Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


junio 01, 2014

Maracaibo marginada



Maracaibo marginada. (Columna Trompo en la uña, diario La Región 01/05/2014)  

Un pueblo noble y creyente fe reclama, y entristece la penumbra en su dolor, casi se esconde de su sol como apenado, por el olvido en que se encuentra su región… Recuerdo el intro de la canción de Ricardo Aguirre mientras camino bajo el sol abrasador que hace arder el asfalto. Maracaibo en su centro luce desolada, el taxista que nos lleva del hotel a la basílica, manifiesta que es un fenómeno de los fines de semana, sin embargo el calor parece la respuesta más acertada a la soledad que le da un aire de pueblo fantasma a la capital zuliana.

Recorremos El Saladillo y la parroquia Santa Lucia buscando el origen de las gaitas que tantas navidades nos han dibujado una ciudad llena de esquinas emblemáticas, de locales típicos, de tradiciones simples y de un orgullo desbordado. Sin embargo, Maracaibo es como una extensión de luces navideñas intermitentes. 

Algunas fachadas aun conservan la identidad marabina, otras lucen destrozadas, desoladas, olvidadas, no sólo por las autoridades, sino por los propios lugareños.  Los rostros de los candidatos a alcaldes son la decoración entre pilas de basura, mientras alcaldía y gobernación compiten con vallas y murales a ver quién hace más por la ciudad, pero la realidad es otra. Caminamos presas del psicoterror que los taxistas nos han infundido al escuchar nuestro acento caraqueño, o al identificarnos de manera alegre como tales. No sabemos si la inseguridad es cierta o no, pero nos invitan a no recorrer el centro, aún así, lo hacemos. 
¿Cómo se conoce un sitio sin recorrerlo? Hacemos caso omiso de las advertencias, quizás porque nos parece injusto estigmatizar a la capital del sol amado y privarnos de ver la raíz de su cultura, de su identidad. Maracaibo es dicharachera, colorida, espontanea y así la queremos sentir, aunque sus ciudadanos no se muestren abiertos y corteses, como decía la gaita, con el turista.

La misión era devorar lo que queda de El Saladillo y así lo hicimos, aunque simplemente encontremos sol y abandono. Recorremos las iglesias emblemáticas, nos perdemos por callejones en busca del empedrado de Santa Lucia, que ya no existe, las fachadas coloridas, que fueron abandonadas y lucen como una ciudad post apocalíptica. Aún así encontramos lugares simpáticos como, El popular Jesús Ríos, con sus raspados de pulpa de fruta, 100% natural que nos ayudan a mitigar el calor; A que´luís, lugar lleno de historia gaitera y otros más. Sin embargo es poco. Como sucede en Venezuela, nuestra identidad se pierde y “a su amada capital, Marabino ni su astucia, del caos la ha podido salvar”.

Escombros apilados en el centro, lugar histórico y turístico, nos entristece, nos hace ver con dolor el abandono de las gestiones políticas que el gran Ricardo Aguirre denunciaba en sus gaitas. Nada ha cambiado ni con le derecha o izquierda al poder, Maracaibo es reflejo de la demagogia y de la falta de cultura de sus propios ciudadanos, no todos, pero si un gran sector. Es norma en Venezuela que ningún centro de ciudad pueda lucir como el centro de Buenos Aires, Bogotá, Lima, Quito, Cartagena; atestado de lugares típicos, tiendas famosas y una actividad económica que invite al turista a visitar la ciudad. Si no hubiéramos llevado una guía en el grupo, habríamos terminado en El Sambil, pues Maracaibo no tiene una ruta turística para exportar.

El milagro es, quizás, un oasis en medio de tanta intermitencia, entro lo bueno y lo feo, lo moderno y lo anticuado, lo cuidado y lo destruido, pero es poco para una capital tan rica, para un estado tan poderoso, y tan contradictorio. Cuando recorremos El paseo del lago y nos asfixiamos con la podredumbre de la quebrada que desemboca en el Lago, nos duele su hermoso ecosistema, cada vez más destruido. 

Maracaibo es el ejemplo de lo que es el país, de nuestra descomposición, de nuestra falta de progreso, pero al mismo tiempo del potencial que se pierde por culpa de gobiernos regionales disociados, divergentes en sus objetivos y metas, y un gobierno nacional que se llena la boca hablando de socialismo y la única igualdad que busca, es hacernos estar mamando a todos. Sólo un ejemplo: una noche en el hotel Venetur de Maracaibo, que no lo construyeron ellos, sino lo robaron, cuesta para una pareja, 2300 Bsf. ¿Socialismo? En el aeropuerto La Chinita, un kilo de queso palmito cuesta 300 Bsf, el único tipo que hay; en San Antonio de los Altos lo consigo en 170 Bsf, y está caro, si nos sinceramos a hablar de bolívares reales, 170.000 Bs y de cuánto es un salario mínimo. ¿Socialismo?

¿Cómo se hace turismo si los taxistas en el aeropuerto La Chinita quieren ser más vivos, robando al turista, y quieren cobrar 500 Bs por cada taxi para llevar cinco personas hasta El milagro? ¿Cómo hacemos turismos si no vi un transporte decente para el pueblo marabino, sino los famosos, y hasta considerados patrimonio de la ciudad, “por puestos”? Montarse en estos vehículos es una hazaña, porque el estado de los carros, de cualquier marca, es un desastre, oxidados, contaminando con su humo a una ciudad que pide a gritos un cambio de mentalidad en su pueblo y sus autoridades.

Nos vamos de Maracaibo con un dejo de tristeza. Con las ansias de salir de una ciudad venezolana y poder compararla con cualquier ciudad del mundo, sintiéndonos orgullosos de verdad, de mostrar que estamos en el año 2014 y no aun en 1998, estancados, presas de nuestra miserias, de nuestra mente corta y falta de visión. De una falta de sentido de pertenencia que no depende del gobierno, sino de nosotros mismos, de una realidad que nos está matando ante nuestra propia pasividad y complicidad. Maracaibo necesita que el orgullo marabino salga y grite alto. Necesitamos más acciones y menos habladuría llena de supuesto regionalismo, que no ha servido sino para dividirnos y tratar mal al turista.

Maracaibo marginada.

Fernando Pinilla

   

No hay comentarios.: