Un poco de mi trabajo diario en prensa, proyectos personales y demás locuras de mi incansable mente. iidisfrútenlo!!


agosto 12, 2013

Venezuela, tierra de milagros...



Venezuela, tierra de milagros, columna,Trompo en la uña, diario La Región, 11/08/2013

"Después de esto, Jesús gritó: "¡Lázaro, levántate y anda!" y Lázaro, amigo de Jesús, se levantó de entre los muertos, y volvió a la vida. En el evangelio según San Juan, capítulo 11, versículo 43, la biblia nos enseña uno de los capítulos más emocionantes de la historia bíblica, sin duda; la resurrección.

En Venezuela no estamos lejos de este tipo de milagros. Es un hecho que Nicolás se esfuerza por hacer milagros tan poderosos como los realizados por el Cristo. El caso más reciente, es sin duda, el de Francisco Garcés, a quién en el PSUV, de mala manera y con la sonrisa más falsa que un billete de 500, le llaman “el gallo” para Guaicaipuro.  En noviembre de 2011, el difunto, anunció la muerte política de un accidentado ministro de Transporte y Comunicaciones, personaje, que, como suele suceder, no dio pie con bola en su cargo. Las críticas le llovieron de propios y extraños, al dueño de los rulitos toing toing, el David Bisbal rojo, que luego de pasar sin pena ni gloria por sus cargos, fue disimuladamente sacado del cargo y enterrado políticamente.

Según comentan, las mujeres lloraron; Iris, Cilia, y se acercaron al ungido, y le recordaron de aquella muerte política tan dolorosa. Entonces Nicolás se paró junto al sepulcro de este y gritó: "¡Francisco, levántate y lánzate!", y dejando el sudario bajo el que estaba escondido, Francisco salió al sol, movió los rulitos toing toing, y luego de viajar en un vuelo chárter se colocó su paracaídas y se lanzó en Los Teques, aterrizando justo encima de la pobre Wisely Álvarez, que sonrió forzadamente y dijo: ¡Ah, es el gallo… del PSUV para Guaicaipuro!

Sin embargo, este caso de resurrección política que tiene asombrada a la iglesia Católica, tanto así que el papa Francisco parece enviará a alguien a constatar este hecho, no es el primero realizado por el ungido del difunto. Hace unos meses, uno casi similar se presentó en Miraflores. Todo comenzó en diciembre de 2009, cuando en su programa dominical, el finado, anunciara que, a raíz del escándalo desatado por la detención de su hermano Arné, el ministro del P.P. para Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, Jesse Chacón, sería raspado de su cargo. Tras la  intervención de siete instituciones financieras, por parte del Ejecutivo Nacional, que revelaron el chanchullo del hermano de Jesse; este fue enterrado políticamente y mandado al limbo de las encuestadoras, lugar en que deambuló cada mañana, en la que reunía periodistas para dar ruedas de prensa e informar de sus números mágicos. Con el entusiasmo de una tortuga tomando Valium, nos deleitaba con encuestas como: Aunque la mayoría de los venezolanos tiene fe en Dios, 56% de la población no cree en los sacerdotes y 46% no cree en el infierno. 48 de cada 100 venezolanas y venezolanos tampoco confía en el Papa. El cielo de las católicas y los católicos es real para 89% de la gente.

También determinó, mediante la investigación, que Jesucristo resultó ser un personaje muy popular; incluso, más que la Virgen María. Otra de las clásicas piezas de humor fue la que lanzó el siguiente resultado: “82% de las venezolanas y los venezolanos se declaran muy felices o felices”. Otros estudios revelaron que el 99% de las venezolanas y los venezolanos les gusta no tener papel tualé, y que en cambio aman las hojas de plátano. Además otros números indican que a los venezolanos nos gusta hacer colas y por eso el gobierno nos quiere complacer. 

Luego de estar echando carro durante un buen tiempo, como premio de consuelo, Nicolás mandó un soplo de vida política que llenó los pulmones de Jesse, quién salió del limbo y volvió con los vivos a jo… digo, a trabajar como ministro de energía. Sin embargo comenzó con pie izquierdo, tras prometer sin pensar que: "Si en 100 días no se logro lo que está planteado, entrego el cargo para que venga otro que pueda hacerlo". Cabe destacar que ese periodo comenzó  a correr el 7 de mayo, y el próximo jueves 15 de agosto se vence el período que propuso para cumplir su objetivo. Como las evidencias pueden más que la propaganda, ustedes podrán darse cuenta que el objetivo, no se ha logrado. Ya veremos sin Jesse lleva pantalones para cumplir.

Realmente Venezuela es un país de milagros, dónde nada sorprende. Luego de ver muertos que votan (210 mil difuntos han estado activos como votantes), es casi un chiste ver muertos políticos que vuelven a caminar entre nosotros, como el caso de Garcés. Nada sorprende en esta versión roja del realismo mágico, en la que pseudo cantantes y malos peloteros, valen más que la militancia trabajadora; dónde no conocer tu municipio o estado, no es impedimento para aspirar a dirigir los destinos de los pueblos de cada zona. 

Lamentablemente el circo está armado, hasta los que arengaban en el pasado a favor de RCTV, hoy son nuevo militantes, candidatos showman que se arrodillaran, seguramente en la campaña. Imagino que, de quedar en el cargo, y ante la mala situación económica del país, nos gritaran desde la alcaldía: “¡aprieta y mama!”, y cuando necesitemos respuestas a nuestras necesidades, sólo recibiremos: “bla bla bla”.
Esa es la nueva política Venezolana. De Rómulo Gallegos y su tocayo, Betancourt, al circo de Miraflores. 

Se acabó la preparación, la trayectoria, los planes de gobierno; enchúfate bien y te sale algo, parece el lema más popular.  No hay nuevos liderazgos, porque ser líder emergente representa un rollo, un peligro a las macollas que están más agarradas que garrapatas, y esto último también aqueja a la oposición, que se muestra sin ideas, con rostros corruptos hablando de Unidad y cambio; algunos pactando y al pueblo embaucando (hice un verso sin esfuerzo) con varios candidatos mediocres que resumen más de lo mismo de los rojos.

Esperemos un milagro de verdad, por ahora, la cosa no pinta buena.

Fernando Pinilla


No hay comentarios.: