúcar y eleva la acidez de la misma. El resultado es un exquisito vino dulce, de calidad sublime, cuya máxima expresión se logra en Sauternes, Francia, con un tipo de uva conocido como Semillón, obteniendo el emblemático Chateau d´Yquem.

Este proceso, complejo, ha sido explorado y perfeccionado, ya no solo en vinos sino en otros alimentos, para obtener resultados increíbles que beneficien al soberano.
Desde hoy disfrutaremos de harinas, azúcar, leche y cuanto alimento importe PDVAL, con una calidad que solo paladares exquisitos, sabrán apreciar.

Es una realidad que los oligarcas generalmente quieren hacer creer a todo el mundo que conocen mucho del tema gastronómico, que solo ellos saben dar valor a una delicatez, pero nuevamente los rojos, rojelios, demuestran superioridad. No podemos decir que los seguidores del proceso, son una especie de raza aria, concepto etimológico que alcanza mayor aceptación en el siglo XIX y mediados del XX, que rezaba el origen casi celestial del hombre europeo blanco, cuyas lenguas tuvieran su raíz en el avéstico y el Sanscrito, y una serie de doctrinas adoptadas por el nazismo para apoyar su superioridad. No, nada que ver, esa teoría quedó casi silenciada y derrumbada por el suelo, tras un fracaso rotundo.

Sin embargo el proceso, y más importante su gente, muestran que a diferencia de esos equívocos, por estos lares el cobre se bate diferente, y con pruebas como la de la podredumbre noble, demostramos ser una raza que expresa su superioridad cada día, porque en socialismo lo extraordinario se hace cotidiano.

¿Cuándo pensó usted amigo lector llegar a tal perfección? Sé, que seguramente se muerde los codos mientras lee este sencillo ensayo sobre la grandeza de nuestra raza, que como dijimos no es Aria, sino podemos bautizarla como Árida (de lo seca y caduca), esa que toda le gente de la oposición intenta desesperadamente criticar y desprestigiar, pero que en realidad terminan haciendo el ridículo.

La podredumbre noble, ha venido a ser una de las mayores victorias de este gobierno. Por eso la caravanas alegres de payasos, ¡digo!, de seguidores felices apoyando a todo el equipo humano de PDVAL y por supuesto PDVSA, que no han hecho otra cosa sino mejorar la calidad de los alimentos en los containers experimentales, dotados de una tecnología bárbara, como laboratorios móviles.

Aún no conformes con todos los logros de PDVAL, estos héroes mudos, vituperados por la oligarquía capitalista (sin ningún parentesco con las Oligarquías boliburguesas), han reescrito y redefinido palabras, para los que son enemigos de por ejemplo el concepto de podrido, por considerarla desagradable y supuestamente sinónimo de algo malo o dañado. Esta lógica soCHalista, dice que nada se pudre; realmente se vence. Aunque como un canto a la victoria, y siguiendo el concepto enológico, usamos para referirnos al proceso de los containers, el término podredumbre noble, este último más apropiado para el resultado que se obtuvo, pero sin ignorar las verdades redefinidas sobre el concepto de podrido y vencido.

Como ve amigo, lector, no se trata de como han querido hacer creer los medio golpistas, y las oligarquías en proceso, no de podrirse en su miserias, sino de quedar vencidas, como descubrieron estudios y se aplica en la lógica soCHalista, sino por el contrario una victoria de un gobierno que ha venido para lucirse con grande obras, no con miserables cantidades, sino miles de toneladas de comida, que además nos damos el caché de reconocer que solo representa un 1% de todos los alimentos, a los que se les aplicó el proceso de la podredumbre noble.

Estoy ansioso para que pronto se termine de distribuir estos alimentos, algunos almacenados desde el año 2008, para obtener resultados de envejecimiento, y mayor concentración de azucares y superar con creces los resultados que durante siglos han obtenidos, los franceses con su vino Chateau d´Yquem, ya que hemos logrado ir más allá de la barrera de lo inimaginable y aplicarlo a todos los alimentos.

Ya no temo por los apagones, ni siquiera por que me expropien la nevera, ahora sé que no importa si los alimentos quedan afuera. Nada se pudre, solo se vence, y en definitiva en el gobierno hay muchas cosas “vencidas”.

junio 08, 2010

Si Venezuela asistiera al mundial



Si Venezuela asistiera al mundial (Columna "Trompo en la uña" diario La Región, 06 de Junio)

Si Venezuela asistiera al mundial de futbol en Sudáfrica, tendríamos una fiesta armada. La parranda hubiera comenzado el año pasado, cuando a finales, se conocieron las selecciones nacionales que representarían al continente suramericano en la magna cita, del futbol mundial.
La cadena presidencial para anunciarlo, hubiera superado las catorce horas, y la mayoría de los asistentes, tendrían que haber sido atendidos en vivo, aplicando suero intravenoso, por la fatiga de escuchar al primer mandatario hablar del tamaño de la gesta, solo comparable con la campaña admirable de Bolívar, y ahí luchando un poco, pero guardando las largas distancias, con su llegada al poder, acto mesiánico mesmo. Luego de la introducción de tres horas; el imperio, Colombia, la burguesía, y otros repetidos, hubieran completado el discurso.
Se habrían mandado a fabricar en China para diciembre, junto a las piezas del muñeco de acción del presidente, figuras de cada uno de los integrantes de la selección Vinotinto, que serían vendidas en todas las jugueterías nacionales.
Los primeros meses del año habrían sido de algarabía. Sin embargo la oposición pelearía y definirían postura, para decir que la clasificación, no era resultado de la gestión bolivariana, sino que por el contrario, era el fruto de los esfuerzos opositores. Primero Justicia, por su parte, diría que es el premio de “la fuerza del cambio”, en la actitud de los jugadores nacionales.
Lógicamente, Un Nuevo Tiempo, habrían hecho rueda de prensa para manifestar su posición en contra del lema “la fuerza del cambio”, y acusarían al técnico Farias de Caprilista y Justiciero, si llegara a usar la frase por error, en alguna entrevista.
Las autopistas, las estaciones del metro, el edificio del Seniat, del Banco de Venezuela, tendrían gigantografías, vallas, y cuanto material publicitario exista, con fotos de la Vinotinto, de cada jugador, y el lema, “La Vinotinto ahora es de todos”. El excesivo propagandismo, terminaría por crear en ciertos ciudadanos radicales, aversión hacia el equipo nacional, y en protesta apoyarían a otras selecciones, como España, Italia o Brasil, aunque realmente todo sería una excusa. Lo harían porque muy en el fondo son, como se les llama despectivamente, pasteleros, o por ser hijos de emigrantes de esos países, y desconfiar de las posibilidades de Venezuela, de siquiera superar la etapa de grupos, a diferencias de las nombradas selecciones.
Se habría solicitado por parte de la asamblea, que la franela de la selección, llevara la foto del primer mandatario en alguna parte visible, y se hubieran negado rotundamente a usarla en la parte trasera de las pantalonetas, por ser el lugar que más se ensucia durante el partido. Lamentablemente el responsable de tan brillante idea, estaría preso en el Helicoide, y sería complicado escuchar sus alegatos.
La oposición pediría una medida que evitara, que la selección gritara luego del himno nacional, la consigna, “patria socialismo o muerte”, y hubieran hecho llegar una carta firmada por toda la mesa de la unidad, al presidente de la FIFA, Joseph Blatter. Evo se habría manifestado a favor de la consigna, por considerarla un verdadero ejemplo de poesía, digno ser apreciado por el mundo.
Capriles Radonski, tras recibir el premio Gus Hart Fellow 2010, habría pedido que por favor se evitara semejante bochorno para Venezuela en Sudáfrica, y hubiera lamentado que el presidente de la máxima entidad del futbol mundial, no fuera mujer, para con una sonrisa Colgate, haber logrado que su pedido fuera escuchado.
El presidente habría ofendido una y otra vez al jefe de estado colombiano, Álvaro Uribe, como siempre, y repetiría que la victoria venezolana sobre Colombia, que casi dejó sin opciones al equipo cafetero en la eliminatoria, era como el triunfo de la revolución sobre las oligarquías. Así sería vencido por Gustavo Petro, del Polo Democrático, la ficha del Uribismo, Juan Manuel Santos en las elecciones presidenciales.
La gente, aún con el ruido que habrían soportado por parte del jefe de estado, estaría ansiosa por ver el debut de Venezuela, que para placer de los rojos, compartiría grupo con el combinado norteamericano. Ese encuentro sería bautizado como: “la batalla de la dignidad socialista, revolucionaria, bolivariana, por la construcción del nuevo modelo y el nuevo orden mundial, anti imperialista…”
La gente de la Polar, además de pensar en la pesadilla de los problemas con el gobierno, intentaría surtir de su bebida insignia, a todo el territorio nacional. Las protestas se habrían tornado violentas, luego de haberse insinuado la prohibición de la popular bebida, tras que el presidente manifestara que solo causa accidentes. Cauchos quemados, depresión y llanto masivo, se repetiría una y otra vez ante las cámaras.
Conviasa habría habilitado viajes a Sudáfrica, para trasladar a todo el personal del alto gobierno y sus familias, quienes estarían hospedados en lujosos hoteles en el país Africano. El trámite en Cadivi, habría sido realmente engorroso para cada uno… ¡sigan creyendo!
La mesa de la unidad, habrían jugado una caimanera por la fiebre del mundial, y a Yon Goicoechea lo habrían sustituido por Marquina, aunque el primero estaba marcando goles en el partido, y el último ni había sabido llegar al lugar del encuentro en San Antonio de Los Altos. Como era de esperarse, Alfonso no marcaria ningún gol, mientras Mendoza y Borges, habrían tenido un fuerte cruce de palabras, pero al final, Julio le cedería el puesto en la delantera.
El día del debut de Venezuela sería declarado día nacional, pero no solo en el país, sino también en Ecuador, Bolivia, Cuba, Nicaragua, donde sus respectivos gobiernos, ordenarían que todos los funcionarios públicos llevaran la franela Vinotinto. Evo, criticaría que fuera de ese color, y no que fuera rojo. Luego hablaría de la madre tierra,y los beneficios de la hoja de Coca.
Si Venezuela asistiera al mundial de futbol en Sudáfrica, el país estaría igual colapsado, dividido y hastiado, aunque por un momento sonreiríamos. Como diría Ricardo Arjona, seriamos la misma porquería, yo gritaría por la Vinotinto, y este escrito no existiría.

Fernando Pinilla